PRESIDENTES ELECTOS SE ESFUMAN DE TWITTER, POR FELIPE VALLEJOS

Por Felipe Vallejos

twitter-vintageLa campaña electoral conlleva promesas y una presencia dominante. El período postelectoral es totalmente diferente, casi desolador. De esta realidad no se escapan las redes sociales, utilizadas por los políticos como forma de comunicación directa con la ciudadanía pero sobre todo, para abrir un frente estratégico en su campaña electoral.

Esto ocurrió con Hollande en Francia, Peña Nieto en México y Danilo Medina en República Dominicana.

Mientras Hollande ya ejerce, Peña Nieto aun no es oficialmente el mandatario electo y Medina está ad portas de asumir la presidencia, victorias que tuvieron en redes sociales y especialmente en twitter, aliados determinantes para llegar al segmento de la población presente en ellas, una comunicación 2.0 que terminó por asentarse en un 2012 plagado de elecciones.

Los números indican que su iniciativa fue más bien, electoral. 30 días antes de las elecciones en sus respectivos países, se emitieron un total de 2241 mensajes, mientras que 30 días posteriores a las elecciones, solo se publicaron 233, según los datos ofrecidos por el Observatorio Político 2.0 12 de la UNAM de México.

Esto quiere decir que los mensajes emitidos antes del domingo de las elecciones, los candidatos publicaron una cantidad de mensajes 10 veces superior al período posterior a los comicios, algo que a simple vista, habla de un uso electoral y no comunicacional por parte de los políticos en materia de redes sociales.

Los allegados a los presidentes, hablan del factor tiempo como esencial para estar en redes sociales, lo cual no tiene sentido, si se considera que los políticos y figuras públicas poseen equipos de comunicación que pueden llevar a cabo esta tarea.

También se escudan en que la presencia no puede ser tan persistente una vez pasadas las elecciones, para no desgastar la imagen del político en cuestión, algo que tampoco es del todo correcto, tomando en cuenta el desnivel absoluto entre mensajes anteriores y posteriores a las elecciones emitidos en twitter, algo que invita a buscar un balance que desmarque a los políticos de la etiqueta de oportunismo electoral.

La estrategia luego de ganar una elección no puede y no debe ser la misma que en campaña, pero tampoco conviene caer en una desaparición de redes sociales casi total, un escenario que cae mal en la población, cortando cualquier intento de renovación política en uno de sus pilares: la comunicación.

(Visited 80 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras