Absolutismos

Agradecidos por el obsequio digital, en estos días de convalecencia hemos disfrutado mucho de “Civilizaciones”, una curiosa obra del francés Laurent Binet (Seix Barral, 2020).  Frecuentemente escuchábamos de la España descubierta e invadida por los aztecas, pero esta vez la ucronía versa sobre la presencia y el dominio precursor de los incas, tras la guerra civil que los aquejó.

El novelista se las ingenia para colocar una flota del viejo mundo del sur en el  nuevo mundo del norte, aunque no se atreve a ilustrar la incierta navegación por la mar océana y las numerosas escenas de la Europa a la que se atrevieron, como lo hubiera probado nuestra mejor literatura barroca. Las más variadas circunstancias políticas autorizaron el atrevimiento, dándole sensatez a una narración que nos distrae a muchos, sobrellevando todavía las secuelas del coronavirus, mientras que otros la desprecian por irreal, absurda o contrafactual.

De una prolija y hábil imaginación, luce inevitable la reflexión sobre la suerte que muy después pudo correr el pensamiento ilustrado por estas y aquellas latitudes, quizá en reemplazo de  la religión del sol impuesta en nombre del pluralismo y la convivencia de las diferentes creencias. El autor la prefiere como una pista de la evolución y aceptación de las libertades que serán plenas e, inevitable, nos ha llevado de nuevo al maravilloso texto de Carlos Fuentes, “Cervantes o la crítica de la lectura” (Cuadernos de Joaquín Mortíz, 1976), complemento indispensable de su “Terra nostra” (1975).

Para el mexicano, siguiendo el camino abierto por Américo Castro, otro hubiera sido el futuro de la España de haber triunfado los comuneros de Castilla, coexistiendo también con los moriscos y los judíos. Sin dudas, hubiera aguzado aún más la imaginación de Binet, manteniendo los límites razonables de un género que no debemos confundir con la literatura fantástica, encontrándose los incas con algo muy distinto al absolutismo que los caracterizaba, pues, tendríamos que preguntarnos si la santa inquisición europea, o la confrontación entre la reforma y contrarreforma, no tendría equivalentes en sus comarcas del sur, siendo peor.

La Venezuela moderna ha involucionado hasta la barbarie, invadidos por los absolutistas de estos tiempos en una cruzada anti-occidental. Y la obra de Binet aguijonea la imaginación en este país culturalmente tan aislado, aunque llegará el momento que no habrá ocasión para la transmisión digital de las novedades editoriales. 

Luis Barragan
Últimas entradas de Luis Barragan (ver todo)
(Visited 34 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras