Talbo Lago T150 Figoni et Falaschi Coupe, un diseño natural.

En definitiva, si Alemania es la cuna del automóvil, Francia es su laboratorio, allí se ha desarrollado una interesante parte de los avances que hoy existen en la industria automotriz. Por allá por la década de los 30, Francia ofrecía la mayor cantidad de automóviles de alto lujo, haciendo que marcas como Hispano Suiza o Rolls Royce fueran complemento. La gran característica de los automóviles franceses de los 30 es lo futurista de sus diseños, inspirados en la moda Art Deco, líneas curvas, sensuales y sugestivas. Uno de los máximos representantes de ésta tendencia de diseño francés es éste automóvil el Talbo Lago T150C SS Figoni et Falaschi ‘Goutte d’Eau’.

La historia de Talbot-Lago eds algo enrollada, se remonta a un origen inglés y francés al mismo tiempo, el inicio francés de ésta historia se remonta a 1896, cuando Alexander Darracq funda la Darracq et Cie, una empresa dedicada al ramo automotriz, la empresa es vendida a un grupo de inversionistas ingleses;  W B Avery de la empresa W & T Avery Limited, J S Smith-Winby, un abogado londinense y al Coronel Retirado del Ejercito Británico A Rawlinson (el inicio inglés), los ingleses deciden invertir en la empresa de Darracq porque primero se pensaba que Francia era la punta de lanza en el ramo automotriz, además de que la constitución de empresas en términos legales en Francia era más compleja que en Inglaterra, eso hizo que muchos inversionistas ingleses compraran empresas francesas, de ésta forma la nueva empresa británica pasa a llamarse A Darracq and Company Limited. La empresa comienza a producir automóviles con éxito, a tal punto que la empresa firma un convenio con Adam Opel para producir los automóviles en el Imperio Aleman bajo el nombre de Opel-Darracq, la empresa tendría también 6 records mundiales de velocidad entre 1903 y 1904.

La empresa sigue su proceso evolutivo hasta llegar al punto de comprar en 1919 la Clément-Talbot Limited, un fabricante automotriz también británico, en 1920 la empresa compra la Sunbean Motor Car Company  y el conglomerado pasa a llamarse STD Motors Limited (Sunbean, Talbot y Darracq). A mediados de los 30 la empresa sufre problemas económicos y es comprada por la Rootes Securities. Ésta empresa designa en 1932 a Antonio Lago como Gerente de operaciones de la planta de STD en Francia, y para 1934 Lago logra comprar todos los activos de la empresa en Francia, nace así la Talbot-Lago. Durante la gestión de Lago la empresa pasa por un momento esplendido con una producción de diversos modelos de automóviles, entre ellos el T150.

Lamentablemente la empresa no logró resistir los embates de la inmediata austeridad posterior a la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y la producción de post-guerra se fue reduciendo hasta que la empresa fue vendida a Sima en 1959, la empresa seguiría en pie bajo el nombre Talbot, pero no produciría las joyas de la década de los 30, sin duda alguna automóviles que jamás volverán a ser ni diseñados ni construídos como se hacía en esa época.

El 6 cilindros del T150.

El T150 SS

El T150 SS estaba equipado con un motor de 6 cilindros en línea de 4 litros con cabeza hemisférica, diseñado por Antonio Lago inicialmente para sus vehículos de carrera, el motor es capaz de entregar un total de 140 Hp. A ésta potente máquina se suma una ingeniosa transmisión “pre- selectora” Wilson. Funciona de forma sencilla, con la palanca que está en la columna de dirección seleccionas la velocidad y al pisar el clutch, la velocidad seleccionada se acciona, algo ventajoso porque así se evita el “doble clutch” que hay que aplicar en los Bugatti. Estos detalles hicieron que éstos modelos de automóviles reinaran en las competencias de larga duración, de hecho, 2 ejemplares como éste compitieron en las 24 horas de LeMans, una de las competencias de larga duración más prestigiosas, en donde si bien no ganaron, lograron culminar la carrera y precisamente ése es el objetivo en esas carreras.

Éste sistema de transmisión pre-selectora se hizo mas común en Francia que en cualquier otra parte de Europa, en Estados Unidos se llegó a implementar en los automóviles Cord 810/812, pero no recibió la mejor apreciación.

El hermoso interior del T150

Figoni Et Falaschi, alta costura automotriz

Figoni et Falaschi fue un taller carrocero francés fundado en 1935 por Antonio Figoni y Ovidio Falaschi, en ésta dupla Falaschi se ocuparía de las finanzas y Figoni del arte de diseñar carrocerías. Juntos harían algunos de los diseños de carrocerías más hermosos en la Historia del Automovil, trabajando sobre algunos de los automóviles más exclusivos del momento: DelahayeBugattiRenaultDelagePanhard y Alfa Romeo, sólo por mencionar algunas marcas.

Los trabajos de Figoni Et Falaschi se inspiran en los diseños del mundo aeronáutico, en donde la aerodinámica está comenzando a ser estudiada, sus diseños eran generalmente curvos, haciendo que todos los elementos del automóvil fueran coherentes con la forma general del mismo, todo era redondo,  nada era recto ni cuadrado, esto hizo que con el tiempo Figoni et Falaschi fueran reconocidos como una empresa de “alta costura” del automóvil.

El “Goutte d’Eau”.

El ejemplar de éste articulo es uno de los 14 T150C SS “Goutte d’Eau” (Gota de agua en Francés) fabricados entre 1937 y 1939 y es para muchos (incluyéndome) uno de los automóviles más hermosos jamás construídos y la razón para decir esto es que su influencia está diseño en el más limpio y perfecto diseño que la naturaleza puede haber creado. Se cuenta que Claude Figoni y su padre Joseph se sentaron a discutir un día sobre la naturaleza y al reconocer perfecta que era una gota, Joseph Figoni decidió aplicar ése diseño a un automóvil. El resultado es una pieza que detiene tráfico en cualquier período del tiempo, en la Europa de los 30, como hoy en pleno siglo XXI, en donde quien no lo conoce puede perfectamente decir que se trata de un “concept car” de 2018.

De hecho, ejemplar fue utilizado en una carrera-apuesta, sip, así mismo. A inicios de la década del 40, una dama de sociedad de mucho renombre en la época, llamada Barbara Hutton retó al famoso corredor Freddir McEvoy a correr éste automóvil desde Paris hasta Cannes en menos de 10 horas por el rudimentario pero no menos atractivo sistema de carreteras francés, algo casi imposible de lograr. McEvoy aceptó el reto, llegando a Cannes luego de conducir por 9 horas y 45 minutos y cobró un premio de 10.000US$.

Un total de 14 ejemplares con carrocería “Goutte d’Eau” o Teardrop se hicieron, de ellos 9 eran carrcería coupe. La mayoría todavía existe y en la actualidad se pueden vender tranquilamente por un máximo de 4 Millones de US$. El ejemplar de estas líneas es el chasis Nº 90106, adquirido por un caballero llamado Woolf Barnato en el stand de Talbot-Lago en el Olympia Motor Show en Londres. Posteriormente al automóvil se le perdió el rastro, especialmente en la década de los 50, pero en la década de los 60 el automóvil apareció exhibido en el Museo Briggs Cunningham. En 1985 fue adquirido por Peter Mullin, dueño del Museo Mullin, en California, Estados Unidos. Sin dudas un automóvil de sentarse a admirarlo, pero no con una copa de vino, sino con 2 o 3 botellas.

Michel Rodríguez

Michel Rodríguez

Para algunos soy historiador de carros, pero sólo soy un conocedor, enamorado y fetichista de los automóviles antiguos, que procura mantener viva una fascinante y rica historia.
Michel Rodríguez

Latest posts by Michel Rodríguez (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras