Se busca un verdadero líder para Venezuela

Por Gabriela Berroterán

@gabyestibalys

 

 

 

La geografía general ha desglosado la composición del mundo que habitamos de la siguiente manera: continentes, países, estados, municipios y parroquias. Dentro de cada una de éstas existe una subdivisión que podría denominarse barriadas o urbanizaciones.

 

Sin embargo, dentro de la cotidianidad del ser humano y del venezolano en particular, se ha olvidado un término de suma importancia como lo es la comunidad y el fin que mantiene en sí misma su significado, que no es más que, un grupo de individuos que guardan relación entre sí.

 

La relación que mantiene este conjunto de habitantes puede originarse por sus intereses, el idioma que manejan, las costumbres y en ocasiones hasta los valores que promueven. La comunidad puede clasificarse en: no estructurada y estructurada. En la primera categoría, cada vecino procura imponer sus intereses sobre el colectivo –situación muy recurrente en la actualidad-.

 

En cuanto a la segunda, sería la concepción holística de la sociedad, pues se comparte un gran sentimiento, un intenso espíritu de hermandad y los individuos se encuentran en igualdad de términos, por tanto, existe una mayor proximidad e igualdad social.

 

Dentro de estas comunidades suelen generarse individuos dispuestos a elevar la calidad de vida del grupo que conforman. A estas personas se les conoce como líderes efectivos, por los resultados visibles que conciben. Por otra parte, nuestro país está cargado de individuos que se hacen llamar líderes, pero que sus nombres están más involucrados en escándalos que en resultados positivos.

 

Un ejemplo de líder para el mundo es Nelsón Mandela, quién luego de 27 años de prisión, llegó a la presidencia de Sudáfrica y desde allí pudo concretar la reconciliación dentro de su país, que era gobernado bajo las políticas del apartheid, transformándolo en una nación democrática y multicultural.

 

Mandela fue un abogado de profesión que no sólo se reconoció en su país, sino que además, perteneció a diversos movimientos y organizaciones internacionales, uno de ellos el Movimiento de Países no Alineados –su finalidad principal es conservar la neutralidad y no alinearse a ninguna de las potencias mundiales-,  donde fungió como secretario general entre 1998 y 1999.

 

Asimismo, su labor fue reconocida por la Organización de las Naciones Unidas que desde noviembre de 2009, decretó el 18 de julio como el Día Internacional de Nelsón Mandela, que durante 67 años dedicó su vida al servicio de la humanidad, defensor de los derechos humanos y por su contribución a la cultura y la libertad.

 

Venezuela, hoy atraviesa la peor crisis económica, social y hasta cultural. El 2015, dejó un inflación acumulada de 141,5% la más alta del planeta y por si fuera poco, Caracas, se ubica en la segunda posición de las ciudades más violentas del mundo.

 

Por eso, nuestro país necesita de líderes dispuestos a trabajar y a estar a la altura de la situación histórica por la que transitamos, sin mezquindades políticas, sin distinción de colores, pues la lucha es por nuestra Venezuela.

(Visited 1.176 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras