Coffeecake: Una fábrica de sabor

Por Elizabeth Gutiérrez

@Eli_Gutierrez1

 

 

 

La historia relata que Venezuela ha sido un país productor y exportador de café desde inicios del siglo pasado −obviando la problemática actual para la producción nacional− y partir de entonces, se ha hecho tan indispensable como el agua. Según estudios recientes, el café tiene propiedades para prevenir diabetes, afecciones cardiacas, respiratorias y lesiones en los huesos. Así mismo, es tan eficiente como un producto de belleza, pues es un exfoliante natural que impide la aparición de la celulitis. El café es una de las bebidas que más consume el venezolano. Su delicado aroma es incomparable. Tan sólo una tacita de él, invita al optimismo. A la hora de tomar un guayoyo es necesario apreciar la calidad del grano molido, como también, el lugar donde es elaborado. 

 

En Caracas, existen numerosos lugares que, a través del tiempo, se han dedicado por ofrecer un buen servicio a sus clientes, entre ellos resalta Coffee Cake Factory, como su nombre lo indica, una fábrica de café que tiene 15 años de funcionamiento. “Desde sus inicios ha sido el mismo café. Nos preocupamos por atender bien a los clientes para que regrese. Si vienes una vez, querrás venir siempre”, indica Omaris Núñez, asistente de gerencia quien tiene 14 años laborando en la empresa. 

 

Al llegar, te olvidas del tráfico incesante en la capital, de los choferes —amargados— cuando se comen la luz del semáforo y del estrés en el Metro a punto de ebullición que nunca puede faltar en el día a día. El sonido que emite la máquina al espumar el café, es el inicio de una delicada experiencia para el paladar. Cuando miras a través de los ventanales, pareciera que todo marchara en cámara lenta. El ambiente de paz, se encuentra inicialmente conformado por el relajante fondo musical y la fragancia fresca del café que impregna cada rinconcito. El local es cómodo y moderno. Por otra parte, resalta la atención de los empleados que atienden con disposición, dinamismo e inmediatez.

 

El grano molido es preparado al instante, desde el café negro, marrón claro, capuccino y  mocaccino. Un humeante vasito con alguna de estas bebidas, es el compendio perfecto para dar rienda suelta a la imaginación. También,  disponen de chocolate caliente. Todas estas presentaciones, vienen decoradas con la fina y azucarada crema chantilly. Los puedes acompañar con pasteles horneados de pollo, manzana, pavo y  ricotta. Si prefieres un postrecito, también puedes escoger: Cheesecake de mora, fresa o cereza, coffee cake, torta tres leches, torta de chocolate, croissant de chocolate, ponquesitos, pie de limón, chocolate y manzana. Muchos, optan por los variados jugos de frutas como el de naranja con cambur, una de las combinaciones preferidas por los clientes, según comenta la asistente de gerencia.

 

Hay para todos los gustos. Si te pareció poco lo mencionado anteriormente, debes saber que ofrecen almuerzos como: hamburguesas, ensaladas, cachapas, papas fritas con queso fundido y sándwichs preparados al gusto de la persona. En las tardes, puedes disfrutar de los conocidos tequechongos recién hechos: “Los piden mucho para llevar en la tardecita con un cafecito”, afirma Núñez.

 

El entorno, es recomendable para compartir —sin importar el tiempo que pase— con familiares, amigos o si prefieres un momento a solas, es ideal. Si te preocupa el monto a pagar por tantas delicateses, aseguro que es accesible al bolsillo. Además, tienen servicio delivery en las zonas cercanas del establecimiento.

 

Si deseas visitar este lugar, toma en cuenta que trabajan de lunes a viernes a partir de las 07:00 a. m. hasta las 09:00 p. m. y los sábados, desde las 07:30 a. m. a 02:30 p. m. Se encuentra ubicado en la Av. Ppal. El Bosque. Edificio Torre Credicard. Piso PB Local 7. Urbanización Chacaíto, Caracas- Distrito Capital, a tan sólo unas cuadras de la estación del Metro.

 

(Visited 768 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras