Víctimas de la violencia

Hoy les comparto información sobre este tema tan relevante que en ocasiones subestimamos pero que puede acabar en un desenlace fatal, y que hoy en día producto del confinamiento debería encender más todas las alarmas. Estar encerrados, de forma imperativa y obligatoria, por cuidado propio y ajeno puede ser duro emocional y psicológicamente para muchos

El confinamiento puede traer como consecuencia el aumento de actos violentos físicos y psicológicos debido al aislamiento y la dificultad de denunciar y pedir ayuda.

¿Quién ejerce la violencia y por qué?

Quien ejerce la violencia suele tener una autoestima muy afectada y necesita reafirmarla ejerciendo control sobre la víctima a quien siente como suya y exige que acate lo que indica. Suelen tener además un pobre control emocional.

¿Qué señales suelen caracterizar al agresor?

  • Suele desvalorizar o humillar a su pareja, el respeto no suele estar en su repertorio de valores.
  • Pretende controlar en todo, de modo de sentir que lleva el mando total.
  • Suelen ser en extremo posesivos y celosos.
  • Busca aislarte de tus afectos para que tu vida gire en torno a él.
  • Suele realizar amenazas como medio te intimidación
  • Suele culpar a su víctima de todo lo que sucede, y se libera de toda responsabilidad
  • Suele tener cambios de humor y facilidad para manifestar ira y violencia.
  • Puede disculparse después de actos violentos y prometer que no va a volver a suceder pero sucede.
  • Suele tener patrones de conductas violentas previas
  • Suele abusar de sustancias como alcohol y drogas
  • Tiende a justificar su comportamiento como necesario

La víctima por su parte suele en muchos casos permanecer sumisa o sumiso ante esta conducta del agresor e indico con claridad los dos géneros porque no solo suelen ser mujeres sino también se han presentado casos donde es el hombre quien recibe el embate de un agresor femenino. No obstante los amigos y familiares pueden ser de gran ayuda si se detienen a observar ciertas señales de alerta que pueden presentarse como por ejemplo:

Señales de alerta en la víctima

  • Tiende a aislarse de sus afectos
  • Pueden evidenciarse alteraciones emocionales como ansiedad, nerviosismo
  • Marcas de golpes que justifica con accidentes involuntarios
  • Dificultades para concentrarse
  • Puede tener abuso de sustancias como alcohol y drogas
  • Su autoestima suele verse afectada, generalmente desde antes de su encuentro con el agresor y más aún luego después de estar manipulados por la culpa

Bárbara Zorrilla, psicóloga experta en violencia de género considera que estos agresores  son muy dependientes de sus parejas, al punto que muchos al llegar incluso a quitarles la vida se suicidan, no tanto por  «el miedo al rechazo social o el hecho de ir a la cárcel» sino por perder «el sentido de su vida». «Ellos son muy dependientes de ellas. Se suicidan porque (cuando ellas ya no están porque las han matado) su vida deja de tener sentido. Ya no pueden dominar a la mujer, que es lo que les hacía sentir importantes». “Ellos se sienten legitimados para cometer el asesinato. Asesinan cuando se sienten abandonados, y después pierden el sentido de su vida porque ellos son muchísimo más dependientes de ellas que al revés; organizan su mundo a través de ellas, suben su autoestima bajando la de ellas».

Muchas veces estas historias de agresión culminan en asesinato y otras además incluyen el suicido del agresor; estos suicidios ocurren en un 20% de los casos.

¿Por qué las víctimas de la violencia no denuncian?

  • Miedo a la venganza por parte de su agresor ya que suele ser advertida de lo que le podría pasar si lo cuenta.
  • Esperanza que esa conducta cambie en especial cuando su agresor le pide perdón y le asegura que no volverá a pasar,
  • Desconfianza del sistema judicial
  • La dependencia emocional que puede desarrollar con su agresor
  • El temor a la desintegración del hogar en especial si hay hijos
  • Sentirse culpable por lo que pasa

Si después de una denuncia no hay protección a la víctima, la posibilidad de un desenlace grave se incrementa pudiendo llegar a ser fatal.

Dentro del perfil de los agresores suele encontrase historias de aprendizaje de agresión en su entorno, abuso de alcohol/drogas, celopatía,  trastornos de personalidad como trastorno límite, narcisismo, paranoia y, déficits psicológicos vinculados a bajo control emocional, baja autoestima, dificultades en procesos de solución de problemas y distorsiones cognitivas.

Las personas, hombres o mujeres, que estén en esta difícil situación y estén encerradas con su maltratador (a) ¿Qué pueden hacer?

Esta es una situación muy delicada ya que las estadísticas indican que se producen mayores agresiones cuando el lapso de convivencia aumenta. Y en momentos como este, de aislamiento o cuarentena, el agresor puede tener menor capacidad de controlarse y por ende ser más violento.

Entre las recomendaciones pudiera mencionar evitar dentro de lo posible el permanecer solo con el agresor en caso que hayan otros integrantes de la familia, evitar con inteligencia que ocurran conflictos o discusiones; tener a la mano un teléfono para usarlo de ser necesario para llamar a la policía o estar cerca de la puerta de salida para alertar a otras personas como vecinos

Prevenir es la salida

La prevención es tu aliado en estos procesos, ante situaciones de agresión o evidencia de agresiones pasadas lo más sano es abandonar la relación, el caer en el juego del arrepentimiento del agresor solo llevará a repeticiones de la conducta donde tienden a ir en escalada pudiendo una de ella s corresponder a un desenlace fatal, y si esto no ocurriera de igual manera es letal el proceso de entregar tu vida a una relación que te hace daño, que puede afectar tu autoestima, que te lleva a una sensación de zozobra permanente y coarta tu libertad e independencia, es de hecho absolutamente patológico tanto por parte del agresor como por parte de quien lo acepta.

Desde www.psiqueyalma.com queremos apoyarte para prevenir y qie puedas ayudar a seres queridos a través de un taller gratuito que hemos denominado violencia intrafamiliar con el objetivo de darte herramientas a nivel cognitivo y emocional que sean profilácticas para evitar consecuencias lamentables y por supuesto poder estar en el bienestar que mereces. La violencia intrafamiliar es cualquier tipo de abuso de poder de parte de un miembro de la familia sobre otro. Si deseas participar puedes comunicarte con nosotros a través de un correo a tupsiqueyalma@gmail.com

Liliana Castiglione

Liliana Castiglione

Psicóloga. Magister en relaciones Industriales mención Recursos Humanos. Conferencista.
Autora del libro "Amores en tiempos de Internet"
Liliana Castiglione

Latest posts by Liliana Castiglione (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras