¿Qué podemos esperar para el segundo semestre de 2017?

A punto de terminar el 2017, Venezuela se encuentra inmersa en una profunda crisis que abarca todas las dimensiones: política, económica, social e institucional. Esto, aunado a los compromisos de deuda a los que se enfrenta el país para 2018, y a las sanciones financieras impuestas, opaca –aún más- los escenarios económicos a corto plazo para la nación.

A pesar de las diferentes proyecciones realizadas por numerosas instituciones en materia de crecimiento e inflación, se rescata una tendencia similar en cada una, ya que sobresale la continuidad del deterioro de la actividad económica, el aumento de los precios y de la pobreza.

¿Qué muestran los indicadores?

Sector petrolero. La industria petrolera ha mostrado síntomas de deterioro desde hace ya varios años. De acuerdo con el Gráfico 1, para el cierre de noviembre de 2017 la producción petrolera cerró en 1.837 miles de barriles diarios (MBD), lo que representó una caída de 118 MBD (-6,04%) con respecto al mes previo y un descenso de 437 MBD (-19,22%) contra al mismo período de 2016. Por otro lado, el número de taladros activos en Venezuela que reporta Baker & Hughes revela que Venezuela está en su mínimo entre 2016 y 2017 (ver Gráfico 1), lo que augura un caída -o estancamiento en el mejor de los casos- de la producción para finales de año e inicios de 2018.

Gráfico 1. Producción y precio del petróleo 2016 – noviembre 2017.

Fuente: OPEP, Baker & Hughes, ODH.

Asimismo, se registra un descenso en el número de empleados del sector petrolero en 2016, el cual pasó de 119.238 personas en 2015 a 115.183 en 2016, lo que representa un total de 4.055 trabajadores menos en dicho sector.

Sector financiero

En un contexto macroeconómico caracterizado por una significativa recesión, el alcance del sistema financiero se ha visto restringido, lo que ha ocasionado el cierre de oficinas, así como el número de empleados. De acuerdo con el Gráfico 2, entre enero de 2016 y octubre de 2017 el número de oficinas se redujo en 188 -una caída de 5,2%- y el número de empleados se redujo en 13.222 -una caída de 16,6%-.

Gráfico 2. Número de trabajadores y de oficinas del sector bancario 2016 – I Semestre 2017

Fuente: Sudeban, ODH

Todo parece indicar que para cierre de año y para 2018, la banca venezolana continúe debilitándose, en tanto las numerosas regulaciones del sector -control de tasas de intereses, carteras obligatorias- sigan vigentes.  

Sector manufacturero

Para el segundo trimestre de 2017 la Encuesta de Coyuntura de Conindustria destacó que el volumen de ventas disminuyó significativamente para el 58% de las empresas encuestadas, mientras que para el 11% las ventas se mantuvieron y el para el 4% aumentaron con respecto al mismo período de 2016. En detalle, el 100% de las empresas manufactureras encuestadas aseguran que sus ventas disminuyeron en el segundo trimestre de 2017. En detalle, las empresas de Madera y papel y de Productos Minerales no metálicos. Por otra parte, las exportaciones hacia Venezuela de bienes de consumo, de capital e intermedios, desde 8 de los principales socios comerciales para el primer semestre del año ha disminuido 42,9% con respecto al mismo período de 2016, como muestra el Gráfico 3.

Gráfico 3. Importaciones de bienes desde 8 socios comerciales I Semestre 2016 – I Semestre 2017.

Fuente: TradeMap, ODH.    *No incluye las importaciones desde China.

Los bienes de consumo es el rubro que más ha disminuido durante el primer semestre de 2017, registrando una caída de 50,6%; seguido de los bienes intermedios con una variación de -42,4%, y por último los bienes de capital con un descenso de 36,2%. Esto, da indicios de que, ante el escenario político y económico de la nación, para el 2018 continuará este declive en las importaciones.

Comentarios finales. Dado todo este panorama negativo para los indicadores analizados, puede deducirse que Venezuela va encaminada hacia su cuarto año consecutivo de caída del PIB, algo que no había ocurrido desde que el BCV lleva la medición de ese indicador.

Ante la ausencia de políticas públicas adecuadas y orientadas a incrementar la productividad, a los obstáculos permanentes que pone el gobierno a la actividad productiva nacional y a la falta de divisas, la economía tiene pocas posibilidades de recuperarse en el corto plazo.

Fatima Chirinos Alva

Fatima Chirinos Alva

Economista (UCV). Profesora (UCV). Analista de Investigación ODH Grupo Consultor.
Fatima Chirinos Alva

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras