IMPULSO CREATIVO: «NOS VEMOS COMO PROMOTORES DE LO POSITIVO». POR MARÍA JOSÉ CASTRO

            Por María José Castro

 

impulso creativoImpulso Creativo comenzó como el proyecto universitario de Luis Palmero y Carlos Fonseca, egresados de la Universidad Monteávila, inmediatamente se unieron los otros dos fundadores: Ernesto Manzanares y Danielle Hernández. Ahora, IC no solo funciona como una fundación, sino también como una empresa llena de jóvenes venezolanos comprometidos con el crecimiento y desarrollo a través de los valores.

 

Guayoyo en Letras: ¿Cuál es su impulso para trabajar?

Luis Palmero: Desde el primer día nuestro impulso para trabajar ha sido el darnos cuenta que cada persona tiene la capacidad de cambiar su entorno, de mejorar su realidad y de ayudar a los demás a través de sus capacidades, talentos o destrezas. Una vez que te das cuenta de eso, es muy difícil parar y dejar de impulsar las cosas buenas que se hacen en Venezuela. Nosotros somos jóvenes que asociamos la diversión con ayudar el país, y esa energía positiva del trabajo social es la que nos mueve día a día.

 

G.L.: ¿Cómo surge esta organización?

ImpulsoL.P.: La organización IC surge en el año 2010 gracias al trabajo de grado que realizamos Carlos Fonseca y mi persona en la Universidad Monteávila, junto a Ernesto Manzanares que no estudiaba con nosotros, pero que estuvo involucrado desde el principio ya que fui el encargado de diseñar toda la comunicación gráfica de la campaña que se estaba trabajando en ese momento.

Una vez que Carlos y yo defendimos la tesis, Danielle Hernández compañera de nuestra promoción y amiga muy cercana, escuchó nuestra presentación y no pudo dejar de sumarse al proyecto. Para ese momento éramos sólo cuatro profesionales de la comunicación motivados a promover lo bueno que se hace en el país, hoy en día hemos logrado trabajar con más de 40 emprendedores de distintas áreas.

 

G.L.: ¿Por qué deciden llamarla Impulso Creativo?

Ernesto Manzanares: Al principio de todo esto teníamos pensado llamarlo “Voz Creativa”, por el tema de que íbamos a comunicar las iniciativas positivas que trabajan en el país, pero cuando fuimos al registro el nombre ya estaba ocupado. Tuvimos que volver a sentarnos y lanzar ideas de cómo lo llamaríamos, la palabra creativo siempre se mantuvo ya que queríamos resaltar el hecho de darle un toque diferente al trabajo social.

Pasaron algunos días, y con ellos fuimos ampliando nuestro campo de acción como organización, y llegamos a la idea de ser un link estratégico entre ONG’s y empresa privada. Nos dimos cuenta que queríamos abarcar más, y en lugar de sólo comunicar, impulsar todo lo bueno que se hace en el país. Así fue como uno de nosotros dijo “impulso”, todos pelamos los ojos y dijimos: ESE ES, IMPULSO CREATIVO (risas).

 

G.L.: Impulso Creativo está experimentando una nueva etapa, ¿qué pueden comentarnos?

Daniela Vilar: La verdad es que si, sin duda estamos en una etapa de expansión y crecimiento, donde estamos recibiendo solicitudes de muchísimas personas que quieren empezar a trabajar por su país, apoyar a la organización internamente, y hacer voluntariado para sentirme bien en su tiempo libre. Ha sido impresionante todo el feedback positivo que hemos recibido hasta el momento, el lanzamiento de nuestra página web también reforzó toda nuestra plataforma o red de emprendimiento, lo que ha hecho que más personas sepan de Impulso Creativo. Estamos conociendo a muchísimos nuevos emprendedores, lo que está nutriendo de nuevas ideas a todo el equipo IC.

Nuestro enfoque actual es conocer a la mayor cantidad de ONG’s o proyectos positivos que existen en las comunidades, y al mismo tiempo conocer a todas las empresas privadas socialmente comprometidas que quieran generar programas de RSE sostenibles en el tiempo.

 

G.L.: ¿Qué se debe hacer para ser un impulsador y qué proyectos se pueden postular?

IC 2D.V.: Un “impulsador” es la persona certificada y calificada por Impulso Creativo para dar talleres de reforzamiento en valores dentro de las comunidades o la empresa privada. Para ser uno de ellos sólo tienes que escribir a info@impulsocreativo.com.ve, adjuntar tu CV, y pasar por un proceso de inducción de 5 días donde recibes toda la formación en talleres. Luego, comienzan las primeras visitas a las comunidades y experimentas sesiones junto a impulsadores con más trayectoria. Y después del primer mes, recibes una certificación como una persona capacitada para dar talleres. Esta formación está abalada por el departamento de Psicología Comunitaria de la Universidad Metropolitana. También tenemos la figura de “voluntario” que representa un apoyo más logístico en cada una de nuestras actividades.

En cuanto a los proyectos que se pueden postular, no tenemos ningún tipo de limitante. Pueden postularse proyectos ya constituidos y registrados legalmente, o grupos de personas que están empezando una iniciativa en su comunidad y necesitan asesoría para terminar de formarse. La verdad es que nos interesa recibir todas las propuestas de las cosas buenas que se están haciendo, sean pequeñas o grandes, la idea es ver cómo podemos impulsarlas, conectarlas con la empresa privada y hacerlas sostenibles en el tiempo.

 

G.L.: ¿Cómo detectan las comunidades que impulsan?

E.M.: A lo largo de estos tres años, hemos tenido diferentes canales que nos permiten contactar a las comunidades necesitadas. Nosotros empezamos trabajando con una parroquia del 23 de Enero junto a nuestro primer proyecto ECO23, allí conocimos a una líder comunitaria, Celia Fernández, que luego nos conectó con nuestro segundo gran proyecto SEPINAMI. En ese centro estuvimos dos años trabajando, y pudimos conocer a muchísimas personas de distintos lugares que se preocupan por ayudar a los demás.

A medida que van creciendo las experiencias, conoces a más personas y te llegan más propuestas de proyectos de cualquier lado del país. Ahora, gracias a la página web IC, recibimos proyectos de Mérida, Maracaibo, Valencia, Maracay, entre otros. Lo importante es hacer el primer enlace de contacto, luego hacer un diagnóstico de necesidades, y por último crear el programa que permitirá impulsarlos. 

 

G.L.: ¿Cómo establecen el link entre las empresas y las comunidades?

L.P.: Nosotros tenemos un período de diagnóstico que se realiza tanto en las ONG’s como en las empresas. Eso nos permite conocer la realidad de lado y lado, y establecer la mejor forma de crear una alianza entre ellos. Una vez que se tiene claro lo que necesita cada actor, comienza la creación del programa de RSE que tiene como fin último generar un GANAR GANAR.

Es en ese punto donde entra la labor principal de Impulso Creativo siendo el intermediario entre lo que necesita la comunidad y lo que puede ofrecer la empresa. Brindamos asesoría de la inversión social, recomendamos en que perfil enfocarla, y la comunicamos a través de campañas que buscan movilizar conciencia y motivar a los demás.

 

G.L.: ¿Qué han aprendido de los diversos proyectos que emprenden?

IC 3E.M.: Hemos aprendido que no hay edad para empezar a trabajar por tu país, sobre todo si vez un poco más allá y te das cuenta de que sólo nosotros podemos mejorar nuestro alrededor. Ha sido increíble conocer a niños del 23 de Enero que tienen 6 años y saben reciclar en su comunidad, o jóvenes privados de libertad que sólo necesitaban una mano amiga que nos los viera con desprecio para empezar a mejorar su vida.

Nuestros proyectos nos han permitido movilizar nuestra conciencia, perder prejuicios, y ver desde más cerca la realidad del país. Los emprendedores que han trabajado con nosotros nos han dado a entender que hay que generar cultura, hay que reforzar valores, y hay que crear programas que no busquen sólo la foto en el periódico, sino que realmente promuevan transformaciones sociales.

 

G.L.: ¿Cómo imaginan impulso creativo en aproximadamente cinco años?

D.V.: Imaginamos a Impulso Creativo como una organización sostenible con cientos de emprendedores impulsando proyectos positivos en todo el país, y de repente en uno que otro país (risas). Nos vemos como promotores de lo positivo, comunicadores de las buenas causas, e impulsadores de una transformación social para Venezuela. 

 

G.L.: En tres palabras, ¿cómo definirían la sociedad venezolana?

Impulso Creativo: Echada pa’ lante

 

 

Café con

 

 

ICG.L.: ¿Qué le pone aroma al café de Impulso Creativo?

IC: La creatividad

G.L.: ¿Qué le amarga la vida a Impulso Creativo?

IC: Tratamos de no amargarnos, pero la mediocridad no nos gusta.

G.L.: ¿Qué le endulza la vida a Impulso Creativo?

IC: La cara de felicidad de una persona cuando se da cuenta que puede ayudar.

G.L.: En tres palabras, ¿cómo definirían Impulso Creativo?

IC: Buenos momentos entre panas, nos robamos una más (risas).

G.L.: Una anécdota para compartir con un buen café

IC: El año pasado, fuimos seleccionados entre más de 120 proyectos a nivel mundial como los ganadores de la primera edición del premio Delicious Difference, reconocimiento que entrega Kraft Foods Foundation a las organizaciones que trabajan por mejorar sus comunidades.

G.L.: Un mensaje para futuros impulsadores

IC: Es el momento de darnos cuenta cuál es nuestro rol en la sociedad, ¿qué significa esto? Saber en qué soy bueno para ayudar a los demás a través de eso.

 

 

 @MJ_Castro
(Visited 108 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras