EE.UU.: Entre el comunismo y el populismo

0 EEUU-comunismo-.populismo (2)

Muchos en este extremo del continente podemos llegar a desconocer la realidad que hoy preocupa a una gran cantidad de estadounidenses. Las raíces de una izquierda profundamente radical de la cual se ha advertido por más de 50 años, han ganado control de la nación, en las manos de un Partido Demócrata que a través de sus políticas ha debilitado a los Estados Unidos en diversas áreas; El problema es grave, y está lejos de cualquier control por parte de una administración complaciente, mucho más complaciente de lo que pueda llegar a imaginarse.

 

El comunismo en los Estados Unidos

A finales de la segunda guerra mundial, y estando EE.UU. y Rusia en condición de aliados estratégicos con el fin de derrotar a Alemania, se despertó en territorio americano un sentimiento comunista que llevó incluso a miles de estadounidenses a inscribirse en el Partido Comunista. Ésta realidad llevó los ideales del atraso y la miseria al corazón de una porción de la sociedad, y todo esto influyó a la creación de sindicatos que se alzaban en pro de la defensa de los derechos de los trabajadores de diversas industrias, y que llegó incluso a la industria cinematográfica si tomamos en cuenta el famoso caso de “Los diez de Hollywood”, un grupo de comunistas, autodenominados defensores de los trabajadores, que posteriormente serían perseguidos por el Senado y sacados de sus labores.

 

Semejanzas entre el socialismo y el comunismo en América

El socialismo y el comunismo son fundamentalmente lo mismo. Ambos buscan centralizar el gobierno, tener control de la producción, y estar siempre por encima de los poseedores de empresas individuales. En su búsqueda por centralizar la planificación y el control de los estados, hacen parecer que los gobiernos son más poderosos y controladores de lo que se supone que deberían ser, cuando en realidad simplemente los hacen susceptibles y vulnerables ante la corrupción. El socialismo es considerado cómo la transición del capitalismo hacia el comunismo, en algunos casos puede considerarse como la versión menos radical e inmadura de éste. Es por ello quizás el por qué de la razón por la cual muchos americanos ven con preocupación que un candidato que busca la nominación por el partido demócrata como Bernie Sanders, diga ser un socialista, y pues bien, muchos comunistas se han llamado así mismos como socialistas en varias ocasiones, y el problema en general es que tiene mucho más apoyo al llamarse de esa manera, lo cual revela cuan peligrosa e ignorante puede llegar a ser una importante porción de los americanos.

La amenaza populista de Donald Trump

0 EEUU-comunismo-.populismo (3)En mi opinión la candidatura de Donald Trump no representa más que una basura llena de contradicciones y odio. Con un discurso demagógico que escandaliza a los liberales, el magnate parecía no ser tomado en serio cuando decidió iniciar su carrera para ganar la nominación republicana, pero tras sus importantes victorias y en la medida que continúa ganando delegados a nivel nacional, representa una amenaza que ya resulta preocupante para muchos. Su discurso no es ni conservador y mucho menos republicano, representa un proyecto que busca acentuar la derecha a través de un sacudón violento al sistema político estadounidense, que podría ser más violento de lo necesario. Otra situación preocupante es la violencia desencadenada que se ha visto en los eventos que apoyan su candidatura, el propio candidato ha llamado a hacer revueltas si no le consienten ser nominado, para muchos republicanos es una actitud fuera de lugar para alguien que quiere ser presidente, permitir que la frustración y enojo de los americanos, se traduzca en más frustración y más enojo, que sin lugar a dudas derivará en violencia y en hechos lamentables que hacen parecer al Partido Republicano como un promotor de acciones tercermundistas.

A medida que se hacen más evidentes los espacios que gana el empresario, se rumora que existe ya un acercamiento por parte de Marco Rubio y Ted Cruz teniendo como objetivo salvar los ideales del partido y no permitir que Donald Trump sea nominado. Una victoria y la posible nominación de Trump, significaría seguramente una fractura dentro del partido y un daño irreparable al movimiento conservador que lo representa.

La convención abierta, el último aliento republicano

La opción que parecería la más fiable para no permitir la nominación de Donald Trump es la de la Convención abierta. Se trata de una opción que no depende del propio partido, sino de los votantes. Todo esto sería posible de existir una coalición que frene la posibilidad de que Trump llegue al número mágico de 1237 delegados para poder obtener la nominación, pues de no llegar a ésta antes de la primera quincena de Junio se abriría la opción de que el partido pueda trabajar a favor de otro candidato y luchar para que el magnate no sea nominado.

Pese a que parece la única alternativa republicana en pro de defender sus ideales, dentro de esta convención los escenarios no dejan de ser impredecibles, los delegados tendrían que votar por el candidato que apoyan y si no llega ninguno a los 1237 necesarios, se procedería a realizar una nueva votación. En esta segunda votación los delegados tendrían la libertad de votar por quién quieran y ahí podría entrar cualquier nombre. Se habla incluso de que no solamente podríamos estar hablando de Marco Rubio o Ted Cruz, sino también de nombres que apuntarían más a la sorpresa como Michael Bloomberg o John Kasich. Pese a todo esto creo que podríamos descartar a Ted Cruz puesto que a mi juicio no representa una opción que satisfaga a las bases del partido, se aleja del ala radical y no tiene ninguna opción frente a Kasich que obtuvo una importante victoria en Ohio.

Mi gallo era Marco Rubio

marco rubioComo católico, latino y reconociendo los verdaderos ideales liberales del partido republicano, mi mejor opción a la presidencia desde el primer momento fue el Senador Marco Rubio. Es lamentable que el “establishment” del partido fuese incapaz de reconocer las fortalezas y grandes cualidades de éste joven sino hasta después de la retirada de la candidatura fracasada de Jeb Bush. Para nadie es un secreto el hecho de que de no haber retirado su aspiración y haber resultado cómo ganador de la nominación republicana, la candidatura de Marco Rubio podría haber llegado a un sector más amplio del electorado en líneas generales.

Muchos apuntan a que no supo esperar su oportunidad, otros aseveran que fue culpa de una campaña belicosa y sucia por parte de los demás candidatos, la verdadera realidad apunta a que los moderados dividieron su intención de voto y perjudicaron dándole su primera derrota política a un joven acostumbrado a triunfar contra todo pronóstico. Una pregunta que sería también importante es lo que pasaría con los votantes del Senador, para lo que debemos tener claro que Trump solamente demostrará que es la mejor opción para el partido y para el país si logra conseguir los delegados de Rubio, pero los votantes de éste no son muy partidarios a votar por el magnate, y es donde Ted Cruz se convierte en la posibilidad de una convención abierta y debería ser él mismo quien invite a los votantes de Rubio a sumarse a su proyecto y evitar la nominación de Donald Trump.

 

Obama y su viaje a Cuba

En este tema debo estar totalmente de acuerdo con la posición que ha tomado el partido republicano, la visita de Obama a Cuba a mi juicio es la más vergonzosa en sus casi 8 años de administración. Con esta visita y la toma de medidas económicas para permitir el mercado de dólares en la isla, el actual presidente de los Estados Unidos da legitimidad  y dinero a un régimen que siempre ha tenido una postura antiestadounidense, que apoya al narco régimen venezolano y a otras dictaduras a nivel mundial que atentan contra la seguridad, crecimiento y fortalecimiento del continente. La doble moral del presidente es descarada, pues dormirá en hoteles costosos y cederá espacios de su seguridad a militares cubanos que han sido catalogados y demandados como asesinos y represores brutales. No podría estar más a favor de la declaración del Senador Marco Rubio en la que afirmo que “la visita de Obama a Cuba va a terminar con presenciar un partido de beisbol pues es de esta manera como el presidente ha visto las relaciones diplomáticas con el país, cómo un juego”, y debemos estar claros de que en éste juego, las de perder las tienen los estadounidenses y todo el continente. Creo firmemente que los esfuerzos de Obama no deberían estar direccionados en abrazar a sus enemigos comunistas, sino en fortalecer las relaciones con países que verdaderamente estén dispuestos a no tener un doble discurso frente a los intereses y los destinos de la realidad occidental.

 

Hillary se afianza… por desgracia

Sin un oponente claro, y teniendo como más cercano al peor gallo republicano como podría serlo Donald Trump, todo parecería indicar que Clinton podría ser la elegida para continuar con el legado de Obama, seguir construyendo un país debilitando su imagen y su cimientos económicos, sociales y políticos. Veo con preocupación como la casi segura candidata demócrata, en enero pasado negó vehementemente ser socialista, pero fue incapaz de contestar cual era la diferencia entre un socialista y un demócrata. La propia candidata se ha catalogado así misma como una demócrata progresista, pero en lo personal debo cuestionar ese progreso, por razones que la últimamente desastrosa administración de Obama podría explicar por sí sola.

Las cartas en EE.UU. están echadas, quisiera poder inclinarme por alguna de las opciones que se presentan en el panorama, pero cada vez se convierte en una contienda aburrida y con poco que ofrecer más que hipocresía y demagogia frente a las verdaderas necesidades de los estadounidenses, y las propias necesidades que deben ser atendidas en el continente, entre ellas… la situación en el país de este noble servidor, Venezuela. Donald Trump no puede ser presidente, eso está claro, por ello el papel de Ted Cruz y el Senador Marco Rubio será determinante para lograr frenar sus aspiraciones y poder consolidar una candidatura republicana que no permita que el comunismo se apodere de los destinos de su país, en la figura del Partido Demócrata.

Antonio Andrade
(Visited 352 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras