Los Carraos: Una aventura misteriosa

Por Elizabeth Gutiérrez

@Eli_Gutierrez1

 

 

 

El estado Lara es una de las regiones que representa a Venezuela, reconocido por sus tradiciones y monumentos históricos naturales que se han mantenido en el tiempo. Las Lomas de Cubiro es un lugar representativo de la región. Una de sus atracciones más importantes es la cueva de Los Carraos, ubicada a 7 Kilómetros al sureste de Cubiro, llena de bondades la cual presenta grandes atributos. La vegetación que la rodea está constituida por bosques siempre verdes, presenta una singular belleza debido a la cascada formada por la gruta una caída de aproximadamente 15 metros de alto y apenas se filtran los rayos del sol proyectando una fina penumbra.

 

El Hallazgo

A ciencia cierta no hay una fecha exacta del descubrimiento de la cueva del carrao. El nombre fue dado gracias a una especie de ave que allí habita, mejor conocidos como Guácharos, categorizado por los larenses como “Los Carraos”.

 

Anteriormente, el lugar no era una cueva. Eran grandes formaciones rocosas que al pasar de los años se fueron uniendo en forma arqueada de manera que la mayor parte de sus extremidades más altas se fueron acercando hasta cerrarse. Las pequeñas aberturas que permiten la entrada de luz, cada vez se juntan más, haciendo que la oscuridad predomine en  la gruta.  Las grandes y escalonadas  piedras resbaladizas son adyacentes al recorrido del rio turbio, proveniente de la naciente de agua salvaje que desciende de una cascada ubicada al final del recorrido.

 

La Señora de Blanco

En el pozo emerge una señora muy anciana, de vestimenta blanca, rostro pálido y cabellos largos nacarados que invita a las personas a que sigan el sendero de la cueva. Tío Polo -así es llamado- es uno de los fundadores del pueblo y cuenta  que al pasar por el rio todas las tardes, después de un día de trabajo, siembre observaba una señora vestida de blanco que lo invitaba a pasar a la cueva. Él siempre ignoraba esa invitación hasta que una tarde se armó de valor, se encomendó a Dios y la siguió. “Se me puso el pelo riscao del miedo”, dijo.

 

Ella siembre  miraba hacia atrás para asegurarse  que el tío polo la seguía y él con los nervios de punta siguió detrás de ella. Miró cuando se metió en la cueva. Pero no aguantó y se devolvió a toda carrera. Al llegar al pueblo, contó lo que le había pasado y decidieron ir en la mañana a buscar a la misteriosa señora. Llegaron hasta donde la vió por última vez. Allí estaban dos aves custodiando a una rosa blanca y detrás de estas hermosas aves se encontraba la gran cascada.

 

Elis Leonidas Escalona, es el presidente del grupo de Excursionismo y Ecoturismo de Aventura “Los Frontinos de Cubiro” y afirmó “Esta señora en tres ocasiones se me ha aparecido: una para sacarme y salvarme de un diluvio, otra para protegerme de una serpiente venenosa y esta última para darle la bienvenida a un grupo de jóvenes puros de corazón. Si puros de corazón, porque sin que  yo se lo dijera, pidieron permiso a la madre naturaleza para poder usar ese lugar”.

 

Duendes: Protectores del Carrao

El presidente del grupo de excursión visita la cueva desde los 12 años y desde entonces, le ha tenido un profundo respeto. El experto, comentó de la aparición de los duendes en Los Carraos. Su misión principal, es proteger a toda costa los espacios de la formación rocosa. “Recuerdo que mi madre nos contaba sobre los duendes de la cueva, ya que el agua limpia y pura era su delirio. Ellos le hacían travesuras a los visitantes, tirándoles sus ropas al agua para que se fueran del lugar,  para que no le hicieran daño a las montañas ni muchos menos al agua limpia, porque de lo contrario les iría muy mal…Son las palabras de mi madre”, manifestó Escalona. 

 

¿Ficción o realidad?

Evidentemente, la Cueva Los Carraos es una representación histórica natural de Las Lomas de Cubiro. Su grandeza, la hace digna de admiración por sus pobladores. Además, es una de las principales atracciones de la zona. Lo anteriormente expuesto, son expresiones basadas en las creencias de este pueblo y se han mantenido en el tiempo, por la valoración que le da la comunidad. La manera de comprobar estos relatos, es visitando y explorando el lugar. Es recomendable, realizar las visitas guiadas. Además, para poder disfrutar de la cueva, debes tener a partir de 15 años en delante y es indispensable que sepas nadar pues, algunos pozos son profundos. Por último, no olvides llevar ropa ligera y zapatos cómodos para poder desplazarte con mayor facilidad. Teniendo las precauciones correspondientes, no cabe duda, de que por una u otra razón, la experiencia será inolvidable y fuera de lo común. 

 

Fotos: Página grupo de Excursionismo y Ecoturismo de Aventura “Los Frontinos de Cubiro”.

 

(Visited 563 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras