Presión internacional en Venezuela: Entre acciones y discursos

La presión internacional sobre Nicolás Maduro, ha sido una de las banderas de la oposición y la comunidad internacional. Esta carta en el proceso de resolución de la crisis venezolana es la más dura para la salida de Maduro. En los últimos días se han presentado evidencias, que consideran al gobierno de Maduro una amenaza para la región. 

Las acciones y los discursos ocupan los principales titulares de la opinión pública, sin embargo, la crisis venezolana sigue agudizándose y los venezolanos sufren las consecuencias de la crisis estructural que atraviesa el país. La oposición venezolana, liderada por Juan Guaidó, ha recurrido a la comunidad internacional para presionar y lograr la salida de Maduro, pero los resultados no han sido inmediatos. El venezolano observa con desesperación la salida del chavismo, pero en política la presión y las acciones políticas no son inmediatas. 

El trabajo de la presión internacional está recibiendo sus frutos, es el esfuerzo de más de dos años de denuncias ante los distintos organismos internacionales. El dilema de la oposición venezolana y las diferencias entre los actores políticos, demuestran una debilidad y falta de acciones contundentes ante las presiones y jugadas de Maduro. La estrategia internacional ha sido la más exitosa, porque Maduro sigue cometiendo errores que ayudan a la oposición  mantener un discurso sólido ante la región. Otro de los mecanismos para la salida son los procesos de negociación, el menos popular ante los ciudadanos, pero la vía política tomada por la oposición con tutela internacional.

Maduro y la FARC

La denuncia del gobierno de Colombia y el visible apoyo de Maduro al líder de la FARC, Iván Márquez, prendió las alarmas de seguridad en el vecino. El video de Márquez declarando el regreso a las armas por un grupo de las FARC, señalaron a Maduro como uno de sus aliados. Hace un mes, Nicolás invitó a Márquez a Venezuela, este discurso y las investigaciones sobre los vínculos de Venezuela y la FARC, es un argumento para la tensión entre ambos países.

La respuesta de Maduro fue realizar ejercicios militares en la frontera con Colombia, buscando generar polémica y tensión entre ambos países. Pero la capacidad real de las Fuerzas Armadas de Venezuela demuestran la incapacidad para entrar en un conflicto armado con Colombia. El madurismo solo evoca al discurso, porque no tienen los recursos ni la fuerza para irse a las armas.

El apoyo a la FARC y el ELN, además involucran a Maduro con el narcotráfico, una denuncia que cada día es visible y real. Los grupos guerrilleros armados generan desestabilidad en Colombia y son una amenaza para la región latinoamericana. Maduro al ser el protector de la guerrilla, se convierte en una amenaza porque se utilizan los recursos del Estado para financiar y expandir el uso de la violencia en el país.

Las sanciones económicas

Las sanciones económicas son la acción real y más fuerte en contra de Maduro, porque golpean a la economía venezolana y los negocios del chavismo que permiten el respiro financiero. El gobierno de Donald Trump, ha dejado claro que no permitirá que Maduro y sus funcionarios realicen operaciones financieras en el mercado internacional.

Esta medida de presión ha generado frutos pero el chavismo busca los mecanismos para evadir las sanciones. La presión ha sido dirigida a funcionarios y PDVSA, por estar involucrados en corrupción y haber ocasionado la mayor crisis económica en la historia venezolana.

La OEA y el Grupo de Lima

La Organización de los Estados Americanos es el foro político de la región, donde se discuten los principales problemas de América. No es un organismo que toma acciones, pero se establecen los temas de agenda regional, es por esto que Venezuela ha sido en foco de atención en las sesiones de la organización regional.

El nombramiento del embajador de Guaidó, son uno de los principales logros internacionales de la oposición y el reconocimiento como gobierno legítimo. El 11 de septiembre, se activó la aplicación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, que evaluará una coalición militar para solventar la crisis venezolana. Sin embargo, en términos reales este mecanismo no tendrá efectos más allá del discurso y presión ante la opinión pública. Puede activarse en el caso que Maduro realice una agresión militar a Colombia o el panorama internacional se vuelva más complejo.

El grupo de Lima también ha sido una victoria de la oposición pero no tienen el poder para tomar acciones, más allá de las declaraciones y aporte de soluciones. Es un grupo que mira con lupa la crisis venezolana, pero los intereses particulares de cada Estado no permiten engranar una sola postura al momento de tomar acciones políticas.

El informe de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU

El informe sobre la situación de los Derechos Humanos presentado por la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, ha sido un duro golpe para el gobierno de Maduro. En el informe se relatan las violaciones de los derechos y la crisis venezolana, determinan que Venezuela es un país con crisis humanitaria.

Presos políticos, crisis de salud, uso excesivo de la fuerza, educación, desnutrición, hiperinflación entre otros temas, acusan a Maduro como un gobierno ineficaz que no le da soluciones a los problemas de la población venezolana. El informe respalda la teoría de crisis humanitaria en el país, porque las condiciones de los venezolanos siguen en deterioro. Otra de las preocupaciones de Bachelet, es el crecimiento de la migración venezolana y sus efectos en la región.

Este informe, más allá de ser un documento técnico sobre la situación de los derechos humanos, es un instrumento político de presión que expone a Maduro como una amenaza para el país. Las recomendaciones del informe son técnicas y apuestan al diálogo como solución, pero evidencia la grave crisis humanitaria de Venezuela.

Los mecanismos de presión internacional han logrado efectos a mediano plazo, Maduro se encuentra acorralado porque no tiene mecanismos de respiro. Aunque todavía tiene a sus colaboradores y financiamientos de China y Rusia, sus protectores con poder. La gira internacional de la oposición y la designación de embajadores por parte de Guaidó, ha funcionado para tomar medidas de presión y desviar los recursos a Maduro.

La política internacional es compleja, porque los Estados se mueven por su interés nacional y no están dispuestos a generar inestabilidad en sus países. La crisis venezolana afecta a la región, la migración más grande de la historia, ha llevado a más de 4 millones de venezolanos a buscar nuevas oportunidades. Maduro es un riesgo para la estabilidad de la región, seguirán aplicando mecanismos de presión hasta lograr que se siente a negociar. 

Venezuela tiene un largo camino por recorrer, la oposición todavía debe unificarse y continuar con el trabajo político interno. La desesperanza se apodera de los ciudadanos, pero la presión internacional seguirá rindiendo frutos y será la mejor arma política de la oposición. Trabajar desde lo externo e interno serán la clave para el cambio político de Venezuela.

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras