APUNTES DE UN REVOLUCIONARIO CRÍTICO: EL PROBLEMA DE LOS APAGONES

Por Ricardo del Búfalo

@RDBufalo

 

 

 

“Chávez vive, la lucha sigue”

 

Uno como revolucionario crítico es por naturaleza investigador y antes de hablar, se informa lo suficiente para no decir tonterías. Si uno lee que desde abril las centrales eléctricas están militarizadas, entonces se pregunta ¿cómo es posible sabotear el sector eléctrico a más de la mitad del país? ¿Cómo nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana no pudo detectar la estrategia de la derecha del golpe eléctrico, si el Presidente Maduro los alertó hace cinco meses? ¿Acaso nuestros militares no están entrenados para resolver estas contingencias? ¿Acaso no sirve el armamento que le compramos a Rusia? Con tantos misiles y tantos tanques, no puede ser que sigamos con los apagones. ¿Habrá que comprar más armamento para que no se vaya la luz?

 

Ya es hora de que dejen de contratar gente que no está preparada para ese tipo de trabajo o que no sabe lo que está haciendo. Yo creo, como revolucionario crítico que soy, que hay que seguir buscando militares, pero que sepan de ingeniería. Gente realmente apta, pues.

 

No podemos seguir dejándonos sabotear. Parece un poco extraño que la derecha siempre triunfe en sus ataques y nunca haya responsables. Si el Estado está al tanto de las intenciones golpistas de la burguesía, ¿por qué siempre se deja dar el golpe? Son dudas que cualquier revolucionario crítico y preocupado tiene. Ante esta pregunta, no pueden sino surgir dos hipótesis:

 

1)     Hay caprilistas dentro del gobierno, intentándolo hacer implosionar de cualquier manera. Esta es la más grave de las hipótesis, pues indica que hay funcionarios que se hacen llamar revolucionarios, pero que no son revolucionarios de verdad verdad.

2)     Hubo una falla de mantenimiento, así que por supuesto esta no es.

 

El gobierno bolivariano, en su lucha contra la ineficiencia, heredada de los vicios capitalistas de la cuarta república, debería optar por sus soluciones habituales ante este tipo de dificultades: reforzar el compromiso eléctrico con el pueblo cambiando el himno de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, profundizar la soberanía haciendo un electroducto entre Cuba y Venezuela, almacenar energía en envases reciclables, promover el ahorro energético recogiendo todos los bombillos regalados hace unos años, entre otros.

 

No queda sino seguir impulsando el socialismo bolivariano y motivando a nuestros trabajadores a continuar sus labores patrias. Sigamos demostrando que Venezuela es una potencia energética, ecológica y coherente, con un pueblo bolivariano que respeta las distintas ideologías políticas y que no se deja engañar por la burguesía liderada por el fascista de Capriles. ¡Camaradas, sí podemos ser una potencia!

 

Ahora sí, me tengo que despedir. Tengo que trabajar antes del racionamiento de esta tarde.

(Visited 67 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras