Lectura: Walter Rodríguez

A principios del mes pasado, falleció Walter Rodríguez, el magnífico librero. Obviamente, desentonamos con una noticia que poco o nada significará para las nuevas generaciones que ya no saben del oficio: muy pocas veces habrán pisado una librería por estas latitudes, porque muy pocas veces se las verá. Y no precisamente, por un óptimo desarrollo del mundo virtual. 

Peligroso domicilio el del venezolano nacido en Uruguay: Lectura, una librería excepcional. Por supuesto, era más simpático que Raúl Vethancourt de Suma, otro probo especialista del área. 

Con el tiempo, se hizo hábito pasar por la librería del Centro Comercial Chacaíto, deleitarse con las vidrieras y hurgarla muy bien por dentro. De repente, en una tarde de tedio, nos sorprendían con un par de copas de vino blanco, mientras mediamos muy bien el bolsillo para llevarnos una novedad, o, en un rincón al fondo y de brevísimo pasillo, quizá a la derecha, explorar mil veces los impecables títulos venezolanos de precios más accesibles. 

Se acercaba amable el librero que ya había dispuesto el ejemplar de la revista SIC que acostumbrábamos a llevar semanalmente, colocándolo en el mostrador, al lado de la caja. O lo hacía la hermosa morena que también lo ayudaba en la diaria faena de un lugar de tranquilidades, con el justo comentario al aire, en el primer sótano de un centro comercial que tuvo un extraordinario y prolongado auge.

Un 17 de enero de 2011, cierra la Lectura por razones demasiadísimo obvias, prometiendo el pronto regreso a un local parecido. Creemos haberlo visto por última vez, bastante tiempo atrás, en una feria del libro, con el stand timbrado con el viejo y prestigioso nombre, dispuesto a embalar de nuevo los libros para el peregrinaje.

Referencia: https://lbarragan.blogspot.com/search?q=Librería+Lectura

Luis Barragan
Últimas entradas de Luis Barragan (ver todo)
(Visited 36 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras