Música como objeto de estudio y relevancia sociales

Las manifestaciones artísticas de una persona o conjunto de personas son susceptibles a ser objetos de estudio de las ciencias sociales o de la ciencia social tomada como unicidad de varias disciplinas. El arte es una producción humana, y como producción humana está determinada en mayor o menor medida por la sociedad donde se ubique el individuo.

Una manifestación artística es la música, que cuenta con una presencia milenaria en la historia de la humanidad. Directa o indirectamente, el influjo social tiene presencia en la música, que es una expresión humana y artística bastante susceptible a ser inspirada o posibilitada por las circunstancias que atraviese la sociedad.

Incidencia del desarrollo social individual y supraindividual en el hecho musical

 

El ser humano acumula experiencias e ideas sobre el mundo a lo largo de su vida, bagaje que no se desentiende del momento de creación musical porque, al igual que otras actividades humanas, en el proceso musical el individuo imprime los conocimientos acumulados a lo largo de su vida. La producción técnica y la composición lírico-musical son dos dimensiones del hecho musical donde la trayectoria de cada uno de nosotros y también de la sociedad juegan un rol fundamental.

En la producción se aplican los conocimientos técnico-instrumentales que se hayan recolectado de experiencias anteriores cuando priorizamos una técnica o instrumento de grabación sobre otro. ¿Cómo podríamos determinar que un estudio de grabación es mejor que otro según lo que queramos conseguir si no es porque ya hemos ocupado previamente tales espacios y evaluado la acústica de ambos? Elegimos con conocimiento de causa porque nuestra trayectoria social nos ha llevado a usar dichos espacios de creación musical y nos da la oportunidad de evaluar

Especial atención supone la dimensión material concerniente a la producción musical porque abre la posibilidad de realizar una investigación cuyo objetivo sea trazar la evolución de la plataforma tecnológica social tomando como punto de referencia las técnicas de grabación en una producción discográfica y cómo ellas se han ido perfeccionando y cambiando según el paradigma tecno-económico gobernante.

Por otro lado, en la composición lírico-musical el letrista puede reflejar su opinión o sentir respecto a un suceso de su época, efectivamente otorgándole a su canción un matiz social, o bien tematizar con un momento exclusivo de su vida particular. No son ajenos los casos de canciones o discos enteros que estén referidos a momentos particulares de la historia humana, siendo en determinados casos tan representativos que se les vincula irremediablemente con un periodo o fenómeno histórico particular.

Sumado a lo anterior, el género o estilo de la canción o disco puede hallarse definido por la receptividad de la audiencia, que definirá también el abordaje del artista al momento de componer. Los géneros más masivos y que generen mayores ganancias tienen elementos en común cuya adopción puede facilitar y aumentar las probabilidades de éxito en la canción en el público.

Conclusiones

 

 

Afirmar que la música no es un elemento susceptible a ser estudiado un elemento que puede hablarnos de la sociedad es afirmar que la música es un objeto “aéreo”, desvinculado del contexto y la realidad donde se ubica y que no tiene relación alguna con ninguna de ellas. Esto significa, además, separarlo de su creador o grupo de creadores, los seres humanos que hacen vida en un momento sociohistórico específico.

Diego Almao

Diego Almao

Estudiante de Sociología en la Universidad Central Venezuela. Poeta, articulista, redactor SEO. Amante del rock y de los viajes en el tiempo. Escribe y vive.
Diego Almao

Latest posts by Diego Almao (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras