¿Al que madruga Dios lo ayuda?

La verdad no creo que esa ayuda provenga de una hora específica al despertar sino de la actitud con que te despiertas; y en ese sentido considero más válida la frase no por mucho madrugar amanece más temprano, porque el amanecer verdadero proviene de nuestro interior y desde allí se ilumina con el Sol.

  • Puedo despertarme a las cuatro de la mañana totalmente amargada o puedo hacerlo a las siete confiada y feliz.
  • Puedo despertarme inspirada en la pasión de lo que quiero lograr o puedo hacerlo sin saber lo que quiero
  • Puedo despertar dudando si voy a lograr lo que me he propuesto, con desesperanza o, puedo hacerlo convencida, optimista y con fe.
  • Puedo despertar agradeciendo un día más o quejándome por todo lo que debo hacer en el día.
  • Puedo despertar inquietándome por cualquier obstáculo con el que tropiece o desde la aceptación de lo que ocurre y descubriendo el aprendizaje que me da la situación y, el encontrar las posibilidades de corregir si es que está en mis manos o dejar ir si no lo está.

Podemos iniciar cada día desde las inmensas posibilidades que nos ofrece, desde el renacer que lleva implícito, o desde la perspectiva de la lucha que representa;  como verás es un tema de actitud.

Ayuda mucho en la creación de un excelente estado de ánimo el concentrar esos primeros minutos del despertar en cosas que te agraden, a mi por ejemplo me fascina el olor del café recién colado, saborear ese café, ver los rostros de mis hijos, tomar conciencia que puede despertar (pudo no haber ocurrido, solo que solemos darlo por sentado), y decretar que este puede ser un gran día, que los milagros están en todas partes y ocurren en aquellos que están dispuestos a creer. De hecho, les confieso que muchas veces me encanta fantasear que Dios quiere consentirme y se lo agradezco y desde allí me dispongo a la aventura de un día más.

Este estado de ánimo por otra parte, determina en gran parte el transcurrir de los eventos, y, estoy segura que lo sabes, no es igual pararte y salir refunfuñando de la casa, a salir con una sonrisa y con el corazón lleno de esperanza; salir desde la rabia o desde el amor, los resultados son diferentes… ¿lo has vivido verdad?

Por todo esto me permitiría cambiar la frase del título, proponiendo algo como “al que se despierta con actitud positiva y fe, Dios lo ayuda”

Liliana Castiglione

Liliana Castiglione

Psicóloga. Magister en relaciones Industriales mención Recursos Humanos. Conferencista.
Autora del libro "Amores en tiempos de Internet"
Liliana Castiglione

Latest posts by Liliana Castiglione (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras