Enchufados y desconectados

enchufados

Los referentes políticos del país se encuentran en los extremos del cable que se está comiendo la población. Unos, enchufados a las mafias del poder, aferrados a la putrefacción de un sistema pestilente, insalvable, descompuestos; los otros absolutamente desconectados de la realidad, expertos en hacer cálculos, con sofisticadas ecuaciones, sin haber entendido nunca que dos más dos, siempre son cuatro.

Es el drama del venezolano, que ha visto como el corto circuito inicial se ha convertido en un apagón de grandes proporciones, y tras la oscuridad no encuentra bobinas que generen la chispa necesaria para retomar la energía.

El país, una y otra vez, ha cumplido. Se ha plantado, ha tomado la letra constitucional, se ha rebelado, ha insurgido. Pero la referencia política está ausente, cavilando métodos contundentes, procurándose mejores resultados mentales sin comprender el día a día, sin cruzar los puentes entre el dolorosísimo hoy y la minúscula posibilidad del mañana.

Que los enchufados lo apuesten todo a seguir en su lugar, so pena de que se le vuelen los tapones es apenas lógico. Es la naturaleza propia de su ser. No saben hacer otra cosa, no tienen cómo sobrevivir en una sociedad de oportunidades.

Ahora, que los desconectados insistan en su tesis del cable pelao, por miedo a quedar electrocutados, es imperdonable. Han resultado expertos en cintas aislantes, incapaces de echar a andar toda esa generación eléctrica contenida, movilizadora de energía, para iluminar a un país.

La desconexión es nefasta, porque al final, la energía contenida resuelve salir, termina por encontrar conductores, a veces inconvenientes.

Ya ha pasado otras veces, pero se nota que no se han aprendido las lecciones, y no se toman las previsiones para evitar que un corrientazo en mal momento destruya la instalación que costó años.

Dios quiera que no aparezca por ahí un todero, de esos que lo resuelven todo con un cablecito, un fusible o una resistencia de poco voltaje. Dios quiera que el país entienda que se requiere de un ingeniero electricista, altamente capacitado, con experiencia, con conocimiento para desconectar las fases erradas sin que haya una explosión y todo el circuito quede chamuscado.

Alfredo Yánez Mondragón
Últimas entradas de Alfredo Yánez Mondragón (ver todo)
(Visited 815 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras