¿Cómo saber si es amor?

Definir el amor no es una tarea fácil, porque puede ser en ocasiones sólo una ilusión que confundimos con un sentimiento más profundo.  Es decir, te puede gustar alguien y gustarte muchísimo y eso no necesariamente es amor.

La ilusión podríamos decir que es la parte inicial del amor que se deriva de esa atracción inicial, de ese me gusta, es el primer paso pero el hecho que ocurra no quiere decir que necesariamente avance hacia el amor. La ilusión dura poco, el amor años o la vida entera. A esa ilusión que viene acompañada con una descarga química es a lo que se le llama enamoramiento.

También es importante distinguir entre deseo sexual y amor, obviamente el amor trae implícito el deseo sexual pero el deseo puede existir independientemente del amor y es más fugaz, menos sólido y sin la base de respeto y afecto del amor. 

El amor, es definitivamente algo más profundo, que va más allá del aspecto físico al ser una comunión de almas tal como se plantea en la biblia: “El encanto puede ser falso y la belleza puede ser vana». Podríamos también decir que la hermosa envoltura de un regalo no le indica a uno lo que hay dentro. De hecho, la envoltura de un regalo elegante puede cubrir un objeto estúpido. (Proverbios 31:30)

Cuando se ama importa la felicidad del otro, se admira y se respeta al otro, y, ese respeto hace que valoremos la identidad e integridad de la persona amada, no para depender de ella o manipularla o abusarla, sino para apoyarla a que llegue hasta donde desee llegar en su potencial, por eso suena tan absurdo el patrón de media naranja, suena a dependencia, en el amor hay naranjas completas que se comparten y apoyan, no mitades. Es decir, es indispensable para el desarrollo de relaciones amorosas que cada uno de los seres conserve su integridad e individualidad.

Una relación amorosa sana requiere de dos personas realizadas como individuos, con sólido afecto personal o autoestima, lo que les permite valorar su relación; porque si no se corre el riesgo de desarrollar relaciones patológicas donde la relación es usada para compensar debilidades personales generando apego o adicción que nos lleva a mutilar a la persona más que ayudarla a crecer.

Amar es poder trascender de aquello que nos gusta para poder aceptar sus emociones desagradables, su mal humor, sus miedos, sus torpezas, sus demonios. Idealizar al otro es vivir una mentira, desconocer sus debilidades es una ilusión, un castillo de arena que tarde o temprano de derrumbará.

Amar es haber logrado previamente el amor personal, requisito indispensable para dar en lugar de pedir que el otro satisfaga nuestras carencias, es superar el ideal del amor romántico que durante años nos ha mostrado Disney y entender que si bien no es todo color de rosa, es la experiencia más maravillosa de la vida, la razón de ser de nuestro existir, que nace en ti y desde allí se expande.

El amor no conoce de necesidad pero si de preferencia, es elegir a esa persona cada día de la vida, no necesitarla porque somos seres completos.

Amar no implica no tener conflictos ni diferencias pero si trae implícito el deseo de querer solucionarlos, de llegar a acuerdos, de respetar por decisión y elegir siempre el sentimiento más que el deseo de tener la razón.

Ahora bien, todo esto no se logra de la noche a la mañana, requiere tiempo, se construye, hay reveses y solo el amor nos transforma en los mejores alumnos para que la relación se torne sólida, y en nombre de ese tiempo es que afirmo que no creo en el amor a primera vista, puedes enamorarte, claro que si, pero ¿amar?, definitivamente no. 

Esto transforma a la fase de enamoramiento en una interesante experiencia de observación y análisis, si ves que no funciona, si poseen valores muy diferentes, su el otro traspasa tus límites emocionales, si no hay respeto, si dudas de la correspondencia…pues es esta la fase donde poner punto y final es menos doloroso que cuando permites que la relación avance.

Amar es un proyecto no un momento, se construye cada día, se trabaja, pudiendo desmoronarse al ser desatendido; amar es una decisión donde deseas estar con esa persona cada día, un día a la vez, con visión de futuro y una total complicidad y compromiso.

Con estos elementos claros puedo concluir que sabemos si es amor por la profundidad del sentimiento y el grado de compromiso que estemos dispuestos a dar al ser amado. Amar es vivir pensando en esa persona todo el día, es cuando escuchas esa canción fabulosa y no pierdes ni un solo instante en llamarle y dedicarle esa canción,  es extrañar, tener sensaciones maravillosas que te hacen sentir como volando, en fin es algo mágico que va más allá del tiempo, el espacio y la edad. 

Liliana Castiglione 

Psicóloga

www.psiqueyalma.com

 

Liliana Castiglione
Últimas entradas de Liliana Castiglione (ver todo)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras