Obras artísticas generadoras de audiencia

No es mi intención establecer una tipología absoluta de las obras artísticas en cuanto a la influencia de la potencial audiencia receptora sobre el proceso creativo de la obra y sobre el artista como tal. Incurrir en ello sería una empresa inacabada debido a la infinidad de efectos que puede tener el grupo de individuos que probablemente recibirán (o no) la obra artística y el grado de influencia y/o presencia que estos efectos pueden tener. A pesar de que el artista medianamente sabe cuál es el grupo social que captaría la esencia de su obra de mejor modo, nunca tendrá plena certeza de cuáles serán los conjuntos que, en última instancia, podrán ver, escuchar, tocar su creación. Hay certidumbre de las posibilidades, pero incertidumbre en cuanto a la concreción de ellas, y, estando al tanto de esa dicotomía entre el saber y el no saber, el artista se dispone a crear.

Lo lógico en estos casos es partir con cierta prudencia y proponer una clasificación sin ambiciones de convertirse en una máxima universal. Proyectar algunas luces iniciales sobre el asunto contribuirá a la constitución de bases para un estudio posterior que sea más profundo y extensivo. Puede decirse, entonces, que esta es una introducción cuya premisa es la siguiente:  Una persona puede crear una obra generadora de audiencia o hacia la audiencia.

Obras artísticas generadoras de audiencia

Bleach (1989), álbum debut de Nirvana, ejemplo de obra artística generadora audiencia

En el primer escenario, el creador, aunque está al tanto de los probables efectos que puede tener su obra una vez sea liberada y de los diversos públicos que la pueden recibir y su gusto o ausencia de éste, no se deja determinar por completo de estas variables que probablemente no se terminen concretando, y conserva aún un gran grado de autonomía con respecto a ese “otro” receptor. La conservación de esta autonomía creadora y la intención pura de la misma conlleva a obras artísticas que bien pueden considerarse “originales” o “frescas” dentro de un mercado plagado por obras repetitivas que obedecen de un modo notable a los gustos de la audiencia ya formada. Las obras que se enmarcan en este primer tipo tienden a crear audiencias en el mercado donde el artista no está formalmente incluido.

En el ámbito musical, estas obras consisten mayormente en las primeras producciones discográficas de un artista antes de integrarse en la corriente principal de la industria. El álbum debut puede ser un ejemplo muy versátil de lo que queremos demostrar; como primer trabajo de envergadura hecho en estudio, el artista intentará sentar la base de su carrera demostrando una oferta nueva y distinta a lo que está presente en el mercado, pero no lo suficientemente diferente para ser evitada y dejada a un lado. Como irrupción, la obra se presenta como una brisa de aire fresco cuya población objetivo son todos aquellos oyentes que, cansados de escuchar la misma música genérica de siempre, se hallan atraídos por una propuesta a primeras luces novedosa y contraria a lo conocido.

Bleach, ejemplo del punto expuesto

Bleach, álbum debut de Nirvana, una banda estadounidense de Grunge muy famosa, reúne aspectos característicos de una obra generadora de audiencia. Es una producción con un sonido crudo, en algunos momentos claustrofóbico, cuyos ritmos y letras no encajaban en la corriente principal de la época. Bleach no tuvo ventas, pero sí recibió buenas opiniones de los críticos musicales, así como también una cálida recepción por parte de los jóvenes de Seattle y algunas radios universitarias estadounidenses. Bleach sería mejor conocida después de Nevermind, segundo disco de larga duración de la banda y que constituiría su entrada a la corriente principal de la música estadounidense, estableciendo un antes y un después en la industria y de la banda.

-A modo de cierre

Las obras artísticas generadoras de audiencia se presentan generalmente en ausencia de criterios de lo que una obra “debería ser” en orden de ser dada, y tiende más a lo que el artista quiere que sea; en este sentido, pueden tratarse de obras muy personales desde sus bases fundantes. Esto no implica que las obras artísticas creadas hacia una audiencia sean mera mercancía sin carga emotiva, no obstante, ellas surgen de un lugar distinto. El análisis de dichas obras merece un espacio propio, por lo que dejaremos la reflexión para una próxima oportunidad.

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras