A Garça Triste de Castro Alves

La poesía brasileña tiene una estrella bahiana llamada

Antônio de Castro Alves, “O Poeta dos Escravos”. Cuando lo descubrí, se abrió una ventana a otra realidad poética, y se tendió un puente hacia una realidad histórica de un país que sólo conocía superficialmente. Castro Alves enriqueció mi gusto y conocimiento por la poesía brasileña, y de la misma manera, por la lengua portuguesa. Lo conocí en medio de esos estudios de portugués que hice hace un tiempo y desde entonces Antônio Federico se quedó en mi vida para nunca más dejarla; como me dijo una amiga brasileña que me lo presentó, “Federico es de los que se quedan”. Y lo hizo.

Su vida fue muy corta e interesante, al igual que toda su obra poética. Bahía, estado brasileño donde la influencia africana es inmensa debido a que fue allí donde la mayor parte del comercio de esclavos africanos tuvo lugar (una consecuencia del cultivo y comercio de la caña de azúcar), lo vio nacer en la ciudad de Curralinho el 14 de marzo de 1847. Como bahiano, conoció muy de cerca el problema de la esclavitud que impregnaba la época (siglo XIX), por lo que la mayoría de sus poemas tratan este tema desde muchos ángulos, siendo el más común el de la protesta y conciencia social respecto a las vidas en condiciones infrahumanas que llevaban los esclavos en el estado. Con sus obras denuncia los maltratos infligidos a los africanos por parte de los hacendados; de ahí, el nombre por el cual es conocido, “O Poeta dos Escravos” (El Poeta de los Esclavos).

Castro Alves fue un hombre muy culto y refinado; estudiante de Leyes, mismas que pronto dejó, y amante de las artes en general, se entregaría en cuerpo y alma a su obra literaria, misma que comenzó a escribir a los 17 años; esta incluía obras de teatro, poesía romántica y poesía de fuerte corte abolicionista. Fue parte del Romanticismo brasileño, que duraría 45 años; sin embargo, él perteneció al Condoreirismo o tercera parte de dicho movimiento, que versaba, específicamente, sobre la defensa de las ideas igualitarias, la protesta social y la causa abolicionista. Estos temas eran abordados sin dejar a un lado el tono amoroso y romántico que dio nombre al movimiento. Los condoritos buscaban conquistar al pueblo, atraer a la gente hacia su

causa justiciera, es por eso que sus poemas tienen un tono discursivo y grandioso, como hecho para ser declamado ante multitudes. Los poemas de Castro Alves poseen esa característica: te seducen, envuelven y arrullan con la dulzura de sus temas, que aunque sean duros y crudos, son matizados con bellas imágenes, símiles y juegos armónicos de rimas.

Su vida personal fue trágica, ya que perdió a su madre a muy temprana edad y su hermano, que padecía un desequilibrio mental, se suicidó. Su padre murió dos años después. Tuvo algunas relaciones amorosas que no terminaron muy bien, y fue amante de una famosa actriz portuguesa de la época, Eugénia Câmara, diez años mayor que él, mujer que ejerció una gran influencia en su vida y fue su gran amor. A la edad de 22 años le fue amputado un pie debido a un accidente de cacería, y este hecho le provocó una recaída en la tuberculosis, enfermedad con la que había luchado una gran parte de su vida. Castro Alves regresó a Salvador, luego, de ahí fue a Curralinho y más tarde retorna a Salvador, buscando un mejor clima para su salud. Una vez allí realizó la lectura de su obra A Cachoeira de Paulo Afonso, y lanzó su libro Espumas Flutuantes (donde está el poema Adormecida, una hermosa pieza que adoro). Poco después, murió de tuberculosis un 6 de julio de 1871, en Salvador de Bahía. Tenía sólo 24 años.

El poeta estuvo igualmente muy involucrado en la lucha contra la esclavitud en Brasil (donde junto a otros poetas amigos, fundó una sociedad abolicionista), y en la lucha política por lograr la República. Entre sus obras dentro de la poesía están los libros Espumas Flutuantes (1870), A Cachoeira de Paulo Afonso (1873), y Os Escravos (1883). En teatro, la obra Gonzaga ou a Revolução de Minas, escrita en 1867 y dedicada a su gran amor, la actriz Eugénia Câmara. Formó parte de la Academia Brasileña de las Letras y fue uno de los poetas más celebrados y elogiados de la época; sus amigos y colegas no disputaban ni negaban su maestría lírica, y le rindieron muchos homenajes tanto en vida como después de su muerte. Fue escritor, activista y académico, uno de los grandes de las letras brasileñas de todos los tiempos. En su honor, el municipio donde nació lleva ahora su nombre.

Siempre pienso en Castro Alves como una especie de Keats tropical. Ambos fueron poetas románticos, y aunque cada uno estaba en su contexto y estilo específico y en lugares totalmente diferentes y distantes entre sí, fueron maravillosos poetas que crearon obras muy importantes en un muy corto tiempo de vida. Leer sus poemas es viajar en el tiempo y sentir, oler y vivir esas emociones pasadas, tan específicas de sus tiempos y sin embargo, tan atemporales. Leer a Keats es sentir la dicha y la alegría del amor puro y romántico, sentir el dolor que provoca el mismo y oler la campiña inglesa en verano. Leer a Castro Alves es sentir la desesperación de los esclavos brasileños y oír sus voces de lamento y rabia desde el fondo del barco negrero; pero es también oler un Brasil luchador que no se conforma con la crueldad, que pelea para ser libre. Es también oler a Bahía, sentir el calor tropical de Salvador, oír los tambores africanos, y sentir el amor naciente en esos parajes selváticos de los trópicos suramericanos.

Antônio de Castro Alves es uno de mis poetas favoritos. Uno de sus poemas más hermosos y descarnados (y uno de los que más me gustan) es “Tragedia No Lar” (Tragedia en el Hogar). El poema describe a una madre y su hijo dentro de la senzala, especie de choza donde dormían los esclavos en las haciendas brasileñas. Ella le canta para dormir, y mientras lo hace entra el amo con otros hombres y le roban su hijo, sin prestar atención a sus gritos desgarradores ni a sus súplicas. Es un poema muy crudo, muy fuerte, donde se puede sentir la rabia, la impotencia y el dolor de la madre ante el secuestro de su hijo, y la burla y el desprecio del amo y sus trabajadores ante la esclava que llora a sus pies. Es uno de mis poemas favoritos porque todas las emociones que mencioné pueden sentirse; porque el uso de las imágenes y rimas es magistral; porque no puedes dejar de admirar cómo de un hecho tan triste y violento puede Castro Alves crear un poema tan hermoso y conmovedor.

Coloco un extracto del mismo, algunos de mis versos preferidos del poema, que es larguísimo (incluyo igualmente la traducción al español de cada línea). En esos versos, la madre le canta a su hijo.

“Eu sou como a garça triste “Soy como la garza triste

“Que mora à beira do rio, que vive en la orilla del río.

“As orvalhadas da noite El rocío de la noche

“Me fazem tremer de frio. me hace temblar de frío,

“Me fazem tremer de frio me hace temblar de frío

“Como os juncos da lagoa; como los juncos de la laguna.

“Feliz da araponga errante Soy feliz como campanero errante

“Que é livre, que livre voa. Que es libre, que libre vuela.

“Que é livre, que livre voa Que es libre, que libre vuela

“Para as bandas do seu ninho, hacia los lados de su nido,

“E nas baraúnas à tarde y en las baraúnas la tarde

“Canta longe do caminho. Canta lejos del camino.

“Canta longe do caminho. Canta lejos del camino

“Por onde o vaqueiro trilha, por donde el vaquero anda.

“Se quer descansar as asas Si quiere descansar las alas

“Tem a palmeira, a baunilha. tiene la palmera, la vainilla.

“Tem a palmeira, a baunilha, Tiene la palmera, la vainilla,

“Tem o brejo, a lavadeira, tiene el pantano, tiene la viudita,

“Tem as campinas, as flores, tiene los prados, tiene las flores

“Tem a relva, a trepadeira, tiene la yerba, la trepadora.

“Tem a relva, a trepadeira, Tiene la yerba, la trepadora,

“Todas têm os seus amores, todas tienen sus amores,

“Eu não tenho mãe nem filhos, Yo no tengo madre ni hijos,

“Nem irmão, nem lar, nem flores”. Ni hermano, ni hogar, ni flores”

En Castro Alves, como decía Eça de Queirós, otro grande, esta vez de las letras portuguesas, “Aí está, em dois versos, toda a poesia dos trópicos”.

FOTO 1: http://www.poesiaspoemaseversos.com.br/castro-alves-poemas/

FOTO 2: https://anovademocracia.com.br/no-202/7968-o-poeta-dos-escravos-faz-170-anos

Latest posts by Silvia Mendoza (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras