El Buick Y Job es el concept car de los concept cars

El proceso de diseño de un automóvil hoy en día es todo un tema: horas de trabajo, tecnología y mucha, mucha arcilla (sí todavía algunos fabricante la usan). Pero todo este trabajo, todo este mundo increíble del diseño automotriz comenzó con un automóvil que en su momento revolucionó a toda la industria automotriz estadounidense. El Buick Y Job es conocido como el primer Concept Car de Estados Unidos y el segundo del mundo, pues el primero es el Volvo Venus Bilo de 1933. Se trata de un tipo de automóvil cuyo único propósito es mostrar hacia dónde iba la industria automotriz, integrando tantos avances que se usarían más adelante, que si la película “Volver al Futuro” se hubiese estrenado en los 30 o 40, este carro habría sido el precursor del famoso Delorean del Profesor Emett Brown.

El Y Job, la obra maestra de Harley Earl.

General Motors y Harley Earl

Si bien es Harley Earl el primer estilista de General Motors, no es él quien llega con la idea, sino Alfred Sloan, quien era Presidente de GM. Les cuento: General Motors es la primera empresa automotriz a nivel mundial en crear una oficina de diseño conformada por un equipo “de casa” que va a hacer el mismo trabajo que haría un taller carrocero de la época. La historia se remonta a 1919, cuando la General Motors compra el 60% de la empresa Fisher Body, una empresa constructora de carrocerías fundada en 1908. Así, GM pasa a ser el primer fabricante automotriz del mundo en comprar un taller carrocero. Ésto se refuerza en 1925, cuando Fisher, que funciona como empresa de la Corporación General Motors, compra la Fleetwood Metal Body. Ambas empresas pasan en Junio de 1927 a quedar integradas como la primera división de carrocerías de General Motors y de fabricante automotriz alguno, según lo decidido por Alfred Sloan, Presidente de General Motors. De hecho, Sloan anuncia esta nueva creación como la “Sección de Arte y Color” de General Motors.

Mientras todo esto va sucediendo en GM, Harley Earl, va creciendo en el seno de una familia especializada en el negocio de carruajes. Su padre es J.W. Earl, fabricante carruajes desde 1899 y quien luego creará la Earl Automobile Wokrs, en donde Harley trabajará activamente. Sus primeros bosquejos son de carruajes que vende a granjeros mexicanos para su trabajo agrario a fabricar carrocerías personalizadas para los famosos de Hollywood e incluso hace diseños de fuselajes para la Glen Martin Company, una empresa constructora de aviones. En 1919, la empresa de padre e hijo termina siendo comprada por su mejor cliente: Don Lee, un concesionario de Cadillac, quien mantiene a Harley una posición importante.

Harley Earl en el Buick Y Job en 1939

Harley Earl es contratado por GM en 1926 como consultor de la división Cadillac para trabajar en el proyecto La Salle, entre otros. Pero su contribución principal fue precisamente “botar la casa por la ventana” rediseñando por completo la División de Arte y Color de GM para convertirla en la “GM Styling”, la nueva oficina de diseño de la corporación. Pero la cosa no para ahí, pues Earl además moderniza la forma de trabajar, reemplaza la madera en la construcción de prototipos y de carrocerías por arcilla, mucho más fácil de manejar, mucho más fácil de moldear y, la mejor parte es que en caso de algún error, no tienes que desarmar la carrocería completa y pedir que te hagan la pieza de madera con las medidas correctas. La nueva oficina creció y, de 50 empleados aumentó a cerca de 1400. Earl iba hacia adelante para hacer historia, y lo hacía con ímpetu y sin contemplaciones.

El Y Job

Corre la década de los 30, estamos en plena depresión desatada por el desplome de la Bolsa de Valores de Nueva York en 1929. El ánimo del estadounidense no es el mejor, aún así la competencia por los pocos clientes acaudalados que quedan en Estados Unidos es a muerte, Earl ostenta el cargo de Vice-Presidente de diseño y decide crear un nuevo automóvil que marque la pauta en GM en los próximos 20 años, ¿Por qué en un tiempo definido? Sencillo: Earl es el creador del concepto de “obsolescencia programada” que básicamente es un criterio de determinación o programación del fin de la vida útil de un producto, de modo que, tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante, éste se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible y haya que comprar otro nuevo que lo sustituya.

Con eso en mente decide partir del chasis de un Buick Century de 1937, Charlie Chayne hace el trabajo de modificación del chasis y George Snyder, uno de los ingenieros del equipo de Earl, hace los trazos de lo que éste tiene en mente: un automóvil de líneas aerodinámicas, carrocería que integra los faros, estilizada, con líneas redondeadas, de perfil deportivo, con 2 asientos y, siendo pragmático, integrando todo lo que existe en la industria automotriz de la época con su visión de cómo sería el futuro. Hay que buscarle un nombre al nuevo automóvil: no será comercial sino simplemente un modelo que exhiba a la competencia y al mundo hacia dónde va el automóvil, así que no debe ser tan pomposo. Earl viene de trabajar en el campo aeronáutico, en el que el nombre de los prototipos de aviones comienzan con “Y”, así que escogerá esa letra y llamará al nuevo automóvil Buick Y Job.

Lo que hace este carro innovador, lo que lo convierte en una escultura andante, es precisamente su estética. El concepto de Streamline que toma Earl, lo hace del trabajo realizado en el Crysler Airflow de 1934, pero va más allá, pues el carro incorpora parachoques envolventes y manillas de las puertas al ras de la puerta. Es además de los primeros automóviles que integra la carrocería con los guardafangos, otra cosa que llama la atención es la altura del automóvil, para mediados de los 30, los vehículos usaban cauchos y rines de 16 pulgadas, mientras que éste usaba rines y cauchos de 13 pulgadas. Además, la distancia del pavimento al techo es de uno 147cms, bastante más bajo que los diseños de la época, de hecho el mismo Century de 1937 sobre el cual se basó el carro, tenía una distancia de piso a techo de 172cm. Otra cosa que resulta innovadora y una marca de Buick hasta mediados de los 50 es la parrilla, con un diseño en forma de caída de agua (tomada, dicho sea de paso, del Mercedes W154 de carreras), ésta será una de las características que identificaran a los Buicks hasta 1954. Es la primera vez que vemos además en los Buicks la “mira de combate” similar a la de los aviones cazas de época, otra característica peculiar de los Buick de ése periodo.

El Y job no es sólo avanzado en términos de diseño, es además avanzado en términos tecnológicos, aunque Cord tiene el mérito de ser el primero en implementar el diseño de los faros ocultos con el  810/812, el Buick Y Job es el primero en tener abrirlos de forma eléctrica, pero eso no para ahí, es el primer carro estadounidense con vidrios eléctricos, el primero en incorporar el radio al tablero, el primero es incorporar botones en el tablero con diversas funciones, es el primer carro americano en tener techo retraíble eléctricamente (el primero es el Peugeot 402 Eclipse).

Lo único que pudiera ser un tanto decepcionante, a la vista de tanta innovación tecnológica, es el hecho de que dado que Harley Earl era estilista y su fuerte era el diseño y la estética, no tantas novedades en términos de mecánica, de hecho está impulsado por el ya conocido entonces Buick V8 320 que generaba unos 141 Hp. quizás las grandes innovaciones en éste campo las representan la primera caja automática fiable y

Sin duda no será pionero en muchas cosas a nivel mundial, pero si en Estados Unido, sus avances e innovaciones fueron no sólo copiados en Buick y General Motors, sino por toda la industria automotriz, el techo retraíble eléctricamente sería usado en el Chrysler Thunderbolt (quizá la respuesta de Chrysler al Y Job), y los faros ocultos será usado en el De Soto de 1942. Otras características copiadas serán la incorporación del radio al tablero.

Ésta “mira de combate” juanto al diseño de parrilla en forma de caída de agua son iconos de Buick hasta mediados de los 50.

Hay mucho detrás de éste carro

Una de las cosas que más llama la atención es la forma como comenzó la idea del Concept Car, se trataba de hacer un automóvil que mostrara las tendencias, el futuro visto por un fabricante, pero mas allá, una de las características más importantes era que el carro debía ser completamente funcional y ésa pauta la dicta precisamente éste carro, que además se convierte en el automóvil personal de Earl hasta 1951 cuando lo reemplaza por el GM Le Sabre, imaginemos por un momento, en plena Segunda Guerra Mundial ( 1941-1945 para E.E.U.U.) la gasolina está racionada, igual que el aceite y los cauchos, pocos son los automóviles de uso civil en las calles, precisamente por la escasez de elementos básicos para que un automóvil, como muchos algunos carros de los 20 e inicios de los 30 que exigen menos que un carro de 1937, 38 o 39 y de repente aparece esa máquina, la única en Estados Unidos, sin dudas la única en el mundo.

Pero eso además muestra el poder e influencia que Earl tenía en la empresa, un simple diseñador que terminó siendo Vice-Presidente de General Motors, un individuo un tanto excéntrico, Pero Earl, era un tanto excéntrico: Cuenta una anécdota de época, que cuando Earl tenía una de sus ideas innovadoras, le decía a su equipo: “Si alguien está en desacuerdo levántense todos, así veremos  con claridad al hijo de perra”. Se dice que su oficina era totalmente aislada, no tenía teléfono y en la puerta había un nombre ficticio para evitar interrupciones. Así de “consentido” era dentro de la empresa, tan consentido que además usaba un automóvil de la empresa, experimental y lo usaba como automóvil personal, y no uno, sino 2. Así habrá sido el impacto que Earl generó en General Motors y eso es algo que no se ve hoy en día, ¿Se imaginan a Bob Lutz con el Cadillac Sixteen como carro de uso diario? Ta como difícil, ¿verdad?

El hecho de que fuera el carro de uso diario de Earl permitió que al carro se le hicieran varias mejoras, el diseño de los parachoques cambió, se le agregó un poco más de cromo y se le incorporan sendas “faldas” en las ruedas traseras. Luego de que Earl dejara de usar el automóvil el carro pasó a manos privadas por un corto periodo de tiempo, luego terminó guardado en un granero hasta que General Motors lo adquirió de nuevo y fue restaurado a las condiciones en las que hoy lo vemos  en el Museo Alfred Sloan en Flint, Michigan, Estados Unidos.

Pero con todo y eso, el Y Job se convirtió en un carro atemporal, un carro que aunque fue “influencer” en la industria automotriz  hasta casi finales de los 50, hoy en día sigue viéndose excelente y hasta moderno, de hecho, a confesión de algunos miembros de las oficinas de diseño de GM, el Y Job sigue siendo un punto de referencia.

El Y job es el Genesis en el diseño automotriz como lo vemos hoy en día, es la representación de un personaje que veía diseño en todo aquello que existiera, el Y Job, aunque no sea el primer Concept Car de la historia es el primero en mostrar sentimientos, evocar emociones, fue el primero en transmitirle al público un mensaje: “Todo lo que ves en éste carro es posible”, “éste es el futuro”, “a esto va la industria automotriz”, esto es simplemente pensar “por fuera de la caja” y eso francamente antes no existía, o al menos no que yo sepa.

Michel Rodríguez

Michel Rodríguez

Para algunos soy historiador de carros, pero sólo soy un conocedor, enamorado y fetichista de los automóviles antiguos, que procura mantener viva una fascinante y rica historia.
Michel Rodríguez

Latest posts by Michel Rodríguez (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras