¿Cabeza fría, corazón caliente?

Suele pasar que cuando nos enamoramos tendemos en la etapa inicial sobre todo, a idealizar a ese ser objeto de nuestro amor, vemos todo color de rosa y cuando aparecen ciertas señales de cambio de color podemos llegar a matizarlas para que no desentonen. Esas señales algunos creen que las ve nuestro corazón, otros que las identifica el cerebro pero, sin ánimos de entrar en esta diatriba porque soy de quien concibe a las personas como seres integrales, el punto es que no deben desestimarse, están allí para que podamos decidir si es lo que deseamos en nuestras vidas o no.

Dicen que los polos opuestos se atraen, yo pienso que no es así, y no es que quiera decir que dos personas deban ser iguales para acoplarse porque sería muy aburrido pero si, definitivamente debe haber acoplamiento en los aspectos fundamentales, esos que tienen que ver con nuestros valores y creencias ya que en caso contrario serán el detonante de muchas discusiones de pareja.

Esto le paso a Laura, se sintió  enamorada de un caballero que por razones de trabajo estaba en un lugar remoto del país donde fue muy cuesta arriba la relación por las dificultades en la comunicación, no obstante decidió apostar a ese “amor” porque le pareció que cubría esos aspectos de valores que anhelaba en una pareja.

Se enamoró al punto de dejar de prestar atención a ciertas señales que encendían luz amarilla y luego luz roja, no obstante y, como era de esperarse, llegó al punto de no sentirse feliz por su creencia que el amor debe valer la alegría y no la pena. Sobre todo aprendió que no podemos permitir que el sentimiento de amor nos idiotice a tal punto de ignorar las señales

Desapariciones sin explicación, preguntas sin respuesta, mensajes de amor potentes pero hechos que no se correspondían con esas palabras hicieron que esa relación llegara a su fin.

Veamos estas opiniones que obtuve:

  • Aunque estemos muy enamorados, ¡por supuesto que nos damos cuenta de las señales!, lo que, creo que nos ocurre, es que hemos apostado a esa relación y no queremos sufrir un fracaso (primera relación) o un nuevo fracaso (relaciones siguientes), ¿la causa?: el despecho es doloroso, ¡nadie quiere padecerlo!, si tenemos claro qué conductas estamos dispuestos a tolerar y cuales no, nos ahorramos sufrimientos. Debemos tener la consciencia de que las penas de amor, si se superan (si eso realmente queremos), pero, luego del primer desengaño superado es que lo aprendemos. Estela
  • Hay ciertas actitudes de la pareja que definitivamente no debemos tolerar. Se van a repetir, por tanto lo sano es finiquitar dicha convivencia, una relación de pareja debe traernos el disfrute de sentirnos amadas y atendidas, ninguna relación es perfecta. entonces debemos estar claros qué asuntos podemos permitir o tolerar o negociar y cuales no. Tania
  • En mi caso tuve una relación donde di mil y una oportunidades, el punto es que por andar idiotizada no vi las señales que en este momento veo tan claras, y es lo que les quiero aconsejar…. vivan, disfruten pero siempre atentos (a) las señales. Rosa
  • Lo mejor es lo que pasa, algo mejor esta por sucederte, esa es mi filosofía. Yo conocí por internet a un caballero que vivía cerca de mi localidad, nos conocimos en persona y yo sentí amor a primera vista, no es que sea un galán, pero tiene un no sé que, que me “enamoro”, súper cortes y caballero a la antigua tal y como me gustan, almuerzos con vino, canciones italianas y todo exquisito. Le pregunte de su ultima relación y me dijo había terminado hace poco por la distancia ya que ella era de otro estado y obvio la distancia fue matando todo. Le creí, hasta que en diciembre me dijo pasaría un mes en casa de “su familia”. Regreso a mediados de enero y ya este fin de semana me dijo iría a otro lugar a ver un negocio que le interesaba y que regresaba el lunes. Algo me dijo, que no olía bien esto y me puse a buscarlo por internet, resulta me tiene bloqueada en facebook para que yo nunca supiera que su supuesta relación finalizada está mas vigente que nunca. ¿Por qué me buscó el a mi y comenzó a conquistarme y decirme para conocernos en persona? Siempre me pareció un hombre serio,  y por eso menos entiendo el jueguito. Gloria
  • Hemos vivido experiencias que nos han dejado un aprendizaje muy significativo el cual nos será de mucha utilidad para ocasiones futuras. Tener los ojitos bien abiertos y poder detectar las señales o luces de alerta roja y poner ese STOP  bajar el breacker del corazón y pasar la página: Continuar. Y ¿para atrás? ¡ni para el impulso! Luis
  • Sí estamos muy pilas, nos perdemos momentos ricos por estar analizando todo. Y si no, pues a llorar al valle. Pienso hay que tener un equilibrio. Y no generalizar, no todos los hombres ocultan o mienten. Evelia
  • El corazón dice la verdad la mente sabotea. La razón no es la que te da señales es el corazón y no lo escuchamos… La mente ¡hace mucho ruido!  Adriana
  • Ese esperar algo que no va a suceder se llama codependencia, es decir, dependes de que la otra persona cambie para ser feliz y esa es la primera señal de que eso no sirve. Tomás
  • Hay que estar pendiente, con la última relación que tuve aprendí a ver las señales y salí como un caballero de eso. Carlos

La idea no es iniciar una relación como un detective, hay que fluir, vivir, sentir, pero no por ello llegar a un nivel de idealización que te impida poder observar si hay o no congruencia con esos aspectos que consideras fundamentales, conversarlos y explorar posibilidades de negociación; no obviarlos. No puedes pretender desarrollar una relación esperando cambiar a alguien, eso no funciona así, cada quien es como es el tema es validar que exista la sincronía para poder compartir más momentos felices que angustias.

De ser posible, lo ideal es detectar esto desde el inicio y no continuar avanzando en una relación que sabemos no tiene futuro porque mientras más avance mayor es el dolor de la ruptura.

Concluyo además que cada experiencia nos enriquece, crecemos con ella siempre y cuando no nos quedemos en el lamento, nos sacudamos y sigamos adelante…siempre hay que creer en el amor… no podemos rendirnos por toparnos por personas que no saben amar o por lo menos no aman en nuestro nivel de sincronía

Liliana Castiglione

Liliana Castiglione

Psicóloga. Magister en relaciones Industriales mención Recursos Humanos. Conferencista.
Autora del libro "Amores en tiempos de Internet"
Liliana Castiglione

Latest posts by Liliana Castiglione (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras