Vivir como la música

música

Qué bien se siente la melodía en el cuerpo, que rápido cambia tu humor al escuchar tu canción favorita, o las canciones de tus artistas favoritos, solía hacer karaokes caseros, ir a los locales a competir a ver si nos ganábamos un servicio en algún concurso de karaoke de un jueves o un viernes por la noche, mis vecinos me recuerdan y me cuentan anécdotas todo el tiempo de esa época, en la que yo cantaba a toda hora. El vecino que me decía no has estado más en casa, no te he escuchado cantar y mi amigo del piso cuatro que me contó una vez, que cuando se encontraban todos comiendo en la sala de su casa, se escuchaba hasta  clarito y entre su núcleo familiar competían,  a ver quién de todos en mi casa, era la que cantaba, porque como sabrán mis hermanas también terminaban animándose a cantar, me solicitaban canciones por turno y hasta mi mamá exigía que le colocaran algunos de los éxitos de su juventud, razón por la que también conozco a Pimpinela, amo a Celia Cruz, y me sé las más famosas canciones de los años 60 y 80. Mamá perdón por hacer que se cayera tu cédula.

Pero sí, la música es ese arte de combinar sonidos y ritmos,  la pasión de muchos, pues como olvidar que Andrea Bocelli no los recuerda en una canción. Tanto melómanos como artistas, cantantes y compositores, tenemos anécdotas con la música, ella nos hace vivir cosas maravillosas. Bailar sin parar hasta que el cuerpo nos duela, noches amenas llenas de risa, el hacer el amor de forma especial, sexy o muy brutal, y hasta con ritmo , el viaje en bus, avión, tren carro o en cualquier otro trasporte,  que se hace corto y menos aburrido, el baño cronometrado de la ducha por tiempo de canción, un viaje en el tiempo con recuerdos,  incluso que un año más de vida sea inigualable, desde cantar el cumpleaños, y armar un parrandón hasta el amanecer.

Todo eso y más es lo que la música nos regala, inmortalizar las cosas porque con música todo tiene vida. Aunque los artistas partan, aunque las personas se vayan y nos dejen con el despecho más grande, con la música siempre hay un drenaje de sentimientos, que es medicinal y terapéutica, con canciones se puede  arrullar y dormir a un bebé, se puede aprender otro idioma, todo será para siempre con la música. Hasta nos facilita como expresar las cosas, pues dedicar una canción siempre  hace que uno pueda decir todo más fácil y como se siente de una forma sencilla, pero al final son también palabras, son también emociones, son pensamientos, experiencias y momentos,  a los que se les pone fondo instrumental, sonido y ritmo.

Qué bonito poder hacer tanto con la música, les puedo decir que hace no mucho pase una de las noches más divertidas de toda mi vida repitiendo la misma canción cantada por mi persona favorita en el mundo, tiene ese talento para improvisar con la música y  con las letras, llore de la risa con gifts, iconos de Whatsapp, el ” ponle play otra vez”,  y el ” Basta me estas matando de la risa”. Vaya que la tecnología nos acerca más a los seres queridos, era como estar allí en ese instante y bailar aunque estuviésemos lejos, cuando tienes regalos tan hermosos como esos en la vida, valoras los cinco sentidos que tienes, la audición, la voz, el tacto, la visión y la buena fortuna de tener una pareja  que cantante o  que sea compositor.

Y si  tu novio o novia no canta bien, estoy segura que también lo pasarías genial,  mucho antes de que lo hiciera a nivel profesional, ya había cantado hasta el cansancio canciones viejas de otros artistas, con vodka, algo de ron, la luna, sus ojos y yo.  Y es que la música puede hacerlo todo perfecto, me gusta la combinación de poesía y melodía, que tienen las canciones, las letras están allí también pero con sonido y eso lo hace muy exquisito.

Yo soy poeta y escritora y creo que también darle un sentido con el verso y  recitarlo sintiéndolo tan dentro, lo hace sublime. Lo que quiero decir con esto es que en la vida todo tiene el sentido que le damos, si cerramos los ojos en la naturaleza también hay música, si miramos detalladamente en los paisajes también hay poesía y si lo decimos, lo recitamos o lo cantamos también hay magia, pero si lo sentimos definitivamente hay vida.

Hay que vivir como la música

 

Cajita musical

No eran simples llamadas

no era solo la melodía de las risas en conjunto

aunque diferentes

aunque una más escandalosa que la otra

aunque una tan graciosa y otra tan contagiosa

era el arte de fusionar entre dos la felicidad y la alegría

hacerlo nuestra música.

 

Su voz

como me gusta

cuando canta, cuando habla

cuando me pronuncia al oído “¡Eres mía!”

y enloquecer en un segundo

despojarme de este mundo

y llamar a mi orgasmo.

Mi cajita musical

mi rocola de canciones

que me detiene el tiempo

me revive los momentos

me tatúa otros en el cuerpo

y por si fuera poco

me los folla  en el cerebro.

 

Silencio roto

Arreglemos esto, seamos música

encontremos entre gemidos

qué bonito es romper el silencio.

(Inefable)

 

Acordes de Guitarra

Yo quería ser acordes de guitarra y me tocaras…

(Inefable)

 

Latest posts by Adriana Sperandio (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras