Archivo del Autor:

Últimos Artículos

Despacito

Certificarse como master coach y ser de luz en otros países, puede costar miles de dólares. En Venezuela es gratis. Solo debes hacer algo: ser usuario de nuestro internet. El solo tratar de hacer una transferencia bancaria en línea, por ejemplo,

Historia de una cadena de whatsapp

Gladys maneja una fuente de soda dentro de Fuerte Tiuna. Unos soldados van a comprarle unos cafecitos y cuando ven los precios, exclaman: “¡Coño! ¡Ya los subieron!… ¿Tienes punto?”. Gladys les dice que está caído. Los dos soldados se van, molestos.

Cómo saber si eres un “Papá VTV”

¡Por favor, ayúdenme! Desde el comienzo de las protestas, mi cerebro ha desarrollado una extraña bipolaridad. Soy padre de un niño de 3 años y mientras el país se destruye en la calle; en casa debo jugar, ir a parques, ver

Rochela vive, la lucha sigue

Por más que lo intenten, cayéndonos a muela, sigue en la memoria la gran Radio Rochela.   Solo basta con fijarse cómo está mi Venezuela. Más bonito era un desfile del gran “Miss Chocozuela”.   Destruyeron la economía. La volvieron un

Sospecho que mi tía es Misterpopo

¿Somos un pueblo sin memoria? Sí y la mayor prueba de ello es Misterpopo Celestial. Todos los meses volvemos esperanzados a leer sus predicciones (así se haya pelado en las anteriores). ¿Pero por qué no? Gracias a él, han ocurrido cosas

Reverol me echó las cartas

Me lo reveló todo. Entré a su cuartico y allí estaba, vistiendo una batola y fumando un habano. Me hizo sentar frente a una mesita. Tenía una bola de cristal y un mazo de barajas. No quiso tocar mi dinero. Solo

Si mi esposa fuera Guardia Nacional

Cuando veo a una mujer Guardia Nacional, inmediatamente pienso en su marido. Él no la debe tener fácil. Si a uno lo tratan así en las manifestaciones, como será ella con su pobre esposo. Me solidarizo con ese hermano. Debe sentirse

Cómo disimular lo sifrino

La fuerte crisis económica nos tiene buscando mejores precios en sectores populares que antes eran impensables en nuestro GPS mental. Este fenómeno ha provocado una práctica actoral muy peculiar: el ocultamiento de ese sifrino que todos llevamos por dentro (indispensable para

De cómo caí preso

Sonó la alarma, me levanté, me cepillé, me vestí y cuando bajé, ahí estaban rodeándome con sus uniformes marrones. Se trataba de todos los pupús de los perros de mis vecinos que decoran la calle en donde vivo. Eran demasiados… por

Carta de amor a mi mecánico

Estimado, te escribo porque es hora de hablar. No podemos seguir escurriendo la arruga. Ya no sé cómo hacer para seguir con esta relación a flote. Cada encuentro nuestro me resulta un ojo de la cara. Mi carro se ha convertido
Guayoyo en Letras