Los carros de James Roger Bond Moore

 

Hace ya 3 semanas atrás falleció uno de los actores más prestigiosos del cine inglés, pero no por la cantidad de películas que hizo, sino por un personaje que interpretó con esa típica inglesa pulcritud, se trata Sir Roger Moore y su papel como el super agente James Bond. A pesar de que ya pasó un “tiempito”, no quise dejar de rendirle un tributo a quien es para mi uno de los mejores James Bond en la historia de esta serie de novelas escritas por Ian Flemming, junto con otro grande, Sean Connery.

En la historia del cine la relación entre James Bond y los carros es una de las que más variedad, aficionados e historia tiene en el cine y no es para menos, si tomamos en cuenta que el propio Ian Flemming era un amante y aficionado de los carros y quien entre sus múltiples trabajos estuvo la cobertura de grandes carreras como Le Mans y la Mille Miglia. En el primer libro de la saga, Casino Royale (1953), Flemming escribe: “El automóvil de Bond es su hobby personal, lo conducía rápido y bien, con incluso algo de placer sensual”.  Roger Moore es sólo el 3er James Bond, pero entre Sean Connery y Moore han pasado ya 4 automóviles: un Sumbine Alpine, el primer carro de Bond y que por ser una película de bajo costo, los productores lo alquilaban por día, está el mítico Aston Martin DB5, el automóvil más famoso de la saga, hay también un Aston Martin DBS y un Mustang Mach I. Pero con la llegada de Roger Moore como el nuevo Bond y en una década en la que en el cine las escenas de acción con carros se basan en choques, velocidad y destrucción, así las cosas el nuevo Bond estaría al volante de algunos curiosos y míticos automóviles. Veamos los carros que Roger Moore usó haciendo el papel de James Bond.

1) “Live and let die” (1973): Autobus AEC Regent III, 1947

En esta película Bond conduce, choca y estrella varios automóviles, pero el automóvil “de Bond” que más llama la atención es un autobús AEC Regent III de 2 pisos de 1947. La Historia contada por el director Guy Hamilton es que durante el chequeo de la locación se percató de que en Jamaica (uno de los sitios de grabación) se usaban autobuses “double decker”, los famosos autobuses de 2 pisos ingleses. Hamilton, que detestaba las típicas escenas de persecución de carros por ser siempre iguales, pensó en crear su estilo propio de persecución usando un autobús de éstos.

Dos escenas son recordadas con el autobús. En la primera de ellas Bond hace un “spin” o “trompito”, un giro de 180º sobre su eje, para evadir a la policía que lo perseguía. Esta escena requirió de planificación y entrenamiento en estos autobuses, el cual tomó el propio Roger Moore de manos de un caballero llamado Maurice Patchett, un antiguo conductor de autobuses quien, para ese momento, era Inspector de la London Country Buses, una de las operarias del servicio de autobuses de la capital inglesa. En la segunda escena el autobús pasa por debajo de un puente que, al ser de baja altura, corta la parte superior del bus, la cual se estrella contra una de las patrullas que persiguen a Bond, que termina estrellándose en un lago. La idea era que Moore hiciera las acrobacias, tanto el giro de 180º como pasar por debajo del puente, pero los productores pidieron a Patchett que él lo hiciera y no el actor.

2) “The Man with the Golden Gun” (1974): AMC Hornet

Esta es la película de los automóviles AMC (American Motors Corporation):  las patrullas de la policía son AMC Matador, el automóvil del villano, Francisco Scaramanga es un AMC Matador Coupe y uno de los carros de Bond en esta película es un AMC Hornet X que saca de un concesionario AMC. Sin embargo al igual que en la película anterior, el carro que usa Bond no tiene gadgets, pero se hará famoso por una acrobacia inédita. Durante la escena de persecución Bond usa el Hornet para ir tras de Scaramanga, quien va del otro lado de un río, Bond ve un puente pero que está destruido y sus extremos con peraltes visualmente imposibles de cruzar con un carro. En la película Bond acelera y salta haciendo un roll para luego caer sobre sus ruedas. Para esta escena, se utilizó un programa llamado “Highway Vehicle Object Simulation Model”, un software creado por el Laboratorio Aeronáutico Cornell en Inglaterra. Con el programa se diseñó el puente, los ángulos y posición de cada extremo, también se definió la velocidad para hacer el giro y el peso del automóvil. Ésta sería además la primera acrobacia de acción en ser diseñada por computadora.

Pero la historia no termina ahí. Fieles a su tradición de hacer las escenas lo más realistas posibles, la acrobacia se hizo, pero no por un doble de acción, nop, éste tuvo que regresarse a su país por asuntos familiares el mismo día de la grabación, por lo que el mecánico, Loren “Bumps” Willard, decidió hacer él la acrobacia. Abordó el Hornet que, por cierto por temas de distribución de peso, tenía el volante y asiento en el centro del vehículo y se lanzó a hacer la acrobacia a exactamente 78km/h con un perfecto resultado en el primer intento, algo único en la historia del cine. Willard pasó a ser doble de acción y recibió un bono de 30.000 Libras Esterlinas por su despliegue de cojones.

3) “The Spy who loved me” (1977): Lotus Espirit

El Espirit es el primer super carro que Bond recibe desde el Aston Martin DB5 de Goldfinger. Al igual que el Aston, el Espirit es un potente y moderno automóvil inglés, que además de sus prestaciones, le resaltan una serie de gadgets que están a la altura de este super agente. Pero ¿cómo llega el Lotus a esta película? A estas alturas James Bond es una franquicia multimillonaria y, a diferencia del pasado, ahora son los fabricantes automotrices quienes ruegan por presencia en las películas. Resulta que el Jefe de Relaciones Públicas de Lotus, Donald McLaughlin, desea hacer lo opuesto: generar el interés de los productores. Para ésto, McLaughlin ordenó que se quitara cualquier platina o pieza que dijera Lotus en cualquier parte del automóvil que, para ese momento, era sólo un prototipo del que poco o nada se sabía, incluso el volante fue reemplazado.  McLaughlin condujo hasta los edificios en los que estaban las oficinas de los productores de Bond. Al llegar a las oficinas de los productores, se estacionó justo en frente y se retiró por unos minutos.  Al rato regresó y una multitud, entre curiosos y empleados y ejecutivos de la productora de la película rodeaban al automóvil. McLaughlin se hizo paso y abordó el vehículo. Evitó responder cualquier pregunta, una maniobra arriesgada pero que generó sus resultados.

El automóvil es visto en la escena en la que es perseguido por un helicóptero artillado por las carreteras de Cerdeña, pero uno de los problemas fue hacer que el automóvil se viera rápido y dinámico en las tomas. El conductor de pruebas tenía problemas adaptándose al automóvil, a tal punto que lo llevó hasta un lugar de la vía y en una esquina, “misteriosamente” el conductor desapareció. Es en ese momento cuando uno de los camarógrafos, le dice al piloto de pruebas de Lotus, Roger Becker, que llevara él el Lotus hasta el final de una cima en donde se rodaría una de las escenas. Becker se montó y llevó su automóvil al máximo, llegando a la cima de la montaña y derrapando para detenerse. En ese mismo lugar estaban el director y su asistente y le dijeron a Becker: “¿Puede hacer lo mismo otra vez? Sólo que en esta ocasión lo haremos grabando”. Durante la escena de la persecución, Bond lanza el Lotus (apodado Wet Nellie) al mar para convertirlo en su pequeño submarino, es ahí en donde vemos los gadgets que harán al Espirit un automóvil digno de un súper espía internacional: en la parte delantera tiene cohetes y arpones para atacar a sus oponentes submarinos, tiene un radar que utiliza para guiar uno de sus cohetes tierra-aire con el que, desde las profundidades del mar, derriba al helicóptero que le perseguía. Tiene también pequeñas minas submarinas. También tiene en la parte trasera un depósito con tinta oscura, que lanza para cegar a sus oponentes y así huir, dejando confusión en la escena. La escena termina con Bond saliendo del mar en su Lotus por una playa y arrojando un pececito hacia afuera del automóvil.

Por más que se intentó mantener la tradición de hacer las cosas lo más reales posible, la física no ayudó y no quedó más opción que hacer 2 modelos a escala de las versiones submarinas, uno en escala real e impulsado y conducido por 2 buzos para las tomas más cercanas y otro a escala para las tomas más distantes. Otro Espirit más moderno se vuelve a utilizar en la película “For your Eyes Only”, sin embargo, el único dispositivo que tenía era la posibilidad de autodestruirse, como en efecto sucede en el clímax de la película.

4)“For your eyes only” (1981): Lotus Espirit y Citroën 2CV

“For your eyes only” (Sólo para tus ojos) contaba con un reducido presupuesto de 28.5 millones de Dólares, por lo que los gadgets y avances tecnológicos que la gente esperaba después de “The Spy who loved me” (El espía que me amó) ya no se verían aquí. De hecho, como mencioné anteriormente, Bond tiene un Lotus Espirit, pero que al inicio de la película se destruye. Sin embargo, nuestro famoso agente participa en la persecución más importante de la película a bordo de un Citroën 2CV: los villanos persiguen a Bond en 2 Peugeots 504, a los que Bond elude bajando por montañas y saltando barrancos, mientras el “petit voiture” soporta uso y abuso, mostrando que el arma del 2CV es, al parecer, su cualidad de automóvil indestructible.

5) Octopussy (1983): Bajaj Tuk-tuk, Mercedes Benz 250SE y Alfa Romeo GTV6

En 1983 se estrena Octopussy, escenificada en la India, España y Alemania, en la que Bond ya no tiene un automóvil propio, más bien vemos escenas interesantes con 3 vehículos. En la primera de ellas, Bond huye de quienes intentan matarlo con su compañero indio, el agente 009 a bordo de una mototaxi Bajaj Tuk-Tuk, que no sólo tiene el torque como para hacer caballito sino que además, alcanza velocidades tan altas como para que Bond y 009 pudieran escapar sin problemas.  

En esta película, Bond persigue y lucha contra Kamal-Khan, quien está a punto de vender ojivas nucleares americanas a los soviéticos. En la segunda escena el General soviético Orlov aborda un tren en Alemania Occidental con las ojivas nucleares, Bond va en persecución del General y las ojivas a bordo del Mercedes 250SE que pertenecía al General. Luego de que soldados soviéticos dispararan contra el Mercedes, hasta dejarlo sin cauchos, Bond logra montarlo sobre los rieles usando los rines como ruedas (muy similar a un concepto soviético de colocar automóviles sobre rieles de ferrocarril) y sigue al tren hasta alcanzarlo. En la tercera escena, Bond cae del tren sabiendo que las ojivas serían colocadas en una base militar estadounidense, como puede llega a un pueblo para tratar de avisar a las autoridades, pero en el pueblo roba este Alfa Romeo GTV6 para tratar de llegar él a la base militar. La Polizei alemana lo persigue con 1 moto y 2 patrullas BMW serie 3 de la época,  la persecución dura unos cuanto minutos y aunque no tiene grandes acrobacias ni efectos especiales, la ágil y rápida conducción del GTV hacen de la escena un momento interesante y digno de recordar, poniendo al GTV como uno de los automóviles de Bond.

6) A view to a kill (1985): Renault 11 (o lo que queda de él)

En esta película tampoco hay un automóvil Bond, aunque si hay algunas escenas memorables, como ésta en la Bond conduce a toda máquina un taxi Renault 11 que roba con la intención de atrapar a May Day, amante y secuaz de Zorin, el villano de la película. En el clímax de la escena, Bond salta por una rampa, cae en el techo de un autobús (foto anterior), y cae al pavimento, luego una barra atravesada en el camino destruye el techo y una colisión con otros automóviles, redujo al pobre, pero fiel Renault 11 sólo a 1/3 de lo que originalmente era. Ésta será la última película en la que Roger Moore actúa como James Bond.

Entre 1973 y 1985 Roger Moore se destacó en el cine haciendo el papel de este espía internacional con la pulcritud digna del típico caballero británico, pero con el pícaro toque de un playboy. Moore es el actor que más interpretaciones ha tenido de James Bond con un total de 7 peliculas, superando a Sean Connery quien sólo hizo 6. Quizás no todos los carros del Bond interpretado por Roger Moore sean tan famosos como el Aston DB5 de Goldfinger o el Toyota 2000GT convertible de “On Her Majesty Service”, quizás el único que se le equipara por lo fantástico es el Lotus, aún así el resto de los automóviles están obligatoriamente ligados a Roger Moore, cuya interpretación de Bond hacía que las escenas tuvieran esa magia que quizás con otro actor no hubiese existido.

Rindo, a través de mi pasión por el automóvil, mi tributo a Sir Roger Moore (14.10.1927 – 23.05.2017), uno de mis James Bond favoritos.

Fotogalería con la historia completa de los automóviles de James Bond aquí. 

 

Michel Rodríguez

Michel Rodríguez

Para algunos soy historiador de carros, pero sólo soy un conocedor, enamorado y fetichista de los automóviles antiguos, que procura mantener viva una fascinante y rica historia.
Michel Rodríguez

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras