De leyendas que causaron pánico en la Europa medieval a personajes icónicos de la cultura pop
Vampiros: diabólicos, sensuales y mortales

Miles son los mitos que han dado forma a nuestra sociedad, varios de los elementos que integran a la cultura pop tienen un pasado muy arraigado en tradiciones de la antigüedad. Al igual que con el caso de las brujas (artículo que puedes leer por aquí: https://goo.gl/dcxi5c) los vampiros tienen un origen histórico que al conocerlo podemos darnos una idea de como evoluciona nuestra civilización y como nada en la ficción está aislado totalmente de la realidad.

Muertos ¡pero con vida!

Para la Europa del este entre los siglos XII a XIV los muertos vivientes eran un problema bastante serio. Arqueólogos e historiadores han llegado a la conclusión de que se le temía a los “vampiros”, seres capaces de salir de sus tumbas a beber sangre humana.

Varios de los cadáveres encontrados en la actualidad por arqueólogos poseían el corazón clavado con una estaca de madera al féretro, decapitados, descuartizados, con piedras pesadas dentro de la boca entre otros elementos para evitar que se levantaran de sus tumbas.

En aquella época, debido al frio que hace en estos países a los cadáveres se les enterraba a poca profundad, muchas veces al regresar a las tumbas podían ver los cuerpos desenterrados a medio comer (probablemente por animales carroñeros), cuerpos muy bien conservados gracias a las bajas temperaturas, cadáveres a los que les ha “crecido” las uñas y el pelo (lo que parece ocurrir cuando los tejidos de la piel se encojen al perder el líquido) o que incluso botaban sangre por la boca, todos estos procesos naturales de la descomposición.

Para estas personas la única respuesta posible para esta situación “sobrenatural” era la existencia de los muertos vivientes los cuales se levantaban de sus tumbas ya sea porque no podían descansar en paz o por obra de otras influencias, ¡seres que sólo podían ser obra del mismísimo Lucifier!, es por esto que se cree que los vampiros no pueden pisar tierra sagrada como iglesias, o que deben estar alejados de objetos como cruces o agua bendita.

“Recientemente arqueólogos han descubierto unas 3000 tumbas en Republica Checa de supuestos vampiros”

Existen otras leyendas alrededor del mundo que secundan la imagen del vampiro, como por ejemplo en la mitología judía tenemos a Lilit, la primera esposa de Adán la cual se alimentaba de la sangre de los niños no circuncidados.

Remitiéndonos a culturas más lejanas están en la mitología China dónde existía la figura de los “Jiang Shi”, personas que tras una muerte violenta su alma no puede descansar en paz, su pelo y uñas siguen creciendo después de la muerte, poseen una piel pálida que no puede soportar la luz solar, por lo cual prefieren los horarios nocturnos y que gracias a la influencia occidental se incorporó en este concepto que consumían sangre. En otras culturas antiguas de lugares como en los Estados Unidos, Egipto, Latinoamérica, Grecia y la India también existían mitos con similitudes en relación con los vampiros.

¿Por qué sangre?, la respuesta pudiera encontrarse en el hecho de que la sangre es la representación de la vida, un líquido vital y fundamental que si pierdes mueres, se posee el concepto de lo que el vampiro roba de sus víctimas es esa vitalidad que necesitan para mantenerse vivos durante la muerte.

Vampiros de la vida real

Para poder hablar de vampiros existen dos personajes históricos que no pueden dejarse de lado, ambos habitantes de la Europa del este. El primer caso le corresponde al Conde Vlad III de Rumanía (era específicamente de “Transilvania”) que vivió durante el siglo XV.

Vlad paso a la historia gracias a su crueldad, descargo toda su brutalidad tanto contra musulmanes como cristianos, siempre bajo la premisa de defender  sus intereses propios, aniquilaba a sus enemigos por medio de torturas siendo la más recurrente el método del “empalamiento” procedimiento que consistía en clavar los cuerpos (de personas aún vivas) en grandes barras del maderas clavadas al piso, he allí su apodo de Vlad “el empalador”, se dice llego a tener un “bosque de empalados”. En diversos conflictos bélicos llego a destruir ciudades enteras y dejando a su paso centenares de fallecidos.  

“Posee el Record Guinness como la mujer que ha asesinado más personas”

Otro personaje que paso a la historia por su crueldad fue la condesa Elizabeth Báthory que vivió entre los años 1560 y 1614 en Hungría. Apodada como la “condesa sangrienta” esta mujer les quitó la vida a unas 650 mujeres para bañarse con su sangre. Báthory creía que la sangre de mujeres jóvenes era una excelente manera de evitar el envejecimiento, es por ello que contrataba para trabajar en su castillo a jóvenes campesinas, existen múltiples leyendas y mitos sobre las torturas a las que eran sometidas aquellas señoritas que tenían la desgracia de caer en sus manos, aún en la actualidad sigue siendo un personaje de culto para muchos.

Origen del vampiro moderno

A diferencia de las brujas la imagen del vampiro moderno tiene un origen claro, el cual remonta a la novela “Dracula” escrita por Bram Stoker en 1897. El protagonista de esta novela, el conde Dracula, se convirtió el prototipo cliché del vampiro moderno, un aristócrata que a diferencia de otras entidades “demoniacas” era sensual pero intimidante a la vez, lo cual podía hacerlo más peligroso que el resto, se alimentaba de sangre humana (de mujeres jóvenes, algo así como la condesa), sólo podía salir de noche y para asesinarlo se necesita clavarle una estaca de madera en el corazón como lo dicta el folclore de la Europa del este.

Con el paso de los años la historia salto a diversos sectores de la cultura, por ejemplo tenemos películas como “Nosferatu” de 1922 que bajo la estética del “expresionismo alemán” sentó las bases para las películas actuales de terror y los libros de Anne Rice que les dieron un impulso hacía generaciones más jóvenes.

 “La Reina de los Condenados” (2002)

Los odios libros de “Crepúsculo” y sus adaptaciones cinematográficas son solo algunas de las  apariciones recientes de los vampiros en la actualidad, desde los inicios del cine han estado presentes en películas terror pero también han protagonizado comics, videojuegos, anime y literatura.

Cultura hacía el vampirismo

Alrededor del mundo existen personas que más allá de simples “juegos de rol” creen efectivamente que son vampiros, se visten y actúan como que si fueran muertos vivientes de la vida real. Muchos de estos supuestos vampiros incluso consumen sangre (humana o animal) lo cual puede significar un riesgo enorme para la salud. Existe todo un mito alrededor de la cultura del “vampirismo” que posee una gran cantidad de adeptos por todo el mundo y en algunos casos suelen ocurrir algunas tragedias cometidas por algunas personas que se obsesionan demasiado con el tema.

“Este es el estilo que algunas personas adoptar para verse como vampiros”  

Entre los casos de asesinatos relacionados con personas que alegaban ser vampiros tenemos que en el año 2002 un escoses llamado Allan Menzies mató a su amigo para beberse su sangre y comer su cerebro, el joven estaba obsesionado con la película “La Reina de los Condenados” y antes de asesinar a su amigo le prometió que este reencarnaría como un vampiro. Existen otros casos un poco más antiguos como el de John George Haigh que estaba obsesionado con beber la sangre de sus víctimas quien durante los años 40 mato a 6 personas y fue apodado como el “Vampiro de Londres”.

Sensuales, atractivos e inmortales, los vampiros poseen una mitología que atrae a miles de personas en el mundo, múltiples son las historias que han protagonizado en la ficción y sea cual sea el caso cuando analizamos a detalle cada elemento que conforma nuestro imaginario colectivo más nos vamos cuenta que la ficción no está tan distante a la realidad.

Ana Daniela Valero

Ana Daniela Valero

Venezolana. Protectora del medio ambiente. Amante de las artes y fiel fanática del universo geek.
Ana Daniela Valero

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras