La quinta ola y los invade cuerpos

Por Alexander Briceño

@alexandrbriceno

 

 

 

Unos minutos al principio de la película la hace prometedora ante los ojos de los espectadores, una pieza de J. Blakeson que deja mucho que desear, con un guion más plano que una hoja de papel, con personajes que no se profundizan en lo más mínimo. Sin duda una adaptación de la trilogía (aún inconclusa) de las novelas juveniles del estadounidense Rick Yancey, que por allí ya hace notar la premura para estrenar el film.

 

Esta nueva entrega para el cine se enmarca en los seriados juveniles junto a Crepúsculo, Los Juegos del Hambre, Divergente; en cada una de ellas se habla de la supervivencia de la raza humana ante la invasión de “los otros” que son más parecidos a unos moluscos inofensivos, tratan de exterminar a “los sobrevivientes” (humanos) pero sus planes son frustrados por un ser que no tiene claro si es un humano o uno de “los otros”, en compañía de la protagonista de la película y heroína Cassey Sullivan (Chloë Grace Moretz).

 

Cada ola es una catástrofe para la inofensiva raza humana, primera ola: quedarse sin electricidad y sin actividad en los vehículos automotores y electrónicos, a tal punto de casi convertirse en Amish en este sentido, segunda ola: que los mares arrasen con las ciudades e islas, tercera ola: la gripe aviar uno de los virus más letales del mundo, arrasa con casi la totalidad de la población, la cuarta ola: la invasión ultracorpórea de estas especies de moluscos que chupan el cerebro de las personas y dominan sus acciones, la quinta ola: el exterminio total de la raza humana “sobreviviente” de la mano de los más pequeños de la casa siendo engañados por “los otros”.

 

Una historia de amor muy previsible, a tal punto de reír pero por lo absurdo de las situaciones dramáticas, que si bien los guionistas intentaron de todos los modos salvar la película de esta caída en picada y libre, no lo lograron, no pudieron profundizar más los personajes, y quizás la poca experiencia del director Blakeson no ayudó a que los actores lograran algo más allá que es lo que espera la gente. Chloë Grace Moretz es de quien mejor se puede hablar, en todos los aspectos hizo lo posible por relucir y sí lo logró, más no salvó la película.

 

La serie de eventos apocalípticos en estos tiempos se deben llevar con cuidado, y aún más, cuando en las anteriores nada se ha cumplido, esta entrega de Blakeson no aporta nada nuevo, nada revelador, nada sorprendente para que una persona adulto contemporáneo se mantenga despierto después del minuto 10 del largometraje. Si bien el film comienza con aires prometedores gracias a la crudeza de las primeras escenas, todo empieza a caer gracias a un oso de peluche, ese podría decirse que es el giro más absurdo de la historia para poder alargarla y quizás darle la “vida” que el director quería y pues no logró proporcionar, más bien fue como el comienzo del fin.

 

Esta segunda película realizada por J. Blakeson no lo ayuda mucho para que en una próxima oportunidad lo dejen a cargo del inicio de un seriado para la pantalla grande, esta película solo le puede gustar a alguien que se fascine por la nada que dejan los diálogos, al final de todo el largometraje los guionistas intentan un giro inesperadamente previsible, con la introducción de un triángulo amoroso muy cliché para así, dar paso al avistamiento de una futura secuela de este metraje de ciencia ficción.

 

La quinta ola

Dirección: J. Blakeson.

Intérpretes: Chloë Grace Moretz, Nick Robinson, Liev Schreiber.

Género: ciencia-ficción. EE UU, 2016.

Duración: 112 minutos.

(Visited 461 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras