Influencia del capitalismo en el desarrollo económico del mundo

El desarrollo es visto como parte del progreso y el crecimiento económico que han alcanzado algunos países sobre todo en el hemisferio occidental, en el cual el nivel de vida ha mejorado sustancialmente para los ciudadanos de las naciones que están al norte de esta parte del mundo, pues el desarrollo no es más que el crecimiento, sostenido por una amplia industria y un modelo económico flexible, donde el libre mercado está presente en la sociedad, y las instituciones del Estado solo están para poder delimitar las reglas y las leyes que deberán cumplir todos los ciudadanos.

Pero antes que nada es importante saber el significado que posee la palabra desarrollo en el ámbito económico, el cual es necesario clarificar para poder entender de mejor manera su aplicación en el mundo: “Como desarrollo económico se designa el crecimiento continuo y sostenido de la capacidad de un país o región para generar riqueza, así como para mantener e incrementar su capital financiero, todo lo cual se traduce en la posibilidad de ofrecer a sus ciudadanos óptimos niveles de prosperidad y bienestar”.

Las naciones del mundo, por lo general, persiguen el desarrollo económico como primer objetivo hacia un desarrollo integral (humano, social) de sus países, para lo cual, es fundamental contar con una economía fuerte y próspera como primera base. En caso contrario, estaríamos hablando de países en situación de subdesarrollo.

Ante todo esto los países desarrollados son vistos como un ejemplo por los llamados países en vías de desarrollo, quienes desean poder tener ese nivel de vida para sus ciudadanos y naciones. Pues el desarrollo ha sido elevado como un objetivo entre las naciones para poder superar sus índices de pobreza, desempleo y atraso, que les genera diversos obstáculos que poseen y que creen tienen que superar.

Pero el nivel de desarrollo de las mayorías de los países occidentales, que abarcan más que todo a Norteamérica; con Estados Unidos a la cabeza, el continente europeo y algunos países asiáticos como Japón, Corea del Sur e Israel. Vienen como consecuencia de haber implementado políticas económicas que lograron darles los instrumentos y las herramientas necesarias a sus ciudadanos para que lograran expandir su potencial y productividad, creando riqueza, en bienes y servicios. Logrando con esto un impulso económico que se tradujo en mejoras sustanciales en todos los aspectos de la vida cotidiana de sus ciudadanos.

Pues ahora bien esta políticas implementadas en muchos países occidentales, es el sistema capitalista y de libre mercado; un sistema que apela al individuo para la creación de la riqueza, por medio de su propiedad privada, tanto en los bienes y servicios así como los medios de producción, que serían en todo caso las grandes industrias y fabricas donde se transforma la materia prima.  

Pero como todo sistema que impulsa el desarrollo de las sociedades a hacer más libres y sin tanto control por parte del Estado o del gobierno, tiene un gran rechazo en amplios sectores de la sociedad a nivel mundial, esto puede deberse a que el sistema capitalista es sin lugar a dudas un sistema individualista, que se caracteriza por generar amplios ingresos a aquel individuo que logra sobresalir y producir como ninguno, ante ello se crea lo que se ha llamado la lucha de clases, pues se ha dividido a la sociedad en ricos y pobres, empresarios y trabajadores. En un intento de enfrentar y querer establecer una igualdad que no puede ser posible y la cual nunca se logrará. Por lo tanto el éxito del desarrollo en la mayoría de los países del mundo, ha sido generado por una implementación inequívoca del sistema capitalista y el libre mercado, con un Estado y sus instituciones solo para garantizar ciertos aspectos de orden y justicia, que desde luego no tiene nada que ver con regulaciones o intervenciones innecesarias y perjudiciales al mercado.

Para entender mejor el proceso del capitalismo, el teórico estadounidense, Adam Smith explica ampliamente en que se basa este modelo económico, que ha brindado tanto éxito a una gran cantidad de países en el mundo:

“En el capitalismo, los individuos, y las empresas usualmente representadas por los mismos, llevan a cabo la producción de bienes y servicios en forma privada e independiente, dependiendo así de un mercado de consumo para la obtención de recursos. El intercambio de los mismos se realiza básicamente mediante comercio libre y, por tanto, la división del trabajo se desarrolla en forma mercantil y los agentes económicos dependen de la búsqueda de beneficio. ​ La distribución se organiza, y las unidades de producción se fusionan o separan, de acuerdo a una dinámica basada en un sistema de precios para los bienes y servicios. A su vez, los precios se forman mayoritariamente en un mercado que depende de la interacción entre una oferta y una demanda dadas por las elecciones de productores y consumidores, y estos a su vez son necesarios para la coordinación ex-post de una economía basada en el intercambio de mercancías”.

Debido a que en el capitalismo, el individuo es quien crea la riqueza en muchas ocasiones, algunos individuos por el mismo afán de construir sus propias riquezas deciden ir contra los postulados planteados por la bioética, siendo en muchos casos, generando y construyendo acciones deleznables para conseguir sus objetivos con el fin de buscar riqueza y poder en dado caso. Pero ante ello es imperativo aclarar que el sistema capitalista de libre mercado ha logrado en muchos casos detener e incluso lograr que estas prácticas decaigan, a pesar de que la maquinaria propagandísticas de los medios de comunicación en muchos países, sobre todo latinoamericanos tratan de vender que el capitalismo ha sido el sistema que ha devastado la vida humana en el planeta. Los datos y los ejemplos de ello no son del todo claro.

 

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras