Kitsch de las más insólitas apetencias estéticas

La arquitectura venezolana de ya antiguos y memorables pasajes, hoy refleja la dinámica de un siglo que se dijo prometedor, tardando en llegar. Las nuevas, escasas y también  sospechosas edificaciones que se levantan en los centros urbanos, contextualizadas por una economía acorde a la consabida catástrofe humanitaria, carecen de todo destello estético, o, en todo caso, responde al gusto forzado por el régimen.

Islotes de una súbita riqueza, hay inmuebles comerciales y residenciales surgidos de la oportunidad que supondrán efímera, con un perfil eminentemente utilitario y de frecuente imitación del catálogo más cotizado de las redes digitales.  Por supuesto, alguna fibra de inspiración reportan, pero el diseño es la diligencia más rápida que se hace, a favor de una construcción que puede demorar.

Los prohombres del régimen, suelen ensamblar o remodelar sus casas de habitación, fuera del país, según algunos testimonios que se deslizan, gracias a las extravagancias de una ostentación indecible. Fronteras adentro, prevalece la noción y necesidad de un bunker que los advierte ante cualquier liberalidad estética.

La arqº Hnnia Gómez y Decomomo Venezuela, tienen por afortunado hábito publicar en las redes aquellas casas residenciales desaparecidas o que están por desaparecer, incluso, anteriores a nuestras bonanzas petroleras, de un innegable mérito arquitectónico que contrastan con la extraviada y grotesca tendencia al serial.  Por muy modesta que sea la pieza exhibida, como alforja de todos los deterioros, nos conceden una pista segura de una o varias escuelas que anidaron en un país de la cultivada modestia y que hoy ya no cabe en un barril petrolero,  por la nostalgia de lo (in) merecidamente perdido.

Ahora, recordamos un pequeño módulo atribuido  a Latorraca, fotografiado en una vieja visita al Correo del Caroní, clausurado.  Creemos ver en la muestras de los inmuebles de antaño, una  pincelada de nuestra modesta pieza, como jamás se verá en el kitsch de las más insólitas apetencias estéticas.

Luis Barragan
Últimas entradas de Luis Barragan (ver todo)
(Visited 51 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras