Uña idea de regalo

Cuando toca dar regalos, siempre pensamos en opciones caras y deslumbrantes, pero muchas veces dejamos de lado que sean realmente indispensables. Y entre esas cosas verdaderamente necesarias, hay una que además ha demostrado ser superpoderosa: la uña.

Para evidenciarlo, solo transportémonos a ese momento que evidencia lo valiosa que es una uña. Es cuando usted viene saliendo de un supermercado, con todas las bolsas en las manos, hasta que llega a la puerta y lo detiene el vigilante para cerciorarse de que usted no robó nada. Entonces echa un vistazo rápido a las bolsas, lo coteja con la factura y luego saca su sello troquelado de legalidad internacional: la uña. Después posiciona ésta sobre la factura y ¡zas!… forma una raya negra que ya se constituye como un símbolo universal de que eres libre de salir del supermercado. 

Un símbolo que vale más que los informes auditados por el contador del supermercado. Un símbolo más potente que las fiscalizaciones que pueda ejercer la superintendencia tributaria de la nación. Un símbolo que lo acredita a usted como inocente ante cualquier tribunal contencioso en lo penal. Porque si llegase a haber un robo en el supermercado y llega la policía para detener a sospechosos, usted puede sacar su factura rayada de uña y mostrársela al policía: “¡Oficial, mi factura tiene el uñazo del vigilante!”. ¡Y lo dejarán libre!

Si vieran la colección de facturas uñeteadas que tengo acá en la casa. Incluso se comienzan a evidenciar patrones. El vigilante joven uñetea de una forma. El vigilante viejo, de otra. La vigilante uñetea según la uña que tenga. Si son acrílicas es una cosa y si son naturales, otra. Y, como todo lo que uno ve en la calle, las veces que he tratado de uñetear un papel acá en mi casa, no me sale igual.

Es por todo esto que me pregunto. ¿Por qué Moisés perdió tanto tiempo escribiendo los diez mandamientos en tablas de piedra cuando lo pudo haber hecho con la uña? ¿Por qué Gutenberg perdió tanto tiempo fabricando una imprenta si todo ha podido publicarse a punta de uña? Imaginen lo rápido que hubiese salido la primera Biblia de haber sido escrita a fuerza de uña. Imaginen si Miguel de Cervantes hubiese escrito Don Quijote de La Mancha de un uñazo. ¿Simón Bolívar escribió La Carta de Jamaica con su uña? De hecho, imaginen si los médicos generaran sus récipes y constancias con tan solo usar sus limpias y desinfectadas uñas. Capaz les entenderíamos mejor.

Dígame los artistas gráficos que deben comprar marcadores de distinto grosor para trabajar. ¡Ya con la uña se acabó eso! Tiene la punta gruesa, que es la del pulgar. La punta media, que, casualmente, es la del dedo medio. La punta tres cuartos, que sería la del índice. Y la punta fina, para detalles, que vendría a ser la uña del dedo meñique.

La uña incluso sería una manera hasta más auténtica de firmar un contrato. Si ya la firma es considerada como una expresión auténtica de la persona, imagínese usted si la firma es con la uña. ¿Y cuánto podría costar un autógrafo de un famoso si lo escribe con uña? Uña bola de plata.

Por ello, si está pensando en regalar algo esta Navidad, no se quiebre tanto el coco. Regale una uña acrílica o simplemente infórmele a su familiar o amigo de los beneficios y el valor que traería para su vida el usar la uña como instrumento de trabajo. Créame que, si antes de eso eran amigos, después de ese regalo dejarán de ser amigos. Ahora pasarán a ser “uña y mugre”.

PD: Quise certificar que había terminado el artículo con un uñazo. La cosa es que la uña no raya la pantalla de mi computadora. Seguiré intentando.

Reuben Morales
Últimas entradas de Reuben Morales (ver todo)
(Visited 15 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras