Mi visión para Venezuela después del fin de la dictadura

Muchas personas dicen que tomará muchos años para que Venezuela se recupere y en especial en el aspecto social donde pronostican más de dos décadas.

En mi mundo interno mi visión es más optimista pero ciertas circunstancias aplican; me explico:

  • Venezuela tiene una agricultura bendita: de modo que en esta área deberíamos concentrar gran parte de los esfuerzos para lograr, no solo abastecer las necesidades de los venezolanos sino tener la capacidad de exportar como hace tiempo lo hicimos en los sectores café, cacao, arroz, etc.
  • Rescatar la industrial petrolera tan golpeada y destrozada, tanto desde el punto de conocimiento y experiencia como desde la deshonestidad en su administración lo que ha hecho que de ser un ejemplo se haya transformado en motivo de vergüenza para gran parte de los venezolanos y, estoy segura que además de talento nuevo, muchos de nuestros expertos obligados a marcharse estarían dispuestos a regresar.
  • Abrir las puertas a la inversión extranjera para lo cual se requiere no solo de legislación adecuada sino de la capacidad de poder dar confianza y seguridad a los inversionistas de los beneficios de invertir en el país; generando de inmediato mayores fuentes de empleo e ingresos a la nación y a sus habitantes.
  • Apego a los valores, concientización del país: para mi, uno de los aspectos más importantes y trascendentales para transformarnos en un país de primera; son muchos años de un país lleno de rabia, indignación, donde los “líderes” del gobierno han transmitido mensajes de enfrentamiento, división y antivalores, por lo que el principal reto estaría acá: que sean los valores temas de enseñanza en las escuelas de modo vivencial no solo teórico, que no quede ni una valla o mensaje político en nuestras calles, avenidas y autopistas y, sean sustituidos por mensajes de amor , mensajes de hermandad, trabajo, esperanza.
  • Turismo: ¿puede haber un país tan bello y bendecido como el nuestro en su geografía y clima?, yo creo que no pero, hemos desperdiciado su potencial con nuestra conducta y falta de amor al suelo que nos cobija, arrojamos basura en las calles, se roba al turista y el sector ha decaído a niveles deplorables por lo que tenemos en este punto una gran oportunidad.
  • Limpieza de funcionaros corruptos de nuestras fueras armadas y policiales, entendiendo dentro de este término corrupción no solo la parte económica sino además su lejanía de los valores constitucionales que les toca mantener y hacer respetar más allá de vinculaciones políticas; su compromiso debe ser con el país no con dirigentes.
  • Sustituir las dádivas con oportunidades, acabar con la dependencia y dejadez de venezolanos anclados en el esperar a ver lo que se les da, por venezolanos luchadores y con oportunidades de desarrollar sus talentos y potencialidades para desde allí aspirar a una vida mejor, merecida por su esfuerzo.
  • Erradicar la criminalidad y los robos por delincuentes que operan con total libertad e impunidad en el territorio, para lo cual se requiere de un trabajo de inteligencia, detención y privativa de libertad a todas las personas que han estado involucradas en este tipo de actos.
  • Reformulación de las cárceles, para dejar de ser espacios de hacinamiento y expansión de maldad a centros de formación y reducación moral, donde los reos no solo reciban atención mental, física y espiritual sino que además puedan trabajar y contribuir con el desarrollo del país como lo hiciera en su tiempo Marcos Pérez Jiménez.

Hemos sufrido tanto, por lo que de verdad espero que estemos aprendiendo la lección, desde el odio, la impunidad, el irrespeto de los derechos de los demás no se construye una gran nación, Venezuela necesita de la unión de su gente, hermanos que deben estar más comprometidos que nunca porque su casa ha sido golpeada y juntos deben reconstruirla, es decir, no es continuar con más de lo mismo, es esforzarnos para hacerlo diferente, para hacerlo mejor.

Y para finalizar, recordar siempre que la idolatría, el adoctrinamiento son terribles consejeros, que no se le rinde reverencia al hombre, que la adoración es con Dios.

Liliana Castiglione

Liliana Castiglione

Psicóloga. Magister en relaciones Industriales mención Recursos Humanos. Conferencista.
Autora del libro "Amores en tiempos de Internet"
Liliana Castiglione

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras