Cacería de la paz

Por supuesto, la historia latinoamericana (y caribeña), ha sido también la de sus terribles conflictos. Además de las guerras civiles, la vieja confrontación entre países ha dejado sus huellas de un modo u otro. No obstante, la región logró escapar de las más importantes conflagraciones mundiales del siglo anterior.

La ausencia de arsenales nucleares constituye una ventaja, aunque la tentación sigue latente para algo más que los fines pacíficos que frecuentemente sirven de pretexto. Se dirá de una consciencia creciente del liderazgo político en torno a sus peligros, pero también la preferencia por las armas convencionales, ya que el continente, o subcontinente, como otros prefieren llamarlo, no amerita de una tenebrosa fisión nuclear, subestimándolo.

Lo  cierto es que tan grave amenaza aún no está cebada en este lado del mundo, pero ello no constituye alivio alguno,  vista la carrera armamentista, abierta o subrepticia, periódicamente acentuada. E, incluso, como ha ocurrido u ocurre en Venezuela, el programa de adquisiciones ha contado y cuenta con niveles de opacidad que le permiten encabezar el  survey de los más variados especialistas en la materia.

La naturaleza misma del régimen venezolano, cubano y nicaragüense, por ejemplo, países concertados en un proyecto de expansión continental, refuerza nuestra convicción respecto a la expansión misma de la violencia intestinal, aparentemente doméstica, entre las fuerzas favorables o negadoras de la libertad. Los intereses anti-occidentales, por foráneos y distantes que parezcan, bregan por convertir el hemisferio en un escenario decisivo de la pelea en la que están empeñados, incluso, so pretexto del integrismo o fundamentalismo religioso.

Hacia el sur del continente, marginado de las tensiones nucleares, como sucede en África, está abierta una cacería de la paz para últimarla, o emplearla como una fórmula de la  extorsión resignada.  La ilustración de Guy Billout, agudiza esta preocupación, ya que pueden darle alcance a un extenso territorio que también duramente bregó su independencia de la corona española en la centuria anterior.

Luis Barragan
Últimas entradas de Luis Barragan (ver todo)
(Visited 15 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras