Expediente Venezuela: segunda parte

En artículo Expediente Venezuela anterior, describí la base de sustentación de las Órdenes Ejecutivas dictadas por Trump y los instrumentos de ejecución, principalmente emanados del Departamento de Estado y el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, en los cuales se enmarcan algunas medidas dirigidas a evitar el uso de la criptomoneda imaginaria que se ha denominado “Petro” y la comercialización del “oro de sangre” y los otros producto de la minería ilegal que se desarrolla a costa del futuro de los venezolanos. El objetivo general es bloquear todo subsidio al régimen criminal tal como se hizo con los “diamantes de sangre africanos”. Paralelamente, en ejecución de la cooperación que consagra la Convención de Palermo y los procesos abiertos principalmente en el Norte y la Unión Europea, ha comenzado la cacería de los criminales venezolanos y el congelamiento de los bienes provenientes de esa corrupción.

EL RÉGIMEN DE MADURO, RIESGO A LA SEGURIDAD DE USA Y LA REGIÓN

La agresividad con la que se vislumbra la actuación internacional proviene de ciertas convicciones: 1. En esta década, la corrupción que se origina en Venezuela ha pervertido no solo la banca internacional sino que ha intoxicado la negociación de valores y activos creando perversiones en el sistema económico; 2. Gracias al control que tienen los cárteles del narcotráfico sobre el régimen rojo, Venezuela se ha convertido en la ruta sustitutiva después del acoso que se ha manifestado sobre los cárteles colombianos y mexicanos; 3. La conformación de un “Estado Forajido” constituye un esquema delincuencial transnacional que asocia a grupos terroristas y al narcotráfico; 4. El epicentro de la contaminación que sufrieron las democracias latinoamericanas durante el siglo XXI estuvo en Venezuela provocando una crisis en cadena en numerosos Estados; 5. Partiendo de la premisa anterior y las secuelas que deja la corrupción, desde un enfoque de derechos humanos, el desastre humanitario que afecta principalmente a Colombia, Ecuador, Perú y Brasil se deriva de los desplazados provenientes de Venezuela; y 5. El régimen de Maduro pretende ser la “cabeza de playa” para proseguir la beligerancia de rusos y chinos en su competencia económico-política con Estados Unidos; en su propio patio.

La lucha contra la corrupción está indisolublemente ligada al ejercicio y disfrute de los derechos humanos; y la impunidad fomenta y perpetúa los actos de corrupción. Desde Venezuela se extendió el flagelo a otras naciones del Continente y para erradicarlo hay que aislar la posibilidad de negociación del Narcoestado. Es por ello que Estados Unidos ha asumido un rol protagónico en “la coordinación con la Unión Europea” sobre la “identificación de flujos de activos destinados a corrupción y de recuperación de activos”; lo que justifica las sanciones que han sido dictadas contra Maduro y otros altos funcionarios de su régimen.

EL ROUND DE SOMBRA ECONÓMICO DEL RÉGIMEN

Pero el principal aliado en esta lucha que encabeza Trump ha sido el propio régimen de Maduro; al colocarse en el máximo nivel de exposición, por el desastre económico que ha provocado una contracción de la economía del 18%, solo en este año. La hiperinflación se prolongará todo el año 2019 y llevará a la población a niveles desesperados. La incapacidad de adquirir bienes y servicios conducirá a la hambruna a inmensos sectores que ya han superado cualquier índice de pobreza; el desabastecimiento y los precios estratosféricos producirán una tormenta perfecta.

Una deuda marcada por los artificios, incalculable, oculta en parte, dirigida a cubrir gastos superfluos y que representa el cincuenta por ciento (50%) del producto interno bruto, equivalente a setenta mil millones de dólares ($ 70.000.000.000) solo en el caso chino. Contraída en forma inconstitucional, en su componente internacional, por no haber sido aprobada la operación por la Asamblea Nacional. Cesación de pagos con los proveedores internos, emisión desaforada de bonos de deuda por ciento treinta mil millones de dólares ($ 130.000.000.000), en buena parte librados por una PDVSA con la mayor baja de producción en su historia. Y los obstáculos y límites creados por las decisiones externas se dirigen a cercar los mermados ingresos del régimen impidiéndole cualquier maniobra.

HUIDA HACIA EL FRENTE

Él que piense que un régimen autoritario con dirección totalitaria retrocedería o cedería ante la inminente debacle se equivoca. Con comunistas no hay posibilidad de diálogo o entendimiento, solo ceden ante manifestaciones de fortaleza. Si además existe el componente del narcotráfico y las mafias delincuenciales, asociados con el aparato político, nada más hay que añadir. Ellos pueden estar en trance en lo económico, es su naturaleza porque es un modelo condenado al fracaso, pero en la política siempre tratan de no perder la iniciativa y tienen especial destreza en ello.

En un régimen como el que nos oprime, todos los esfuerzos de sus personeros están dirigidos a la intimidación de los ciudadanos y al sometimiento de los factores sociales bajo un proceso de marginalización y deshumanización de la sociedad. La estrategia es simple aunque se desarrolle en forma compleja, se traduce en una palabra: dividir; y en cuanto a la institucionalidad, destruir. El éxito que han tenido en separarnos es evidente y la lesión que ha sufrido la Asamblea Nacional por los ataques constantes también les ha dado sus frutos. Se aprestan a dar el golpe de gracia a la única institución con legitimidad que queda en Venezuela y será en el mes de diciembre.

Maduro no será ilegítimo el 10 de enero de 2019. Él lo es por su origen: Primero, por las dos causales que le impedían subrogar al otro ilegítimo que sustituyó (doble nacionalidad y estar en el ejercicio de la Vicepresidencia); luego, el fraude montado en el simulacro electoral que lo pretendió consolidar en la usurpación; seguidamente, la ejecución del golpe institucional que representaron las sentencias 155 y 156 de la Sala Constitucional de 2017; finalmente, la convocatoria e instalación del parapeto comunal con pretensiones constituyentes.

Una de las sorpresas que nos deparará Maduro, a pesar de que lo niegue Diosdado (y precisamente por negarlo él), será la aprobación de un texto que elimine la Asamblea Nacional y que la sustituya por un “Congresillo de Comunas”, especie de aborto de la Asamblea Comunal Constituyente, mientras se produce la coaptación de los nuevos miembros de la institución que sea creada por la “nueva Constitución”. Y ese engendro del autoritarismo juramentaría al otro engendro del maridaje del fraude y la usurpación. La sustitución de la Asamblea Nacional pretende, entre otras estrategias, evitar una invitación a la comunidad internacional, y a Estados específicos, para intervenir directamente en la crisis humanitaria venezolana.

Los que pretenden mantenerse en la depredación de la riqueza nacional están contestes en que su única forma de subsistencia es la sustitución de Maduro para que perviva el régimen que los cobija en su seno. Pero no la tienen fácil porque el que usurpa defiende el fruto de su felonía con mayor fuerza que los gobernantes legítimos. Eso nos lleva a concluir que el desenlace de esta desgracia, si tiene algo de verdadera negociación y diálogo, será entre ellos mismos y que difícilmente podrá colarse algún factor democrático.

EL ASALTO ES INMINENTE

Tenemos que prepararnos ya para el siguiente manotazo autoritario y no esperar calmados por el desalojo manu militari del Capitolio. Los factores democráticos tienen que unirse y dar respuesta. Pronunciarse inmediatamente y con firmeza sobre la ilegitimidad de Maduro y su imposibilidad de asumir compromisos en nombre de la República, comunicar esa decisión a los Estado y toda instancia internacional, al tiempo de prepararse para solicitar la activación del mecanismo previsto en los artículos 1 (3) y 2 (4) de la Carta de la ONU; regulatorios de la promoción de derechos humanos y la solución de una crisis humanitaria, así como ante una abierta violación de la ley internacional por parte de este régimen.

Una acción que debe ejecutarse en el mismo momento en que los usurpadores se apresten a dictar el texto que pretenden constitucional y que se produzca el asalto a la única institución que aun representa al pueblo de Venezuela. Libertas quae sera tamen.

Tulio Alvarez
Últimas entradas de Tulio Alvarez (ver todo)
(Visited 807 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras