Freddie Mercury: individualidad voz y legado que resuena hasta nuestros días

 Su carisma explosiva lo distinguía en el escenario, abajo era más bien tímido

Su carisma explosiva lo distinguía en el escenario, abajo era más bien tímido

El 24 de noviembre de 1991 se apagó la  vida de Farrokh Bulsara, apenas  habían transcurrido unas horas desde que lo anunciara públicamente, sobre un escenario con otro nombre. Se plantó frente al micrófono bajo la luz de los reflectores  y habló a la multitud allí reunida: “deseo confirmar que soy VIH positivo y tengo sida”, horas después Freddie Mercury pereció a causa de una neumonía.

Desde su infancia  en Zanzíbar, Bulsara nadó en  las aguas del cambio: dejó Tanzania cuando partió a un colegio de la India y desde allí se fue  a Londres donde estudió arte y diseño gráfico. Aquellos días,  le dieron   una larga melena negra que ondearía al ritmo de sus primeros pasos en la escena  Británica.

Nutrido por la influencia de artistas como Jimmy Hendrix y Elvis Presley, comenzó a plantearse la posibilidad de emprender una carrera musical, de hecho, fue Jaillhouse Rock  la  canción escogida para debutar con el grupo IBEX  en 1969.

Empeñado en llevar la voz cantante, aquel muchacho venido de la India ejerció  el rol de líder con toda naturalidad, al punto de tener  que abandonar dos grupos que se resistieron a cederle todo el control creativo. Entonces  se  reencontró con Roger Taylor y Brian May, dos viejos amigos que acaban de abandonar Smile, su anterior proyecto. Cubiertos la guitarra y la batería solo hacía falta conseguir un bajista, y Jhon Deacon ocupó el puesto. El Rock de los 70 escuchó entonces dos nuevos nombres: Queen y Freddie Mercury,  nada podía asegurar su  éxito. El resto es historia…  

 Desde el concepto visual hasta el sonido de la banda fueron ideados por el vocalista

Desde el concepto visual hasta el sonido de la banda fueron ideados por el vocalista

Queen marcó el regreso a los escenarios  para  tres de sus integrantes, y el ave fénix erguido sobre la ornamentada  inicial de la banda habla de ello, el resto de los elementos simbolizan el signo  zodiacal de cada uno;  un cangrejo para Brian, dos leones por  Roger y Jhon. Finalmente un par de ninfas vírgenes en representación de Freddie.

Teatralidad como sello

Mercury tomó diversos elementos presentes en la música de la época para crear  un ritmo pegadizo y vanguardista, que era una fusión de géneros y sonidos, en el que incorporó; armonías vocales inspiradas en el trabajo de The Beatles y los Beach Boys, rock clásico, música popular e incluso glam , Heavy Metal, y pop bailable.

Pronto dejaron atrás la categoría de teloneros comunes para convertirse en los protagonistas. Mic Rock, quien por muchos años seria el fotógrafo y director artístico de la banda llegó a describirlos como: “una mezcla entre Led zeppelín y Ziggy Stardust (uno de los alter egos de David Bowie). El artista colaboraría con  la banda  en la grabación del tema Under The preassure,  para Hot Space, Álbum de Queen lanzado en 1981.

Las palabras de despedida en sus últimos videos es otro eslabón que vincula a estos dos músicos. Enfermo  con cáncer de colon, Bowie  dejó en  Lazarus numerosas referencias a la muerte, poco antes de fallecer en enero de este año. Mercury hace lo propio con un tono más optimista y nostálgico en these are the days of our lives,  donde canta: “me gustaría volver a dar una vuelta en la  montaña rusa, cuando la vida era solo un juego”     

Sobre el escenario Freddie se transformaba en otra persona, desde el piano o  moviéndose en forma provocadora  y desinhibida. Su voz de tenor  entonaba desde emotivas baladas a melodías más pesadas y delirantes. El público enloquecía  mientras se pavoneaba vestido de rey o con la clásica chaqueta amarilla, sostenía el micrófono como una extensión de su miembro, o cantaba semidesnudo con una energía inspirada por su admirada liza Minelli. Cuando acababa el show era más bien tímido, reservado y modesto; le enfurecía que pensaran en los otros miembros de Queen como su acompañamiento…

Freddie ejercía una poderosa fascinación sobre su público

Freddie ejercía una poderosa fascinación sobre su público

Pese a su conocido romance con Mary Austin, durante la década de los 70 Freddie Mercury cortó su melena y se dejó crecer el bigote, tendencia habitual en el ambiente gay de la época. En 1984 apareció vestido de mujer junto al resto de la banda,  en el controvertido video musical de I want  to break free… aquello les cerró varias puertas en Estados Unidos y su mercado conservador.

Sus renovadas preferencias sexuales no disminuyeron el afecto hacia Austin, a quien le dedicó  Love  of my life, un tema de a night  at the ópera,  material  que en 1975 traería un disco de platino junto a  su himno más emblemático:   Bohemian Rhapsody.  Hacia el final de su vida, Freddy Mercury volcaría su devoción por la ópera en un nuevo álbum,  Barcelona (1988)  en colaboración con la soprano española Monserrat Caballé.

Cuando la realeza del rock visitó esta ciudad  

En el año 81 Queen arribó a Venezuela para  ofrecer dos conciertos en el Poliedro de Caracas, lamentablemente muchos se quedaron con las ganas, pues con motivo del duelo nacional decretado por el fallecimiento del entonces presidente Rómulo  Betancourt, tuvo que cancelarse la segunda presentación. Aun así,  he  aquí un par de  historias que llegan gracias al amigo de un amigo:

”Yo no fui porque tenía como 4 años relató jocoso Michel Rodríguez, pero ¡las entradas costaban 250 bolívares! Te lo digo con certeza porque llegué a tener una en mis manos…” y aunque ese primer amigo de Rodríguez, formó parte de los  desafortunados que no pudieron ver a Queen luego de la suspensión, otro de sus allegados vivió una experiencia memorable. “A Freddie Mercury le gustaba tomar Heineken… en pleno concierto va y le ofrece la mitad de su cerveza a mi amigo en el público. Él se la terminó de beber y guardó esa lata como un tesoro que luego perdió en la tragedia de Vargas”, añadió.

Alfredo Escalante,  quien en vida fue todo un referente de la locución  por difundir la escena rockera en la radio venezolana,  entrevistó en exclusiva a los miembros de Queen.

Tributos  desde la  física y la música moderna

En Dont Stop Me Now, Mercury cantaba a todo pulmón: estoy ardiendo en los cielos a doscientos grado, por eso me llaman señor Farenheit. Este  5 de septiembre, fecha en que el cantante cumpliría 70 años, La Unión Internacional Astronómica de Pequeños Planetas (IAU) decidió rendirle un homenaje al bautizar con su nombre un asteroide que orbita entre las trayectorias de Marte y Júpiter.

Brian May hizo el anuncio durante un homenaje al  vocalista de Queen. Además de sus correrías con la banda May obstentaa un doctorado en astrofísica, concedido por  el imperial College de Londres en 1969.

Hoy, a 25 años de su desaparición física la influencia de Freddie  Mercury resuena en  el estilo y  las voces de esta generación: ¿Quién no se acuerda  de  Beyonce, Briney y Pink vestidas de gladiadoras  ante un coliseo que coreaba We Will Rock You?  Los que no vieron el comercial  de Pepsi para el súper Bowl de 2004  al menos  conocen la canción…

Al igual que el tema  Radio Gaga: ¿les recuerda a alguien que ostenta la extravagancia en el escenario?, ¡en efecto!, la llamada Madre Monstruo, al igual muchos otros artistas  citó a Mercury como una inspiración e influencia.

Desde  el cine y la televisión también se ha homenajeado a Queen; los covers de Glee, el capítulo de Vynil (serie de HBO, que recrea la industria musical  de los 70) dedicado a la banda, hasta la versión de Bohemian Rahpsody, que   Brandon Urie, vocalista de Panic at the Disco, grabó para el soundtrack de Suicide Squad. Quiero destacar especialmente la interpretación acapella  de esta misma canción en la voz de 5 hermosas venezolanas, que integran la agrupación femenina Vocus. Amadas u Odiadas, estas expresiones elevan un tributo a Freddie Mercury: ¡Dios salve a la Reina!  

Kevin Melean
(Visited 551 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras