Lo pasos contados

La cautela es el signo de los tiempos frente a la pandemia. Empero, los regímenes algo más que autoritarios, la reclaman para sí y frente a sí.

Importando poco el Covid19 para el cual dejan a la población a su suerte, a las camarillas del poder sólo les interesa que le teman, temiendo que el virus pueda darles alcance. Extreman las exclusivas medidas de bioseguridad, pero – a veces – se distienden, permitiendo que el resto de la humanidad haga lo propio, pues, al fin y al cabo, administrando celosamente la información, son pocos los recursos disponibles para solventar la situación.

En los llamados regímenes del autoritarismo competitivo, si hacemos caso de Steven Levitsky, uno de los más connotados propulsores de la tesis, son decisivas las apariencias democráticas y  de sensibilidad social, por supuesto, inmediatamente traicionadas. Censura mediante, no se tiene una política pública para las emergencias, con todo lo que significa; y, a pesar de cumplirse próximamente un año de la presentación oficial del coronavirus, públicamente sólo conocemos del periódico toque de queda, de las campañas propagandísticas e ideologizadas con un mínimo de sugerencias sanitarias, materialmente irrealizables en un ámbito y ambiente de hiperinflación y desesperanza.

Los unos, cuentan los pasos para preservarse en el poder a toda costa, mientras los otros hemos perdido la cuenta de las previsiones que impidan o intenten impedir que la plaga tenga domicilio hogareño, rifándolo en el domicilio común: la calle. Esta vez, la administración es la el caos generado por la radical y mal intencionada incertidumbre de unas camarillas indolentes que exclusivamente velan por sí y para sí, por lo que nos encontramos con una variante: la el autoritarismo caótico, según lo intuyeron Anna Ayuso y Susanne Gratius al abordar a Levistky, en un interesante artículo.

La precaución es un mandato de la hora, por lo que todos deben medir hasta dónde llegan las posibilidades de sobrevivir, pero también de hablar. Luego, al desarrollo y supervivencia de tales autoritarismos, debemos agregar factores antes impensables, como los brotes, epidemias o pandemias, un recurso sobrevenido del poder establecido, pocas veces considerado, en beneficio de la prédica anticapitalista a lo Slavoj Žižek.

Luis Barragan
Últimas entradas de Luis Barragan (ver todo)
(Visited 65 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras