Del más allá electoral

Ya consabido, sólo entre Rodolfo Hernández y Gustavo Petro queda la disputa por el solio presidencial.  Y es un hecho importante la celebración de los comicios colombianos para un continente que sufre del asedio y avance de las fuerzas obscurantistas que únicamente exaltan la libre consulta pública al favorecerse la primera vez, dejando a la arbitraria plebiscitación el resto de las veces.

En todo caso, en el más allá electoral, formulamos votos porque la segunda vuelta se haga en un clima de paz y a favor de las libertades necesarias de preservar y de profundizar. Importa tomar nota de los procesos democráticos del continente, como nunca ante, vistos los resultados de Chile y Perú que nos hunden en una radical incertidumbre, mientras perdemos el tren del convincente desarrollo económico como soporte real y sustentable de la equidad social.

La agenda comicial de la región, suele distraernos de fenómenos más distantes y sobre los cuales modestamente intentamos llamar la atención, desde Guayoyo en Letras.  Por ejemplo, la realidad de una Filipinas en la que se libra una guerra contra el narcotráfico que ha servido de pretexto al presidente saliente, Rodrigo Duterte, para la violación sistemática de los derechos humanos que realiza, faltando poco,  el descarado ejercicio de la llamada antipolítica.

Solemos olvidar lo que ocurre al otro lado del mundo, en medio de tantos problemas como los padecidos gravemente en Venezuela y el resto de América Latina. U, otro ejemplo, el reconocimiento que ahora se hace en Corea del Norte de un índice importante y seguramente atenuado, respecto a las víctimas del COVID-19.

La idea no es la de pormenorizar y de atender todas y cada una de las vicisitudes que transcurren el mundo, porque resulta imposible llevarlos simultáneamente a la consideración de la ciudadanía, pero sí la de agruparlos para el análisis, categorizarlos y asociarlos con algunos de los fenómenos y tendencias que se observan en Venezuela, anticipándonos. Y esto equivale a alentar una cierta especialización de aquellos que tienen vocación por los asuntos internacionales, por lo general, persistentes en el viejo temario de las grandes y más vistosas potencias, que no reparan en la negativa de Turquía para la entrada a la OTAN de los nuevos países solicitantes, o de la suerte de ese Oriente – acaso – tan injustamente marginal.

Luis Barragan
Últimas entradas de Luis Barragan (ver todo)
(Visited 40 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras