Internet: ¿un refugio para pedófilos?

Por M. Navas

@estadovegetal_

 

 

 

La realidad de la pedofilia es lo que a cualquiera puede dejarle la piel de gallina. Para empezar es relevante conceptualizar tal término, y es que, la pedofilia consiste en la excitación o el placer sexual a través de actividades o fantasías sexuales con niños de 8 a 12 años de edad.

 

Pero sentir una atracción sexual intensa y urgente, existiendo apetito sexual y excitación por menores de 12 años no puede ser algo “sano”. Tenemos que conocer que hay diferentes tipos de pedófilos: están los pederastas, quienes abusan sexualmente de niños, en este caso el menor es usado como un objeto sexual por alguien con quien mantiene una relación de desigualdad. La diferencia es que los pedófilos se valen de persuasiones y engaños con los niños, más no son violentos con sus víctimas. Es claro: una cosa es sentir apetito sexual por los niños y otra abusar sexualmente de ellos.

 

Todos en algún momento hemos escucho en radio o televisión noticias alarmantes como sacerdotes abusando de niños, padrastros abusando de los hijos de su pareja, y es que la pregunta es… ¿Están enfermos, nacen o se hacen?

 

Los pedófilos ¿nacen o se hacen?

Es un tema que por años ha estado en un constante debate, lo alarmante es que la pedofilia es una orientación sexual con la que se nace, y es tan central como cualquier otra orientación sexual (según un estudio realizado en un centro de Adicción y Salud Mental en Canadá), no cambia a lo largo del tiempo y muchos expertos ponen en duda que esto tenga cura. ¿Cura a una orientación sexual?

 

Según Donald Findlater, un experto destacado en el tema de abuso sexual de menores, hay estudios que indican que hay más personas de las que se cree que sienten deseos sexuales por adolescentes ocasionalmente. La diferencia, es que reprimen esos deseos y no los hacen realidad.

 

Los pedófilos no consideran inapropiada su tendencia, es decir, no presentan sentimientos de culpa o vergüenza, al contrario, estos lo ven como una forma más de vivir la sexualidad humana y por lo tanto, debe ser aceptada por la sociedad con total naturalidad.

 

Las redes sociales y la pornografía infantil entrañan cada vez más a los pedófilos

Es terrorífico pero, el modus operandi de los pedófilos en las redes sociales es mediante la creación de perfiles con nombres, edad y fotos falsas. Simulan tener la misma edad de la víctima para ganar su confianza. Los perfiles públicos de redes sociales permiten que estas personas obtengan una mayor información, acercándolos cada vez más a su presa.

 

Cerca de 750.000 pedófilos circulan a diario en internet, en busca de pornografía infantil. FIA es un programa de software que trabaja con algoritmos capaces de detectar imágenes pornográficas en las que participen menores, este programa ha sido facilitado a las autoridades latinoamericanas.

 

¿Qué se está haciendo al respecto?

La empresa creadora de FIA, NetClean, está trabajando en conjunto con Microsoft y Google para desarrollar programas similares.

 

Por su parte, Google aportó 5 millones de dólares para esta lucha. Dinero que será distribuido en organizaciones en Estados Unidos, Canadá, Europa, Australia y Latinoamérica.

 

No cabe duda sobre la necesidad que cada vez se hace más grande de buscar nuevas respuestas a esta amenaza. Es monstruoso: estamos hablando de softwares especiales en los que es posible realizar todo tipo de actividades ilegales, desde comprar drogas, contactar delincuentes y descargar vídeos abusivos de menores. El refugio perfecto para pedófilos.

 

Las estadísticas son agobiantes y el crecimiento de la pedofilia aún más. La iglesia católica tiene un papel importante en este tema y sin embargo, es un total misterio. Mientras conozcamos el peligro que acecha en algo que parece inofensivo como las redes sociales, ya estaremos tomando precauciones que nos corresponden. Una buena comunicación con hijos, hermanos sobrinos y primos podrá ser de gran ayuda para prevenir cualquier ataque.

(Visited 1.322 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras