Crisis sobre ruedas: Otra de las aristas de la actual crisis venezolana

El sector se deteriora rápidamente. Aunque no se publique información oficial sobre el sector, la cotidianidad indica que la crisis del sector se ha profundizada. Los altos costos de mantenimiento, la disminución de importación de repuestos, los altos niveles de inflación y la escasez de efectivo han ocasionado –en parte- el deterioro del sector.

El precio del pasaje es muy bajo, pero también los salarios. Por otro lado, dos traslados diarios a un pasaje de Bs. 700 se convierten al mes en Bs. 42.000, lo que representa un 24% del salario mínimo mensual en Venezuela (Bs. 177.507).

La orientación de las políticas públicas en Venezuela enfocadas en el dominio del sector público en detrimento del sector privado ha incidido en todos los sectores. Recientemente la crisis económica se ha intensificado en el  transporte público, que muestra serias deficiencias en infraestructura, operación, baja accesibilidad del servicio formal en los sectores más alejados de las ciudades, elevados tiempos de viaje, congestionamiento vial, entre otros.

El transporte público urbano como consecuencia de una visión parcial

En el Área Metropolitana de Caracas (AMC) habitan aproximadamente 3.319.849 personas, a la que se suma una población de más de un millón de personas que trabajan en el AMC, pero que residen en ciudades aledañas. En este sentido, al encontrarse el empleo en la región metropolitana, la movilidad urbana es un tema clave para la dinámica de la ciudad.

Aunque no se publique información oficial sobre el sector, la cotidianidad indica que la crisis del sector se ha profundizada. Los altos costos de mantenimiento, la disminución de importación de repuestos, los altos niveles de inflación y la escasez de efectivo han ocasionado –en parte- el deterioro del sector, afectando la calidad del servicio, especialmente los tiempos de viaje.

De acuerdo con las exportaciones hacia Venezuela desde sus principales socios comerciales, la compra de autopartes se ha reducido notablemente (ver Gráfico 1). Mientras en 2012 se importaron “Vehículos, autopartes y accesorios” por un valor de US$ 2.156 millones, en 2016 se importaron US$ 840 millones. Con menos autopartes disponibles y con un parque automotor que poco se ha renovado, el deterioro de la calidad del servicio público estaba anunciada.

Gráfico 1. Importaciones totales de vehículos, sus partes y accesorios.

Fuente

Fuente: TradeMap, ODH.

El presidente de la Cámara de Importadores y Distribuidores de Repuestos Automotrices del Estado Lara, Alí Almao, sostiene que esta situación no parece mejorar en el largo plazo, ya que la fabricación de piezas y autopartes en el país está completamente paralizada y la posibilidad de importarlas se reduce drásticamente por la falta de divisas.

Todo este panorama ha conllevado a que, para octubre, el 70% del sector transporte se encuentre paralizado a nivel nacional, según señaló el presidente del Bloque Oeste de transportistas de Caracas, Hugo Ocando. Asimismo, Ocando explicó que para la Gran Caracas la cifra de unidades operativas de transporte pasó de 18.000 a 6.000 porque están accidentadas o dejaron de prestar el servicio.

De acuerdo con los cálculos de la Central Única de Carros Libres y Por Puesto, a nivel nacional el país cuenta con 260.000 unidades de transporte, sin embargo, sólo 78.000 están operativas. Asimismo, en algunas regiones como Zulia y Carabobo el problema es peor: los gremios de transportistas de estas regiones estiman que el 90% de las unidades están fuera de servicio por falta de repuestos.

El precio del pasaje es muy bajo, pero también los salarios

Recientemente, los transportistas anunciaron un incremento de 150% (Bs. 700) en el precio del pasaje en las rutas del sureste de Caracas. El gremio argumenta que este incremento representa la única forma de que sigan funcionando las pocas unidades que están operativas que, en el caso de las líneas del sureste de Caracas, son 44 de un total de 172. En detalle, la ruta que abarca Chacaíto – El Hatillo quedó en Bs. 900 por tratarse de un servicio directo vía autopista, mientras que el recorrido El Hatillo – Silencio se cobró en Bs. 1000.

Por otro lado, dos traslados diarios a un pasaje de costo Bs. 700 se convierten al mes en Bs. 42.000, lo que representa un 24% del salario mínimo mensual en Venezuela (Bs. 177.507).

Comentarios finales

Mejorar los servicios de transporte es uno de los desafíos más abrumadores que el Gobierno Nacional no ha podido saldar y, con la centralización de los recursos, a los gobiernos regionales y municipales se les ha hecho cuesta arriba activar el mantenimiento de las carreteras y emprender nuevas obras en beneficio de los usuarios.

El aumento de las tarifas no resuelve el problema neurálgico que atraviesa el sector. Mientras las políticas públicas sigan orientadas hacia el control del sector privado y el dominio del sector público, no habrá incentivos a la producción nacional de autopartes. Y mientras no aumente el precio del petróleo, los ingresos de divisas no permitirán la importación de las partes y vehículos necesarios para reestablecer la calidad del sector transporte.

Fatima Chirinos Alva

Fatima Chirinos Alva

Economista (UCV). Profesora (UCV). Analista de Investigación ODH Grupo Consultor.
Fatima Chirinos Alva

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras