La lista Clapscon

El día viernes 10 de junio la presidenta del CNE Tibisay Lucena dio una rueda de prensa dando a conocer los resultados de la primera etapa del Referendo Revocatorio que consiste en reunir el 1% del padrón electoral en cada una de las entidades federales del país, en eso tardaron 40 días, algunos más de lo que preveía la normativa  que corresponde a esta fase, entre otras cosas mencionó que hubo 605.727 registros anulados por diversas razones, desde errores de escritura hasta casillas vacías. Pero el problema viene a darse con una modalidad que se denomina “etapa de arrepentimiento” que no aparecen en el reglamento del CNE aunque ya se había utilizado en 2004 contra el fallecido presidente, la cual consiste en la posibilidad de “retirar” sus firmas por medio de una planilla que tiene que imprimir desde la página y llevarla entre el 13 y 17 .

Para los que no recuerdan que fue la lista Tascón, fue una recolección de firmas de 2003 y 2004 para la renuncia del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, petición que condujo en definitiva al referéndum revocatorio de 2004, que falló en contra de los firmantes. Antes y luego del referéndum hubo acusaciones de que la lista fue usada por el gobierno para discriminar a los opositores, luego de que fuera publicada en internet por el diputado Luis Tascón como parte de la verificación de las firmas. Además el gobierno afirmó que algunas organizaciones privadas la estaban usando para discriminar en favor de los peticionarios.

El quid del asunto viene estando en que el CNE publicó en línea los datos de las personas que firmaron a favor del revocatorio, y eso hay que analizarlo a la luz de varios acontecimientos que se han venido observando en los últimos días y que coinciden con el retraso del CNE para pronunciarse al respecto.

En primer lugar la creación de los CLAPS (Comités Locales de Abastecimiento y Producción), que básicamente es una estructura política partidista con la cual el gobierno/PSUV de manera discrecional repartirán la mayor parte del alimento regulado que a modo de coacción, a pesar que el gobierno habla de una “ofensiva” contra la supuesta guerra económica que como dijo Luis Vicente León “es la única guerra que se ha inventado y que se pierde en la historia de la humanidad”. No se puede entender cuál es la necesidad del gobierno en impulsar una propuesta que es tan impopular y más con todos los hechos de violencia que se han visto a diario a lo largo y ancho de Venezuela, a menos que sea en base a una estrategia para infundir miedo y zozobra en la población para poder evitar cualquier proceso electoral que inevitablemente terminaría en una derrota aparatosa para el gobierno y el chavismo ya que como ideología tardaría mucho tiempo en recuperarse y mientras más pase el tiempo más impacto negativo tendrá dentro de la sociedad venezolana incluso con el riesgo de quedar relegados en la historia como lo más nefasto que le ha pasado a Venezuela, como para Alemania el nazismo.

El gobierno/PSUV abrieron las puertas para una segunda lista Tascón, con la variante que adicionalmente que van a presionar a los empleados públicos que salgan firmando en la página del CNE con que vayan y se “arrepientan” para ser excluidos del proceso, y esto se fue haciendo agenda política desde hace 2 meses para acá en donde el discurso oficialista ha sido que cualquiera que salga firmando en esa lista no debería estar en puestos ministeriales. Por otro lado y lo que es aún más preocupante es la capacidad de excluir a personas particulares de recibir alimento por parte de los CLAPS; estas dos áreas de acción del gobierno violan abiertamente derechos humanos, por lo cual el gobierno necesita tratar de mantener la imagen demócrata con personas como Samper , Torrijos y en cierta manera Zapatero para poder lograr demorar cualquier proceso referendario , incluso de votación directa como serían los próximos comicios de alcaldes y gobernadores.

El otro problema vendría en la verificación de firmas, en donde por cada entidad tienen que obtener mínimo 1% de cada entidad para pasar al siguiente paso. El gran problema está en que hay entidades en donde las firmas fueron bastante ajustadas a lo necesario (1%) como son Amazonas y Delta Amacuro, por lo cual el gobierno va a enfocarse en minar esos dos Estados buscando lograr que se “arrepientan” utilizando la lista “clapscon”, y además de eso, Tibisay Lucena advirtió que cualquier perturbación a la tranquilidad o violencia en las inmediaciones del CNE iba a concurrir en pausa del proceso hasta tanto no se reestablezca la calma… las dos preguntas que me vienen a la mente serían.

1.-De ocurrir que grupos violentos afectos al chavismo buscan violencia ¿Los lapsos se van corriendo junto a las pausas o simplemente terminan obligatoriamente el 24 de junio haciendo que no se logre el % estipulado?

2.- ¿Qué tanto se recrudecerá la violencia interna y la presión internacional por estas medidas que está promoviendo el CNE?

De verdad pienso que el gobierno está jugándose todo a resistir, junto a represión, intimidación y discrecionalidad a la hora de obtener insumos, pero creo que no está midiendo bien las implicaciones que tiene esta postura para la Venezuela de hoy. En fin todo se terminará derivando de cuanta presión sienta el gobierno para dialogar y dejar que se vaya dando en RR antes de final de año ya que sin una válvula de drenaje social, las condiciones del país se deteriorarán cada vez más rápido con resultados que no se pueden calcular y teniendo en cuenta que sin respuestas y soluciones para un pueblo que cada día está más desesperado por las condiciones actuales ¿cómo contener, anestesiar, regular, administrar el grave deterioro económico-social y las protestas (+ motines de hambre)…

La suerte está echada y como en juegos del hambre “may the odds be ever in your favor”

(Visited 319 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras