Expertos señalan que el presupuesto supera estándares normales
Misión Barrio Adentro: Migajas de salud creada con fines políticos

barrio-adentro-jpg_1718483346

El declive del sector salud en Venezuela es cada vez más deprimente, el afán del Gobierno de turno por disfrazar la realidad actual es cada vez mayor. Con el reciente relanzamiento de la Misión Barrio Adentro, lejos de proponer soluciones concretas y palpables se recurre a planteamientos transitorios, que sólo disimulan lo inevitable: el desplome de este pilar fundamental para la sociedad venezolana.

En esta oportunidad, Guayoyo en Letras tuvo la oportunidad de entrevistar al profesor Jorge Díaz Polanco, sociólogo e investigador del Centro de Estudios del Desarrollo (CENDES-UCV) de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y miembro del Observatorio Venezolano de la Salud (OVS) desde el 2008.

A inicios del mes de septiembre, se anunció el relanzamiento de la Misión Barrio Adentro, programa social de salud creado en 2003. Se estima que a partir de ahora, el personal de atención funcione con un médico cubano y que los ambulatorios posean nueva infraestructura en las barriadas populares. El nuevo proyecto fue denominado Barrio Adentro 100%,y busca aumentar las cifras de dispensarios del país de 7 mil a 14 mil.

diaz-polanco

Guayoyo en Letras: ¿Por qué considera que la Misión Barrio Adentro no es un sistema de salud eficiente?

Jorge Díaz PolancoEn primer lugar, eso no es un sistema. Un sistema es un conjunto de partes entre sí, con reglas que funcionen a cabalidad. Y si funcionara, estaría en otras condiciones en cuanto a salud se refiere.

Hay otro conjunto de instituciones, que antes formaban un sistema, pero que fue desmembrado por este régimen político y ahora no cumple ninguna función porque no tienen con que prestar servicio. Sin embargo, sigue siendo la red más demandada por el pueblo.

G.L: ¿A qué cree usted que se deba la preferencia del pueblo?

J. D. P: A varias cosas, en primer lugar hay una vieja tradición en nuestra forma de usar los servicios, los venezolanos pensamos que los mejores recursos,tanto médicos, como profesionales, se encuentran en los hospitales y ambulatorios. Y obviamente eso no es verdad, ya sea porque no brindan un buen funcionamiento o porque no están en condiciones de prestar servicio de calidad a los pacientes.

En segundo lugar, actualmente estamos en una situación de emergencia y en la mayoría de las ocasiones esos centros están cerrados o no hay médicos, porque se fueron a buscar oportunidad en otros países, entonces la explotación a la que se someten los doctores cubanos es similar a la situación del resto de los ciudadanos: reciben salarios míseros.

G.L: ¿Cree que la Misión Barrio Adentro puede satisfacer la demanda de salud de pacientes en todo el país?

J. D. P: Estoy absolutamente convencido de que NO, porque en las dos veces que se ha intentado, los resultados han sido paupérrimos y lo que se ha hecho realmente es invertir más recursos financieros, sin objetivos claves y sin el apoyo de una política de salud honesta. Es tirar harina en un saco roto.

Además, es una forma abusiva traer médicos cubanos al país si el propósito no está fundamentado en la salud de los menos favorecidos, es un plan de manipulación político implementado por este régimen que también margina a los especialistas venezolanos.

Por otra parte, los medicamentos e insumos que recetan, no tienen ninguna certificación de calidad y lo peor del caso, es que la mayoría de la gente está al tanto y aun así los consumen.

G.L: ¿Qué aspectos considera que faltan por mejorar en la Misión Barrio Adentro, de modo que opere de una manera eficiente y que esté al alcance toda la población venezolana?

J. D. P: Lo primero, es que debe definirse cuál es el lugar de esta red en un sistema de salud, lo más conveniente es que Barrio Adentro se convierta exclusivamente en la red primaria de atención y que se olvide de hacer negocios como los políticos.Debe concentrarse en lo realmente importante, brindar atención a las problemáticas de la población, eso requiere tres cosas:

  • Una política definida que no existe, porque la corrupción que hay allí es ENORME.
  • Una decisión política que asigne recursos y prepare personal de alta calidad.
  • Garantizar a todo el equipo excelentes condiciones de trabajo, que en estos momentos no son las más óptimas y si se logran serán a largo plazo.

G.L: ¿A qué cree que se deba el declive del sector salud durante las últimas décadas?

J. D. P: En realidad este no es un problema nuevo, se ha agudizado desde la década de los 70 y lejos de mejorar ha empeorado de una manera drástica. Pero todo eso radica, en que no hay una legislación que estipule políticas acertadas, porque estamos en un pueblo sin ley. Por ejemplo, en oportunidades los médicos están en plena cirugía en un pabellón y vienen unos delincuentes y los caen a tiros, eso genera que predomine un caos total.

G.L: ¿Es posible que con el presupuesto de este año se satisfagan las necesidades básicas de salubridad de los venezolanos?

J. D. P: El presupuesto de salud en Venezuela históricamente ha sido una miseria, nunca ha pasado del 1,9% del Producto Interno Bruto (PIB), cuando en América Latina los países gastan en promedio 4 y 5%. Sin embargo, a partir del 2003 al iniciar la Misión Barrio Adentro comenzó a crecer el presupuesto de una manera abismal y según economistas pudo haber llegado al 5%.

Lo paradójico es que mientras más dinero hubo menos cosas se hicieron ¿la razón? el ámbito de salud se definió como un espacio de lucro, corrupción e ineficiencia por parte del Gobierno.

¿Cómo es posible que en este momento existan más de 200 mil casos de malaria en el país? Y que de paso amenaces a países como: Colombia, Brasil y Surinam como responsables del foco de infecciones. Esas son cosas que no ocurrían hace muchos años, hemos regresado a los años 40, cuando había epidemias de fiebre amarilla y gripe tifoidea, una situación catastrófica.

Todo eso se relaciona con el presupuesto anual de salud, porque nuevamente llegó a niveles paupérrimos del 1 o 2%. La estimación que se hace de la inversión de Barrio Adentro desde 2003 hasta el 2014 fue cercade 40 mil millones de dólares, esa cantidad hubiese bastado para hacer una reforma absoluta y eficiente

G.L: ¿Expertos y sociólogos señalan que el objetivo de Barrio Adentro siempre ha sido coadyuvar a los más desfavorecidos para obtener garantías políticas, que opina usted al respecto?

J. D. P: Se creó con fines políticos y algo muy cruel, que es decirles a los más desfavorecidos aquí tienen estas migajas de salud, en definitiva, una medicina para pobres.

G.L: ¿Cuáles son las propuestas que sugiere aplicar para el sector salud este año?

J. D. P: Lo primero que hay que hacer, es un cambio URGENTE de Gobierno, en segundo lugar, un cambio en el Ministerio de Salud, que debe dedicarse a crear un organismo técnico-profesional ampliamente competente para ser un líder político en materia de salubridad, es decir reducir su tamaño y dejar de prestar servicios, pasar esas competencias al Estado y continuar con el proceso de centralización que se había iniciado en 1989.

Adicionalmente, crear y fortalecer la red primaria de atención con los ambulatorios, integrarla y dotarla del personal altamente calificado, con los mejores salarios y condiciones de trabajo, porque esa es la gente que más trabaja.

barrio_adentro

Créditos: Sergio Carrascal

Fuente: profesor Jorge Díaz Polanco

Sergio Carrascal
(Visited 438 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras