UN GUAYOYO PA’ TOMAR… ¡DE LA VACA VIEJA!

Por Paola Méndez García

@AP_MG

 

 

 

Un rato de esparcimiento, en una ciudad como Caracas, es todo un tema; inseguridad e inflación son los principales dilemas de quienes quieren pasar un momento diferente, sin embargo, aún quedan espacios para divertirse con horarios cómodos y precios solidarios. Es así como los cocineros y productores Oscar Hernández y Eleazar Parra, apostaron a una Vaca Vieja, que ofrece a bajo costo un maravilloso tres en uno: cocina + tarima + galería.

 

Este evento gastro-cultural que lleva el nombre de aquella jocosa canción de la Billo’s, está llegando al final de su segunda temporada donde, cada jueves de 7pm a 10pm, los caraqueños pudieron disfrutar de comida rica, música agradable y apreciar diversas exposiciones de arte.

 

Este jueves 14 de noviembre la vaquita presenta su último episodio, es por esto que su fundador Oscar Hernández, se tomó un guayoyito con nosotros y nos contó simpático y ameno, sobre esta bonita iniciativa.

 

Guayoyo en Letras: ¿Cómo nace Vaca Vieja?

 

Vaca Vieja: nace de la inquietud de proponer un espacio creativo en el que se promueva «reencuentro» desde tres canales que consideramos naturales para tal fin: la gastronomía -nuestra punta de lanza- y las artes escénicas y plásticas. Además, dentro de esta propuesta nos planteamos celebrar lo positivo de nuestra cultura y tender puentes para emprendedores, artesanos y artistas.  

 

G.L: ¿Quiénes están detrás del proyecto?

 

V.V.: es un proyecto que comencé convocando a cinco cocineros al que se le han sumado personas de distintas áreas de desempeño como la cocina, diseño gráfico, desarrollo web, producción, fotografía y video. Eleazar -mi socio- y yo, arreamos a la vaca y, todos juntos, construimos cada episodio y actividad especial en la que nos involucramos. 

 

G.L.: ¿Quiénes pueden disfrutar de este concepto?

 

V.V.: podría sonar a cliché que Vaca Vieja es para todos, sin embargo, es así. Por ejemplo, durante la temporada todo sucede en un restaurante, dentro de un horario bien sano (desde las 7:00PM). Hemos visto niños correr por el medio de la pista, así como abuelitas disfrutar algún mosaico de Billo’s. Van familias, parejas, grupos. También asistimos a eventos, como Degustávila (16 y 17 de noviembre) y la pasada edición de Por el Medio de la Calle, que son de entrada libre y para todas las edades. Por nuestra tarima, además de músicos, también han pasado comediantes, magos y jugadores de yo-yo. Vaca Vieja busca ser lo más amplia y plural posible.

 

G.E.: ¿Cómo fue el proceso de selección de tarima, galería y platillos por episodio?

 

V.V.: antes de comenzar, ya teníamos una planificación de los temas que íbamos a trabajar durante esta segunda temporada. El tema siempre marca lo gastronómico, dejando a tarima y galería en «libertad». La cocina busca ser llana, reconocible, que se vincule directamente con la gente. En cuanto a la tarima, buscamos presentar a músicos que conocemos de tal o cual género o banda, haciendo cosas distintas. También tuvimos comediantes, magos, show de yo-yos, de bartenders, entre otros.

 

En cuanto a la galería, son pocos los espacios para tantos talentos jóvenes que hay por ahí. Nosotros abrimos la convocatoria y luego, junto con los artistas, nos planteamos su exposición con las variaciones naturales que existen entre una y otra. No podemos olvidar a los selektors, amigos de la casa que se encargan de que cada Vaca Vieja cierre con baile. 

 

G.L.: La vaquita estuvo presente en Por el Medio de la Calle 2013, ¿cómo fue la experiencia?

 

V.V.: fue maravillosa. Primero, porque es uno de los festivales más importantes de la ciudad y teníamos muchas ganas de participar. Ahí fuimos con un homenaje a la antigua  lucha libre venezolana: la de Fumanchú, Lotario y el Dr. Nelson; cuyos nombres sirvieron para bautizar nuestros «Sanguches». Por tarima, hicimos juegos y concursos con Yo-yos y la galería, la hizo la misma gente a quienes les facilitamos hojas y distintos utensilios para sus dibujos. ¡Vendimos todo! Hubo niños fascinados por el casi extinto yo-yo y el 80% de los dibujos y mensajes fueron positivos. ¡Fue un éxito! 

 

G.L.: ¿Qué tuvo la segunda temporada que no tuvo la primera?

 

V.V.: cada temporada tiene diez episodios. Hoy, con diecinueve episodios a cuestas, listos para cerrar esta gran segunda temporada, te puedo decir que ningún capítulo se parece entre sí, así que es difícil hablar del bloque como tal. Si tengo que responder algo, te diría que tuvimos más responsabilidad de seguir calando en el gusto de la gente y creo que pasamos la prueba.  

 

G.L.: Además de los platillos por episodio, también ofrecen productos como brownies, picantes, cerveza y ron. ¿Cómo llegaron estas marcas a Vaca Vieja? 

 

V.V.: nosotros tenemos a una chica Pin Up que se pasea con una caja por entre las mesas ofreciendo los productos. Es lo que llamamos “#VacaViejaParaLlevar”. Cada vez que algún emprendedor entra en la tienda, le hacemos una actividad especial -en algún episodio- para promoverlo. Esta idea nace con la premisa de ayudar a poner las luces sobre gente con talento y que trabaja en pro de ello. Lo mejor es que los precios no afectan al consumidor. Este particular funciona más como una plataforma que como un negocio. Ahora mismo estamos trabajando con Maestro Ajicero, Chocolat y Caracas Dulce cuya calidad está comprobada. 

 

G.L.: ¿Con qué se viene la vaquita para el 2014?

 

V.V.: ¡Las vacas también sueñan! Queremos viajar por el país, hacer eventos especiales de distinta índole, de los que se irán enterando en su debido momento…Haremos un par de cosas web -pero de seguro- lo que más haremos será trabajar, proponer, inventar y sobretodo, creer. 

 

 

 

Redes Sociales:

Facebook: VacaViejaVzla

Twitter: @VacaViejaVzla

 

Página web:

www.vacaviejavzla.com/

 

(Visited 139 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras