¿Cómo manejar el fracaso?

Origen del verbo fracasar

El verbo fracasar viene del italiano fracassare, formado por el prefijo fra ‘entre, en el medio de algo’ y el latín quassare ‘romperse’, o sea, ‘romper por la mitad’

De esta forma fracasar se refiere a obtener resultados diferentes de los esperados, una relación de pareja o de amistad que culminó, un empleo de donde fuiste despedido, un proyecto u objetivo que no pudiste alcanzar, etc.

Ahora bien, lo que nos hace identificarlo como fracaso es nuestra percepción, una misma experiencia como sabemos puede ser interpretada de formas distintas en función de quien la percibe, puede de esta manera ser una bendición, una oportunidad, mala suerte,  un fracaso, un aprendizaje o lo que consideras que sea. El fracaso entonces es el juicio que hacemos ante un resultado adverso.

La percepción de un evento como fracaso suele golpear al ego y hacerte sentir de esta forma disminuido e incapaz de lograr lo que te has planteado, deprimirte,  y, lo que es peor, te puede llevar a no hacer nada, a no intentarlo para no tener que lidiar con esta emocionalidad.

«Puedo aceptar el fracaso, todos fallamos. Pero no puedo aceptar no intentar algo». Michael Jordan, exjugador de baloncesto.

Una mentalidad triunfadora es capaz de entender que no sería lo que es sin los reveses de la vida y el despliegue de habilidades para poder enfrentarlos, de hecho, la principal diferencia entre una persona de éxito y una que no lo es, es su capacidad de levantarse después de caer, en lugar de quedarse en el piso lamiéndose las heridas y revisar después que originó la caída para poder preparase mejor, hacerlo diferente y poder superarlo la próxima vez o intentar las veces que sea necesario.

La vida puede ser entendida como una escuela donde hay asignaturas y el no obtener lo que se desea y como superarlo es una asignatura obligatoria que prela muchas otras, de modo que si no adquirimos la actitud y las habilidades para enfrentarla difícilmente podamos llegar más lejos, superarnos.

«Los ganadores no temen perder. Los perdedores, sí. Tropezar es parte del proceso para alcanzar el éxito. Las personas que evitan fallar también evitan sobresalir». Robert T. Kiyosaki, autor de Padre rico, padre pobre.

Fallar o fracasar no significa un punto y final sino unos puntos suspensivos, que representan la fuerza para volver a empezar

¿Cómo afrontar el fracaso?

  • Reinterpreta los resultados adversos: te sugiero no calificarlos como fracaso sino como un aviso de algo que puede y debe ser realizado de forma diferente, e incluso en otros casos una bendición encubierta ante algo que no te convenía.
  • Deja ir los juicios de los demás: lo que los demás pienses de tus resultados es su proceso no el tuyo, es más, tratar de ir por la vida intentando satisfacer las expectativas de los demás es una puerta al fracaso segura.
  • Analiza que puedes hacer en el futuro: puedes en este análisis entender que necesitas prepararte mejor, cambiar la emoción con que manejaste el evento, la forma de relacionarte con otros o lo que consideres que haya afectado los resultados.
  • Regresa a la batalla fortalecido: levántate, sacúdete el polvo y vuelve a empezar; no es el final, es la invitación a un nuevo comienzo con el reto de hacerlo mejor.

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”. Winston Churchill

Liliana Castiglione
Últimas entradas de Liliana Castiglione (ver todo)

Comentarios

Comentarios