El desvío

desvio

Y de repente, cuando las señales indicaban un cambio de rumbo –con algunas aspiraciones de ser cierto- se anuncia un desvío, que probablemente nos haga retornar al punto de inicio.

La salida constitucional, pacífica y electoral se está armando a la medida de una institucionalidad constituida, desde el paradigma del “esto es lo que hay“, con unos argumentos más o menos ciertos, pero sin la fuerza necesaria para imponer a la mayoría que no quiere desvíos sino auténtico cambio.

Firmar y votar es imprescindible, pero no son el objetivo. El objetivo es el cambio.

Firmar y votar ya lo hemos hecho. Cumplir a rajatabla cada norma sobrevenida también lo hemos hecho. Ganar, también lo hemos hecho.

Necesitamos entonces, potenciar el cambio desde la exigencia creíble, desde una plataforma que sea coherente con la ambición de la propuesta.

El cambio no se consigue haciendo lo mismo de siempre. El cambio no se apoderará de la conciencia del venezolano si la fórmula a aplicar a es la que se ha aplicado siempre. Se hace necesario y urgente revitalizar las acciones, desde un punto de vista creativo, firme, inspirador.

Las prácticas ancestrales de motivación política languidecen frente a la realidad que destruye a los venezolanos. La venta de esperanza se evapora, porque la ilusión no se materializa nunca, y lo único que se vislumbra es el retorno al punto de inicio: una diatriba electoral, una convocatoria y un día muy largo de ejercicio cívico, para luego amanecer en el mismo punto.

Quizá con el paso de los días, el desvío momentáneo, en función de una de las propuestas de salida constitucional, pacífica y electoral, recupere la vía hacia la propuesta de cambio nacional.

Ojalá que mientras se está en lo sinuoso y escarpado de ese desvío, la libre roja, no aproveche para tomar aire y avanzar en sus acostumbradas maniobras.

En el desgaste, quienes se acostumbraron a ejercer la desesperanza aprendida, tienen las de perder, y en ese sentido, el tiempo es un enemigo muy peligroso.

Se dice que el cambio está activado, Dios quiera que no nos topemos con más desvíos en el camino.

Alfredo Yánez Mondragón
Últimas entradas de Alfredo Yánez Mondragón (ver todo)
(Visited 149 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras