En bici a la memoria

Adornábamos la fría madrugada con el pedaleo alrededor del vecindario.

La brisa originada por el paseo se conjugaba con el efecto de haber hecho una concesión en nuestros principios.

Perdí la noción del tiempo recorrido.

Encontré una razón más para pensarte cada día, cada mañana, cada tarde.

Ya no sólo es revivir aquella foto disfrazada cada vez que paso por esa esquina.

Ya no sólo es hacer flashback al mirar hacia la primera cuadra a la izquierda.

Ya no sólo es recordarte como galán después de asistir a un evento un día «libre».

Ahora es sonreír cada vez que rememoro cuando adornábamos la fría madrugada con el pedaleo alrededor del vecindario.

Ariana Contreras
Últimas entradas de Ariana Contreras (ver todo)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras