No, Venezuela no se arregló

En los últimos años, los “bodegones” inundaron las principales ciudades de Venezuela, maquillando el famélico rostro de la Crisis Humanitaria Compleja que vive el país. Caracas, específicamente, comenzó a exportar la imagen de un país abundante en donde “se consigue de todo”. Pero, solo basta rodar unos kilómetros al interior del país para encontrar a la Venezuela real. 

Recientemente, “La burbuja”, como se le ha etiquetado a la capital venezolana, ha vuelto a ser noticia, esta vez, por la apretada agenda de conciertos de artistas internacionales. Hasta más de un osado se atreve a asegurar que “Venezuela se arregló”, y es que hasta el Poliedro de Caracas vuelve a ser escenario de estos espectáculos. Pero, ¿realmente se arregló? 

Leyendo el libro “Después del socialismo, Libertad”, me topé con una reflexión del exembajador Diego Arria que es tan cruda, como oportuna: «La Libertad tiene que estar asociada a elevar la calidad de vida de nuestra gente, como un objetivo más ambicioso que el de aumentar sus ingresos para conseguir una relativa mejora en la satisfacción de sus necesidades vitales».

Y este es el punto medular; no se trata sólo de que aumenten los ingresos, se trata de que mejore la calidad de vida. Entonces, me atrevo a preguntar: 

¿Los venezolanos tienen hoy más dinero en el bolsillo o más calidad de vida? ¿Ese aumento en los bolsillos ahora les permite costear, por ejemplo una sencilla gripe: medicinas, exámenes…? ¿Pueden ahora cubrir la cesta básica mensual? ¿Hay una mejora en los servicios básicos: agua, luz, internet? Seguramente la respuesta a estas, y muchas otras interrogantes que pueda hacer, es “no”. 

La propaganda oficial, en una perfecta coreografía con su “oposición” oficial, ha sido amplificadora de la idea de que “Venezuela se arregló”, pero son los ciudadanos con un sarcasmo muy autóctono, que se han apropiado de esa frase para visibilizar la crisis, así como lo hicieron con «pero tenemos patria». 

Los que seguimos aquí y padecemos los constantes y prolongados apagones, sabemos que Venezuela no se arregló. Basta con pisar un hospital, donde no hay ni una jeringa, para darse cuenta de que Venezuela no se arregló. Al visitar una zona popular, la crisis humanitaria compleja -que el régimen y sus cómplices intentan maquillar con bodegones y conciertos- te golpea la cara, entonces entiendes que Venezuela no se arregló. Intentar abrir una página de noticias y encontrártela bloqueada, te demuestra que Venezuela no se arregló… Y la lista puede ser más extensa.

Venezuela no se arregló, ni se va a arreglar mientras este sistema criminal permanezca en el poder, y hasta que dejemos atrás el socialismo y avancemos por un modelo de Libertad que ponga en el centro al ciudadano. En ese entonces, Venezuela no solo se va a arreglar, sino que será esa República fuerte que soñamos. 

Gabriel González
Últimas entradas de Gabriel González (ver todo)
(Visited 123 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras