Estar unidos, la lección que no terminamos de aprender

Las situaciones que tenemos que enfrentar los venezolanos tienden a recrudecerse cada vez más pero esto, lejos de unirnos parece separarnos cada vez más.

El malestar, la rabia y la desesperanza se transforman en rabia que suele canalizarse hacia los demás que paradójicamente viven las mismas situaciones que nosotros, las ofensas e insultos están a la orden del día, la incomprensión de quien piensa diferente es penalizada severamente con agresión, cada quien cree y defiende ese pedazo de visión personal elevándola a la categoría de verdad indiscutible.

Las dificultades económicas suelen ser sorteadas a través de hundir al prójimo, el estar bien yo así tenga que hundirte a ti, y de allí surge el bachaqueo y el tráfico de influencias a todos los niveles de la sociedad.

Que lejos estamos de entender que desde esta segmentación difícilmente podremos avanzar, que si no nos unimos en una causa común permaneceremos no solo estancado sino que nos hundiremos cada vez más.

Por esto que expongo quiero cerrar esta reflexión con una enseñanza maravillosa que nos dejan los gansos, ellos  nos enseñan la importancia que tienen las personas que nos rodean, el andar por la vida en unión con otros nos permite llegar más lejos aunque no necesariamente más rápido.

Los gansos cuando tienen que realizar recorridos largos vuelan en V para disminuir de esta forma la resistencia del viento y por lo tanto su esfuerzo y así poder llegar más lejos.

Cuando el ganso que va en la punta se cansa por llevar el mayor esfuerzo, se traslada al final y otro ocupa su lugar y eso nos habla de liderazgo compartido.

El resto de los gansos graznan para alentar a los demás a continuar, y eso es apoyo al equipo, de hecho, cuando nos alentamos entre todos nos animamos y logramos más.

El apoyo incluso se observa cuando un ganso se enferma, está herido cansado y sale de la formación, en ese momento otros salen de la formación y lo acompañan para ayudarlo y protegerlo, y permanecen con él hasta que muera ó sea capaz de volar nuevamente; para así alcanzar su bandada, integrarse a otra formación.
Que hermosa enseñanza la de los gansos, el entender que todos podemos ser líderes por momentos y sobre todo que el apoyarnos y motivarnos hará más placentero el vuelo de la vida y sobre todo nos permitirá no solo avanzar sino también llegar más lejos.

Liliana Castiglione

Liliana Castiglione

Psicóloga. Magister en relaciones Industriales mención Recursos Humanos. Conferencista.
Autora del libro "Amores en tiempos de Internet"
Liliana Castiglione

Latest posts by Liliana Castiglione (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras