En el Singer 911 todo es importante

Normalmente cuando te encanta algo, cuando admiras, sientes idolatría o simplemente consideras que ese objeto, persona, animal o lo que sea es digno de exaltarle lo que para ti lo hace magnífico o hasta perfecto, normalmente le haces una estatua, un retrato, cosas así. Pero esto… eso no es un simple tributo a un carro, esto no es como las bandas tributo que lo que hacen es cantar canciones de viejas pero excelente bandas. ¡Nop! Lo de estos panas es de otro planeta. Como tributo al Porsche 911 decidieron hacer una versión en función a la pregunta: ¿Cómo crees que sería un 911 perfecto? Esto fue lo que ellos imaginaron.

Singer Vehicle Desing, la empresa creadora de ésta hermosa pieza maestra.

Rob Dickinson, un caballero inglés, músico de profesión y fanático de Porsche desde niño,  fundó en 2008 una empresa llamada Singer Vehicle Desing, Así sería su pasión por la marca y los Porsche que el nombre Singer es en tributo a Norbert Singer, uno de los ingenieros más sonados de la marca alemana. Singer Desing comenzó como un pequeño proyecto de preparar un Porsche 911 en función a cómo creía el equipo de trabajo de Dickinson que debía ser un Porsche 911. Lo primero que hicieron fue analizar las bondades de los Porsche: una de ellas es el motor refrigerado por aire, que además de ser potente e indestructible, tiene un sonido tan característico… es de esos sonidos que son reconocibles sin ver el automóvil; otra de las bondades es la dirección (aún cuando por su diseño tiende a sobregirar) y por la que los Porsche 911 siempre fueron reconocidos, a tal punto, que se llegó incluso a escribir exclusivamente sobre la dirección de los 911.

Porsche 911, el Homenajeado

El Porsche 911 fue un automóvil deportivo fabricado por la marca Porsche entre 1964 y 1989 (algunos, los puristas no consideran su sucesor, el 964 como un 911, aunque el fabricante si). El automóvil se mantuvo con cambio estéticos que no pasaban de lo estrictamente necesario, lo que lo convirtió en clásico inmediatamente. Otra cosa que se mantuvo casi intacto fue el motor refrigerado por aire, uno de los muy pocos automóviles de alto performance y producido en masa que venía equipado con un motor refrigerado por aire.

Singer 911, el mejor tributo hecho a un automóvil.

El 911 comenzó su vida como el Porsche 901 y apareció por primera vez al público en el Auto Show de Frankfurt de 1963. El camino de su éxito fue abierto por la serie 912 (1965-1969), que venía con un motor de 4 cilindros más económico que el 911, que tenía un motor de 6 cilindros.  El 911 es un automóvil que ha competido en carreras variadas, Gran Turismo, carreras de resistencia y hasta rally, de hecho, es considerado por muchos como el automóvil de competencias más exitoso en la historia del automóvil. El 911 se fabricaría hasta 1989, cuando Porsche produjo el 964, que la casa alemana dice es una versión más moderna del 911 y que sería producido hasta 1994 y que también tendría motor refrigerado por aire. Con el final del 911 y el 964 se condena al motor refrigerado por aire a desaparecer, por lo costoso que resulta cumplir con las normas ambientales actuales.

¿Cómo homenajear al 911?: Por fuera

Otra cosa que Singer hizo para el proyecto del 911 fue analizar cuál de las líneas del 911 sería la utilizada. Si, sé que algunos dirán que el 911 no ha cambiado en términos de su línea, pero algunos recordarán que la serie del 911 hecha desde 1974 hasta 1989 llamada 911 Turbo, tiene una series de cambios estéticos: el más resaltante es la reducción del cromo y los guardafangos anchos que los 911 convencionales no tenían.

Finalmente Dickinson y compañía decidieron tomar como base la línea de los primeros 911, los que van desde 1964 hasta 1973, que tenían más cromo y el parachoques no era el extendido que tendría desde 1974 hasta 1989.

Pero el trabajo no era sólo estético, la idea era hacerlo un 911 mejor y por lo tanto más potente. Al ser más potente necesita mejores frenos y cauchos con mejor agarre, de ahí nace la idea de fusionar las líneas de la primera serie del 911 (64-73) con las del 911 Turbo. Al final tenemos la apariencia del un 911 RSR. Pero no podemos olvidar que hablamos de un 911 clásico que cuando lo necesita tiene algunos toques modernos, de ahí que el Singer posea un spoiler con sensor de velocidad que se extiende o retrae por si sólo, según lo que sea necesario.

En esencia es el chasis y motor de un Porsche 964, la idea es que sea “matching number”

Otra de las cosas sobre las que trabajó Singer es el tema de los materiales. Estos automóviles poseen una carrocería de carbono. De hecho, si bien el Singer 911 entra en la categoría de los restomods, es básicamente re-hecho, dejando sólo las puertas de acero como originalmente lo son y esto por temas de seguridad. Aunque no es norma obligatoria, si el cliente las quiere de fibra de carbono, pues se le hacen. Además de la fibra de carbono, otro de los materiales compuestos usado es el Kevlar. En total el automóvil resulta ser 250Kg., más ligero que un Porsche moderno.

Bajo el capó… o la maleta…

Como venía diciendo, el equipo de Singer creía que la mejor forma de hacer  homenaje a un automóvil legendario, era hacer uno mejorado o por lo menos llevado a los tiempos modernos, algo que quizás muchos puristas de la marca puedan considerar como herejía, pero que si analizamos bien, es dogmático. La pasión es algo muy ambiguo, cada quien la manifiesta a su manera y ninguna forma de expresarla es errada.

Lo cierto es que el equipo de trabajo de Singer decidió trabajar con el motor del Porsche 964, el motor refrigerado por aire más moderno (1989-1994): Se trata de un motor de 3.6 litros y  247 caballos de fuerza, 20 más que el motor más potente del 911 sin turbo. Claro, hablamos de una versión mejorada de los 911, por lo que el motor fue modificado.

Así, el motor pasa de 3.6 a 3.8 litros y su potencia pasa de 247 a 350 caballos de fuerza. Sin embargo y aunque Singer trabaja con el motor del 964, más recientemente comenzaron a ofrecer un motor 4 litros de 390 caballos de fuerza.

El motor es hecho por Ed Pink Racing Engines “retocado” por Cosworth.

Una cosa importante es que los motores son originales del 964, al igual que el chasis, porque en Singer consideran que el “matching number” es importante, es decir, que siempre el número de serial del chasis y el del motor coincidan de acuerdo a como al automóvil se ensambló originalmente en la planta de Porsche. Pero aunque sean basados en el del 964, los motores son hechos de nuevo, fabricados por la empresa californiana Ed Pink Racing Engines, mientras que la empresa preparadora de motores Cosworth hace su magia para que los motores tengan la potencia que Singer ofrece.

Por dentro

Las cosas cambian también. Inicialmente los 911 eran bastante espartanos en su interior porque su enfoque  era la competencia pero, a pesar de que por ejemplo al igual que en los 911 originales el Singer no posee alfombras, el resto de la tapicería si es hecho con materiales exclusivos, el tablero es el mismo de los 911 clásicos, pero con una “revisión” de los indicadores que lo hacen ver más moderno.

Los asientos Recaro, aunque son personalizados según el gusto del cliente, tienen un diseño estandarizado: su estructura es hecha de fibra de carbono, pero forrados en el mejor cuero disponible. Adicionalmente los asientos son ajustables gracias a su dispositivo eléctrico que permite una más cómoda conducción. El automóvil posee además aire acondicionado y un buen sistema de sonido, un sistema de navegación Garmin, una interface para Ipod y hasta conexión bluetooth.

El interior es la mejor muestra de fusión entre el pasado y el presente.

¿Qué resulta?

Si, el Singer 911 tiene el aspecto de un automóvil clásico, sus, líneas, sus rines Fuchs estilo “Monza”, quizás lo delaten los faros HID (uno de los talones de Aquiles del Porsche 911 era su mala iluminación). Pero en esencia estamos ante una interpretación moderna de lo que pudo ser un Porsche 911, un automóvil que no deja de ser elegante, pero simple y deportivo, el carro perfecto para ir al trabajo o tus actividades diarias y luego ir a la pista los fines de semana y creerse Steve McQueen en la película Le Mans.

Y de verdad que se puede. El automóvil tiene una conducción que responde increíblemente, la suspensión marca Ohlins es impecable y hace que, sin importar la velocidad a la que vayas, te sientas en un verdadero carro de carreras sin perder los riñones ni el confort. Los frenos vienen del Porsche 993 Turbo y en el Singer funcionan a la perfección. La sensación que se tiene al conducir uno de éstos, es que estas en una burbuja. De hecho, sí, es la burbuja perfecta para los fanáticos de los Porsche 911 que no quieren perder la esencia de lo que es un 911 clásico: la sensación en la vía, el exquisito sonido que recuerda a los viejos motores del 911 y, al mismo tiempo, dejar en la vía a un Ferrari 430 o incluso a los Porsches modernos.

En fin, estamos hablando de un automóvil que, según muchos conocedores del tema, roza en la perfección. Yo no sé. ¡Y ojo! No cuestiono lo que ellos dicen, pero mi enfoque va más hacia lo pasional: a mi no me interesa qué tan rápido va de 0 a 100km/h o su velocidad máxima, me interesa el hecho de que es un automóvil hecho con la filosofía de que todo es importante: mecánica, suspensión, interior, comodidad, sentimientos, sensaciones, tecnología, historia. En fin, no hay nada en este carro, ni adentro, ni afuera ni por debajo, que haya sido dejado por fuera; todo, absolutamente todo el carro está hecho para ser visto y admirado. Es un carro que está hecho para esas personas que cuando compran, ven la etiqueta de los productos, para los que se ponen a buscar errores y bloopers en las películas. Es un carro para personas que aman con maniática pasión y fetiche de los detalles y la perfección.

¿Su precio? Pues como decía mi abuelo “Una macolla de plata”. Aunque todo este proceso comienza con un Porsche 964 “donante”, bien sea puesto por el cliente o por la empresa, el Singer 911 es uno de los restomods más caros que hay: uno de estos carros puede llegar a los 500.000US$. Puede parecer mucha plata, pero si analizamos que su producción es de 25 unidades por año en promedio y que en cada carro hay más de 4000 horas/hombre, 4000 horas de dedicación, pasión, artesanía y amor por un carro, vemos una relación costo/valor que dice que quizás no resulte ser tanto dinero después de todo, sobre todo por el hecho de que ninguna de las cualidades antes mencionadas existen en la fabricación de automóviles en la actualidad. No es sólo un “Porsche 964 disfrazado de 911”, es más que un disfraz, esta es la personificación de un genuino clásico que por más de 50 años se ha mantenido terca, pero acertadamente, uno de los automóviles más famosos, influyentes y competitivos en la historia.

Pero insisto, además de las horas hombre y los sentimientos puestos en él (que si los hay), el Singer 911 y los restomods en general tienen una trascendencia e importancia histórica: no sólo estamos ante un automóvil que redimensiona la palabra “tributo”, sino que, al mismo tiempo, estamos ante una burbuja psicológica para los puristas y entusiastas del Porsche 911. Más importante aún, estamos ante una burbuja para aquellos que nos rehusamos a aceptar ese segundo plano que nosotros tenemos como conductores dentro del proceso evolutivo del automóvil y eso, también es importante. En conclusión, el Singer 911 tiene un impacto histórico y, hasta me atrevería a decir, “psicológico” (y lo diré por experiencia propia): el Singer 911 es capaz de hacer que quien no conozca en detalle el Porsche 911 o quien no se sienta atraído por el mundo de los Porsches, quiera súbitamente entrar en él y poseer un 911 clásico. Y la verdad, muy pocos carros tienen la capacidad de ocasionar esos sentimientos. La verdad no es un carro que necesite, pero ¡lo quiero con desesperación!

Fin.

Michel Rodríguez

Michel Rodríguez

Para algunos soy historiador de carros, pero sólo soy un conocedor, enamorado y fetichista de los automóviles antiguos, que procura mantener viva una fascinante y rica historia.
Michel Rodríguez

Latest posts by Michel Rodríguez (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras