Cuanta tristeza hay en la rabia

tristeza-rabia

Quizás sales a la calle y recibes la mala respuesta de alguien, un ceño fruncido, una mala palabra; quizás te conectes con esa emoción que emanan y les respondas con una cucharada de su propia medicina, más rabia, más carga negativa…

Pareciera en muchas ocasiones que se perdió la amabilidad y la cortesía, le das paso a alguien con el carro y muchas veces o no voltea a verte y mucho menos te da las gracias, es más, hasta puedes ver caras de rabia y amargura; me ha pasado tantas veces y lo que hago es conectarme con la compasión, entender que definitivamente no es un tema personal, que ante tantas preocupaciones muchos andan en la angustia de la desesperanza y se olvidan de ver las muestras de afecto y de humanidad que pueden encontrar en la vida.

Pasa mucho con algunos motorizados que parecieran andar poseídos desde la rabia no soportando ni siquiera que un vehículo cruce de un canal a otro y no los vean, se olvidan de ese punto muerto donde no hay visibilidad o, peor aún, como me pasó en estos días estando en una fuerte cola en el canal rápido de la autopista, el motorizado pasó y le molestó que no estuviera más pegada a mi izquierda y le dio con todas sus fuerzas a mi espejo lateral (afortunadamente no se rompió porque es flexible) y me quedé pensando en el dolor de su alma y en el de su mano por la fuerza con que le dio.

Pero ¿sabes?, es precisamente en medio de esa rabia donde se esconden los dolores más profundos, almas heridas que, llenas de dolor y procurando no mostrarse vulnerables y de esta manera protegerse ante más daño, se visten de rabia, de mal humor, y salen a la defensiva para además descargar de esta equivocada manera su sentir.

Hoy te invito a no conectarte con esa energía, a no entregar más rabia, a colocarte por encima de ese sentir y entender lo que aquí te comento, deja la reacción de rabia y sustitúyela por compasión porque esa alma llena de rabia no encuentra la manera adecuada de drenar y poco ganas al colocarte en ese plano denso.

Te invito también a observar cuando seas tu quien sienta rabia que es lo que te tiene tan triste, que afecta tanto a tu alma que te lleva a drenar desde el malhumor y, que te impide tener el valor de ser vulnerable, de reconocer eso que tanto te afecta y buscar drenar lo que sientes con una persona de tu confianza o con un terapeuta, porque definitivamente no solo es más sano reconocer esa tristeza y trabajar para sanarla sino que te evita tantos problemas adicionales que te puede producir la ira, la rabia, problemas que no solo te afectarán a tu sino que además afectan a otros.

El amor, la comprensión y la compasión siempre serán el camino correcto, es de grandes atreverse a ser vulnerables.

Liliana Castiglione

Liliana Castiglione

Psicóloga. Magister en relaciones Industriales mención Recursos Humanos. Conferencista.
Autora del libro "Amores en tiempos de Internet"
Liliana Castiglione

Latest posts by Liliana Castiglione (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras