Líderes de opinión

Ilustración: Dumont. El Universal, Caracas, 02/11/1998.

El anglicismo ha contado con una extraordinaria suerte en los días que corren, ciertamente. Si se quiere, es limitado el número de «influencers» en este lado del mundo, muchos suponen que lo son y, otros, no lo esperaban, siendo demasiados lo que presumen de tales en el chat de cualesquiera aplicaciones.
Los líderes de opinión, antes, tenían por domicilio principal la prensa escrita, obligados al ejercicio de la sensatez y coherencia. Frecuentemente de oficio conocido y especializado, añadido el político,  el srticulimarcaban la pauta en el debate público.
Ahora, son otros los medios empleados. El universo digital concede un escenario inédito y múltiple que, varias veces, raya en la irracionalidad.
El líder de opinión, hoy, tiene por ventaja el reconocimiento físico inmediato de sus potenciales seguidores. Diferente al pasado, por ejemplo, puede ser un beisbolista que al dictaminar sobre un asunto político, fija un rumbo a la discusión.
La sola circunstancia de su celebridad, le concede o die concederle authoritas a las opiniones que emite el deportista que, aparte del derecho que tiene de hacerlo, llega a creer en la infalibilidad de sus bytes, aunque trate de materias que les son ajenas.  Obvio, regularmente cambia de criterio y, en lugar de los principios, cuando pisa un terreno conocido,  son los prejuicios que lo guían. Sin embargo, reclama un espacio exclusivo de sospechar de algún otro «deportivólogo».
Las redes digitales facilitan la emergencia del fenómeno y, por propia salud mental, regularmente nos abstenemos de participar en polémicas tan osadas, como maniqueas y estériles.  Estas también llevan el signo de las campañas orquestadas en la malla infinita, más de las veces deliberadas y malintencionadas.
Matices aparte, con el «influencer» ocurre algo semejante a la post-verdad que, fundada en la mentira, a lo sumo adquiere la prestancia de las falacias.  Ambas manifestaciones cuentan con una habilidad asombrosa para el diseño gráfico,  siendo la decisivo la imagen.
Luis Barragan
Últimas entradas de Luis Barragan (ver todo)
(Visited 52 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras