IKA / Renault Torino, el primer deportivo hecho en Argentina

Torino 2

Argentina tiene multiplicidad de iconos que a lo largo del tiempo han dejado una marca muy difícil de borrar en la Historia Argentina un icono pudiera ser, como no, Carlos Gardel o el gran Juan Manuel Fangio, pero, entre muchos argentinos expertos o no en la materia no hay la menor duda de que el Torino es uno de los íconos más grandes de la historia de ése país.

El IKA Torino es un automóvil fabricado en la Argentina por IKA (Industrias KaiserArgentina) y luego por Renault, entre 1966 y 1981, y equipado con un motor Kaiser «Tornado» de 6 cilindros en línea con versiones que iban desde el 3.0 a los 3.8 litros. Junto a su transmisión manual ZF de 4 velocidades, se conformaba una combinación motriz que permitía al pequeño carro superar los 180 Km/h.

Industrias Kaiser Argentina, la madre de la criatura

Industrias Kaiser Argentina nace del convenio entre el fabricante automotriz estadounidense Kaiser y el gobierno argentino, producto de problemas económicos del fabricante en Estados Unidos y del interés argentino en potenciar la industria automotriz local. El convenio se firma el 19 de enero de 1955 y en él se autoriza a Kaiser a fabricar y vender automóviles y camiones en Argentina para el mercado local. Entre los socios de Kaiser en Argentina figuraría el Estado argentino a través de Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (IAME).

Al inicio, operarían importando un total de 1.021 automóviles desde Estados Unidos, pero luego, en marzo de 1955, se instalaría en tan sólo 13 meses una planta en la ciudad de Santa Isabel, en la Provincia de Córdoba, de donde saldría el primer automóvil Kaiser ensamblado en Argentina el 27 de abril de 1957, un Jeep. Otros modelos fabricados en ésa planta serían el Willys Jeep StationWagon que se conocería como “Estanciera” y el Kaiser Manhattan que en Argentina sería conocido como KaiserCarabella.

Otros convenios se darían en la fábrica: El primero en 1962, cuando se da la fusión entre Kaiser y AMC  (American Motors Company), con lo cual se comienzan a producir algunos automóviles de la AMC bajo licencia, lo que permitió tomar al AMC American como base para el Torino. El otro convenio se daría en 1967 con la Renault, quien compraría la mayoría de las acciones de IKA. Para 1970 Kaiser Industries pierde su interés en producir automóviles, renunciando así a la totalidad de su participación en IKA, que queda a manos en su totalidad de la Renault, dando así final a la industria automotriz local. Para 1975, la planta de Santa Isabel pasaría de ser IKA a ser Renault Argentina.

Un fierro argentino “vestido“por Pininfarina

Entre mediados y fines de 1964, se comienzan los contactos con el carrocero italiano Pininfarina, éstos contactos los llevaría por la parte argentina el conocidísimo piloto de carreras Juan Manuel Fangio. Como resultado de estos contactos, se logró que el carrocero italiano le diera forma a éste fierro argentino, proporcionándole refinadas pero no menos agresivas líneas y dándole un aspecto europeo que no envidiaba nada a un Lancia o un Alfa Romeo, un trabajo que dicho sea de paso, resultó ser gratuito.

El nombre del automóvil tiene un origen interesante, ya que la sede del taller carrocero Pininfarinaera la ciudad italiana de Torino (Turín). En agradecimiento, se llamó al nuevo automóvil con el nombre de esa ciudad y se colocó como emblema del automóvil al toro que tenía el escudo de Turín, aunque con una muy pequeña diferencia, que no podemos mencionar aquí y que dejaremos a la buena curiosidad de nuestros apreciados lectores.

Comienza la producción

Su fabricación se inició en octubre de 1966, aunque la producción en serie propiamente dicha comenzó a mediados de enero de 1967, una vez que el automóvil fue homologado por la FIA (Federación Internacional de Automóvil), y su fabricación se prolongó hasta noviembre de 1981. Sin embargo el Torino tenía un objetivo y ése objetivo era el de despertar nuevamente el interés de Kaiser en hacer automóviles, sin embargo el objetivo no se alcanzó.

La percepción inicial del público no resultó ser lo que se esperaba, la gente no los veía con buena cara y cuando participaron en las primeras competencias de automovilismo en locales,arrasaron con toda la competencia, haciendo que la gente les lanzara piedras, rompiendo así los parabrisas de algunos ejemplares.

A ganarse el respeto en la pista

El Torino tendría que ganarse su propia imagen y para eso se afianzó con más fuerza en el automovilismo argentino y el resultado fue impresionante. El Torino obtuvo títulos nacionales argentinos en manos de pilotos como Eduardo Copello, Eduardo Rodríguez Canedo, Gastón Perkins y Luis Rubén Di Palma. Estos resultados hicieron que más y más pilotos particulares adquirieran Torinos para modificarlos en carreras.

Entre los particulares que comenzaron a modificar Torinos estaban Oreste Berta, reconocido para muchos como un pionero del automovilismo argentino, creador de algunos automóviles de competencia dentro del automovilismo.

Junto a Juan Manuel Fangio, Berta fue uno de los promotores de “La Misión Argentina”, un proyecto que llevó a un equipo de 20 mecánicos, 10 corredores y 3 Torinos a correr en una de las carreras más exigentes del momento, las 84 horas de Nürburgring.

El Tango de Nürburgring, por Juan Manuel Fangio

Esta exigente carrera tenía una serie de normativas que eran bastante particulares, además de novedosas para el equipo.Una de ellas era que en los boxes estaba terminantemente prohibido tener comunicación entre el jefe del equipo y el resto de éste, lo cual generó una curiosa anécdota según la cual el Torino nº3 se detuvo en los boxes para cambio de frenos, pero resultaba que el conductor no tenía ni idea de cómo hacer el procedimiento y como no podían tener comunicación con Juan Manuel Fangio, quien era el director del equipo, éste se dispuso a simular que cantaba un tango que decía“Tomá la llave 10 y soltá la tuerca tal, metéte debajo del auto y soltá aquí y allá” y de esa forma se hizo el trabajo, con las instrucciones de un tango improvisado por Fangio, que al escucharse como canción y no ser entendido por los jueces que no hablaban Español, pues no pasó de ser un curioso incidente.

El resultado de la carrera fue un éxito total. Durante 56 de las 84 horas, los Torino estuvieron a la cabeza de la competencia en el 1er y 2do lugar, por encima de los Ford Capri,Lancias, Mazda, Mercedes-Benz, Porsche y BMW, gigantes con décadas en el automovilismo (salvo Mazda). La carrera finalizó con un solo Torino en el 4to lugar por una serie de restricciones impuestas a último momento. Paradójicamente el Torino fue el auto que más vueltas le dio al trazado alemán.

Triste final para un ícono

Luego de Nürburgring, los Torino eran vendidos como automóviles de lujo y en grandes cantidades, con propietarios de renombre como Fidel Castro, Muhamar Gaddafi, Juan Manuel Fangio y LeonidBrehznev.

En 1977, se presenta una última versiónsedán, llamada Torino Grand Routiery, lo que comenzó como un modelo con 17 versiones, terminó con sólo 2 y con un total de 99.792 unidades producidas. Para finales de los 70 el Torino resultó ser el único automóvil no Renault hecho por el fabricante, su producción terminó en noviembre de 1982 y el ultimo día que salió de la línea de ensamblaje, resultó ser el día más triste entre los entusiastas de los automóviles argentinos.

En la actualidad se están haciendo algunos proyectos para volver a sacar el Torino, un diseño novedoso, bien pensando y bien planificado. Sólo es cuestión de saber si Renault estará dispuesta a apoyar éste nuevo proyecto.

Michel Rodríguez
Últimas entradas de Michel Rodríguez (ver todo)
(Visited 1.030 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras