Educar a mejores seres humanos es construir un mejor país

new-piktochart_block_1 (1)

El propósito general de la educación es convertir espejos en ventanas.

Sydney J. Harris

Actualmente es muy difícil –diría que hasta imposible- pensar en un ámbito en el que Venezuela no esté en crisis, sin embargo si los problemas se piensan con mayor profundidad diría que la reflexión y solución a la mayoría de ellos podría dirigirse hacia una única (o más importante) meta: educar. En Guayoyo en Letras tuvimos la oportunidad de hablar con Erly Ruiz, profesor universitario de la Universidad Central de Venezuela, y con Eduardo Lovera, Consejero Universitario de la misma casa de estudio. La conversación gira en torno a las propuestas que pueden y deben hacerse para mejorar la educación universitaria en el país, pues consideramos la educación como el principal instrumento para generar un cambio.

 

Contexto actual de la Educación Superior

La situación universitaria en Venezuela ha venido poco a poco en decadencia, los problemas por el presupuesto, la delincuencia y la corrupción han afectado profundamente la calidad educativa y además la calidad de vida tanto de estudiantes como de profesores. La universidad ha perdido su lógica, ya no es vista como un hogar para el estudio sino que es ahora entendida como un lugar de tránsito, de paso; porque sencillamente las condiciones físicas e instrumentales no permiten habitarla sino transitarla.

Para plantear soluciones es necesario entender las problemáticas, en este sentido es importante preguntar ¿Cuáles son los principales problemas del sistema educativo universitario del país?

El representante estudiantil expresa que hay dos vertientes fundamentales: “la primera, el tema de los recursos, que más allá de que suene repetitivo es una realidad, sin presupuesto no podemos tener un buen sistema educativo. La segunda, es el tema de la voluntad para resolver los problemas o avocarse a generar mejores soluciones en las universidades”, a lo que agrega que dichas soluciones no deben plantearse sólo desde “el Gobierno sino también desde el rectorado, las distintas dependencias, las escuelas, los decanatos, etc.”.

Por su parte, el profesor Ruiz comenta que el problema fundamental es que se visualiza a la universidad sólo como un medio para convertirse en profesional, por lo que ésta: “pasa a ser un sitio de trámite para poder acceder a ese mundo laboral, a esa salida profesional; en ese sentido es una educación técnica, es una educación para un ‘puesto’, y no la formación humana e integral que debería tener el sistema educativo”, expresó Erly. Esta situación se agudiza con la situación actual ya que: “ser profesional perdió sentido. Lo importante – en Venezuela- es sobrevivir, y en medida de sobrevivir,  la universidad -en esa función corta que tenía- ahora está mucho peor”, expuso el profesor.

 

Principales reivindicaciones

Todos tenemos el derecho y el deber de exigir la mejora de nuestra actual condición universitaria. Más allá de las muchas y profundas problemáticas que se pueden mencionar, es también importante discutir el tema de las reivindicaciones, pues son la base para construir propuestas y para la resolución de los grandes problemas.

Si bien el tema del presupuesto es el que más hace ruido, hay que tener en cuenta que no es lo único que se necesita para mejorar, es apenas una solución superficial. Así pues, los entrevistados plantearon otras demandas importantes dentro del ámbito académico:

Para Erly Ruiz, la principal reivindicación es desarrollar una enseñanza en pro de la formación integral del ser humano. Por su parte, Eduardo Lovera expresa que una reivindicación fundamental debe ser la actualización de los pensum, programas y carreras, pues muchas siguen siendo las mismas de hace 30 años.

 

Propuestas

Como preámbulo, es importante traer al debate las ideas del educador Paulo Freire, quien planteaba que la educación puede ser una herramienta para la liberación, una vía para el cambio, para la libertad. Y esta Educación es una educación que concibe la idea de un hombre-sujeto más allá de un hombre-objeto. Por tanto la transformación social puede y podrá lograrse educando para la libertad. ¿De qué manera? Noam Chomsky lo expresa: “el objetivo consiste en que el estudiante adquiera la capacidad para inquirir, para crear, para innovar, para desafiar: eso es la educación.”. Como manifiesta el profesor Erly: “Yo creo que el mejor aporte que puede hacer un profesor universitario no es iluminar a través de lo que él conoce, sino lograr que cada estudiante pueda concebir su propia potencia creativa”.

Construir a mejores seres humanos es construir un mejor país. En este orden de ideas Lovera comenta: Creer en lo que hacemos y promover que desde la academia se toque y se dé solución a los problemas que existen hoy en Venezuela. Es ese el deber de las universidades, profesores, estudiantes. etc., abordar los problemas y en conjunto buscar soluciones, y que estas sean tomadas en cuenta por los Gobiernos de turno.

 

Guayoyo en letras: En el caso hipotético de ser Ministro de Educación Superior ¿Cuál sería su primer objetivo?

Erly Ruiz: Si yo fuese Ministro lo primero que haría es recortar toda esa planta de profesores temporales ¿cómo? con una asignación de presupuestos abriría toda esa partida por concursos de oposición y así me aseguraría que todos los profesores han sido evaluados al menos por sus colegas. Y agrega: tenemos ahora a muchos sabios diletantes, especialistas, que en mi opinión están ahí para llenar su curriculum y decir que son profesores universitarios, pero yo no considero que lo sean.

 

Eduardo Lovera: promover que las universidades sean autosustentables, que generen ingresos –claro, aplicando mecanismos eficientes de contraloría, para evitar la corrupción, etc-; promover que se discuta la nueva ley de universidades, que eso es algo que este Gobierno no ha hecho; y proponer el tema de la actualización curricular y tecnológica de las universidades.

 

G.L: ¿Qué plantearía usted para mejorar la calidad de la educación venezolana?

Lovera: La propuesta es aumentar el presupuesto que se otorga al tema de la educación universitaria, y que esas mejoras no se vean reflejadas en construir mejores universidades y ya –o sea masificar la educación y ya- sino mejorar la calidad de las universidades.

 

Ruiz: Toda la formación universitaria ocurre de una manera individual, así que yo creo que debemos repensar la universidad más allá de los conocimientos de tipo individual-técnico  y tratar de hacerlo de una manera más colectiva. La universidad tiene que salir de su claustro y tiene que a acercarse a otros espacios, donde pueda concebirse que la educación y que la vida universitaria no es sólo ir a aprender para el trabajo sino formarse humanísticamente con los demás.

new-piktochart_block_1

Si bien todas estas ideas parecen un poco abstractas e ideales, son necesarias para la construcción de una educación que forme a seres humanos capaces de pensar por sí mismos, que creen y recreen las condiciones necesarias para un mejor país. La educación es la base de todo ser humano, por ello educar para la libertad es el primer paso para concretar el cambio.

Es fundamental pensar en la transformación del sistema universitario hacia una lógica más humanizada y colectiva, que se sensibilice frente a las problemáticas sociales que nos acontecen.

¿Cuál es el papel de los estudiantes en este contexto?

“Es responsabilidad de los estudiantes defender todos los derechos que a lo largo del tiempo se han conquistado y a su vez ir conquistando más espacios y más derechos que perduren, que no sólo beneficien a los que hoy estamos estudiando sino a quienes en algún momento lo harán”, expresa Lovera.

 

¿Cuál es el mayor y mejor aporte que puede hacer un profesor universitario? “Para mejorar como país, algo que podemos hacer es regresarle a la universidad la educación gratuita que nos dio. Educación gratuita que se puede generar a través de electivas, a través de talleres y conferencias”, dice Ruiz.

Anyelmary Fassano
(Visited 527 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras